https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El acuerdo con el FMI domina punta a punta una semana política intensa y con foco en el Congreso

 Diputados pondrá en marcha este lunes el tratamiento del proyecto de aval al acuerdo con el FMI. El domingo dio muestras de la intensidad que marcará la semana política. El oficialismo realizó una reunión en oficinas del Congreso para tratar de unificar discurso y posiciones en su propia bancada. Y la mesa nacional de Juntos por el Cambio también mantuvo un encuentro atípico. Fue una cita virtual con el fin de definir una estrategia “cohesionada”, que le permita tomar distancia, pero allanando el camino a la sanción del texto para evitar el default.

Sergio Massa encabezó ayer un encuentro de todos los diputados del Frente de Todos que integran las comisiones de Presupuesto y de Finanzas. Esos dos cuerpos tendrán en sus manos la aprobación del dictamen para luego dar el debate en el recinto. La interna oficialista sigue generando incertidumbre. La mayoría respalda el entendimiento con el Fondo, pero el interrogante es cuántos legisladores del kirchnerismo duro podrían ausentarse o abstenerse.

El presidente de la Cámara baja estuvo acompañado por el ministro Martín Guzmán, por el titular de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, y por Germán Martínez, que quedó al frente del bloque después de que Máximo Kirchner renunciara al cargo como expresión de su rechazo al acuerdo para refinanciar la deuda.

El objetivo del encuentro fuera de lo habitual en el Congreso fue armar una estrategia con el ministro de Economía y, a la vez, asegurar los votos propios en las comisiones. De hecho, la comisión de Finanzas quedará constituida este lunes y hubo gestiones para evitar que formen parte legisladores de La Cámpora y otros sectores afines.

Eso reunión constitutiva está prevista para el mediodía y unas horas después el plenario de las dos comisiones recibirá formalmente al jefe de Gabinete, Juan Manzur, junto a Guzmán y al presidente del Banco Central, Miguel Pesce. Será el turno de las exposiciones y de las preguntas, seguramente con polémica porque participarán representantes de los distintos espacios de la oposición.

La agenda incluye para mañana, martes, la visita de representantes de la CGT, de las CTA y de las principales organizaciones empresariales.

Si todo se ajusta a las previsiones, el miércoles se daría el debate en el plenario de comisiones, que podría extenderse al jueves. Eso determinará que el proyecto llegue al recinto el jueves o viernes. El oficialismo necesita avanzar a toda velocidad, ante los vencimientos de deuda. Y debe pasar la prueba del Senado, bajo la conducción de Cristina Fernández de Kirchner. Pero antes, en la Cámara baja, quedará a la vista el nivel de la fisura interna y el modo de manejarla.

JxC mantuvo un encuentro por Zoom dedicado exclusivamente al tema del acuerdo con el FMI.  Los dirigentes de la oposición coincidieron en un punto: no harán nada que pueda “mandar el país al default”, según difundieron voceros de la coalición en la noche del domingo. Facilitaría el quórum y tal vez impulse un proyecto propio que respalde la refinanciación de la deuda pero no los compromisos tomados por el Gobierno en materia de política económica.

En este inicio de semana, los jefes de los bloques que integran JxC tratará de unificar la estrategia bajo la decisión de no trabar el acuerdo. Es posible que entre el martes y el miércoles vuelva a reunirse la mesa nacional. Para entonces, tal vez ya esté claro qué hará el kirchnerismo duro. Fuera de los dos principales espacios, los “libertarios” y la izquierda adelantaron el rechazo. El interbloque federal mantiene una posición crítica y, por lo pronto, el peronismo cordobés ya se pronunció por dar quorum y luego abstenerse.