https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Día de la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Interna K

 Hace un año, Cristina Kirchner y Alberto Fernández se mostraron juntos para mostrar unidad. Nada quedó de aquel reencuentro. Nunca antes las fracturas internas de un gobierno del PJ demostró su ruptura como hoy. 

Pasaron hoy, jueves 24 de marzo de 2022, 46 años del golpe de Estado con el que las Fuerzas Armadas abolieron las garantías constituciones desde 1976 a 1983. Las cúpulas militares que manejaron el país en esos años, usando el poder público para cometer crímenes de lesa humanidad, removieron de la Presidencia a la más peronista de las dirigentes peronistas, la por entonces Jefa de Estado, María Isabel Martínez. Viuda de Juan Domingo Perón. 

Es una expresidenta a la que la gran parte de sus sucesores en el cargo, ya bajo regímenes democráticos, decidieron olvidar. Se mudó a España y allí envejeció, sin gozar del respeto, al menos institucional, de la mayoría de los mandatarios que gobernaron por elección popular desde el 83 a la actualidad. Isabel es una figura incómoda para el peronismo. Es símbolo de un fracaso, impulsado por el propio Perón, y es también una figura que intentó gestionar la Nación en medio de las peores internas partidarias. Se dirimían a balazos y con muertos.

La novedosa alianza gobernante del peronismo 2022, el llamado Frente de Todos no pudo siquiera pactar una tregua para que sus diversas facciones, hoy bajo disputa total, se unificaran al menos para movilizarse hacia un acto en común en una fecha que la familia Kirchner intenta monopolizar desde el 2003. Todos los partidos políticos salen a la calle cada 24 de marzo, en todo el país, pero siempre bajo división.

Nunca antes las fracturas internas de un gobierno del PJ que se deshace en disputas de Palacio demostró su ruptura del modo en el que lo están haciendo sus principales líderes en el día de hoy. Para el PJ, hoy es el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, y el de su Interna también.

Las fuerzas oficialistas rompieron vínculos debido a la pelea personal entre el presidente Alberto Fernández con Cristina Kirchner y su hijo Máximo.

No hay reconciliación, ni la chance de una convivencia pacífica aunque hoy sea el aniversario del Golpe de 1976.

A un año de un reencuentro

El Presidente y su vice no se hablan. Alberto Fernández y Cristina Kirchner no se encontrarán este 24 de marzo, como sí lo hicieron el año pasado.

El Frente de Todos pasaba por una de sus típicas crisis internas. El Presidente y la vice encabezaron juntos un acto en la ex ESMA. Fue noticia. Hacía dos meses que no se mostraban en público.

Las discrepancias entre ellos existen desde los primeros meses del Frente de Todos al mando del Poder Ejecutivo. Se fueron profundizando hasta transformarse en enfrentamientos públicos. El 24 de marzo del año pasado, fue tomado por las autoridades de la coalición gobernante como una fecha de tal peso simbólico que debía sí o sí mostrar a Fernández y Kirchner, al menos en una foto, reencontrados. Pasó.

Ya hace un año, la vice pareció enviarle un mensaje al Jefe de Estado que hoy se reactualiza: “Tiene una tarea muy dura, porque a la pandemia de la de la economía macrista le sobrevino esta inédita, que todavía no sabemos cómo va a terminar”, le habló Ella a él.

El año del Frente de Todos fue pésimo. Las malas relaciones entre el Presidente y la vice se profundizaron, sobre todo tras la derrota en las elecciones primarias y las generales de octubre pasado. Hasta que el nuevo acuerdo con el FMI terminó con la concordia fingida.

Hoy, Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, el Presidente no se mostrará ni con su vice ni con el hijo de su vice, y tampoco con los funcionarios de organismos nacionales relevantes que ocupan el organigrama de la Administración Nacional.

El Jefe de Estado ya encabezó su acto en recuerdo en un Polo Tecnológico, en el que recordó a los 8 desaparecidos por la dictadura que trabajaban en aquellos años como investigadores del CONICET. Usó parte de su discurso para la interna de la alianza fracturada en los hechos. Aunque él intentó afirmar lo contrario, pero a la vez aceptando la ruptura del oficialismo.

Arte de la retórica: “El Día de la Memoria es cuando más unidos estamos, porque tenemos una sola consigna que es ‘verdad y justicia’”, dijo. Pero agregó, aceptando los hechos: “Mi generación recuerda la tragedia, pero fíjense que cada 24 de marzo la Argentina se une para repudiar lo que ocurrió aquel día y allí no hay diferencias, allí no tenemos distancias. Algunos son más progresistas, más peronistas, de otro color, pero todos sabemos que hubo un 24 de marzo que persiguió, mató, asesinó, condenó al exilio y postergó a la Argentina como nunca un gobierno lo había postergado”.

Un tuit breve pero astuto

Pasó poco tiempo hasta que emitió opinión su antagonista política, a la vez, su vice, Cristina. En un tuit con un texto breve pero astuto, ninguneó de un modo elocuente al Presidente. Solo hizo alusión a la movilización de La Cámpora, liderada por el diputado Kirchner, su hijo: En otro aniversario del #24DeMarzo miles de compañeros y compañeras ya marchan desde la Ex ESMA a Plaza de Mayo para volver a abrazarse con Madres y Abuelas. Todos y todas por #MemoriaVerdadYJusticia“. Contundente.

Mientras tanto, el sector más radicalizado que integra La Cámpora demostraba al Presidente su poder de movilización con una larga columna de militantes que caminó desde la ex ESMA a la Casa Rosada.

Los propios jefes de la organización admitían que la idea de movilizarse por separado del resto del oficialismo tenía como objetivo remarcar las diferencias de Kirchner con el Presidente.

La oposición dentro del Gobierno

Paradojas argentinas: buena parte de los secretarios de Estado, figuras que manejan organismos del Poder Ejecutivo, son “camporistas”. Por ende, aunque “son” la Casa Rosada, al mismo tiempo enfrentan al Gobierno.

Así, exponiendo sus discrepancias, los diferentes grupos peronistas rivales que hoy están en el poder eligieron estar presentes en la calle y en el debate público de una fecha ya de por sí politizada. Aunque por otros motivos.

Para la alianza que gobierna la Argentina, fracturada por intereses opuestos y rencores personales profundos entre sus líderes, hoy fue el Día de la Verdad, la Memoria, la Justicia y la Interna K.

Nicolás Wiñazki