https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Emisión: el 45% de los billetes de $ 1000 fueron puestos en circulación en 2021

 La cantidad de "horneros" en circulación trepó de 926,2 millones a principios de 2021 a 1667,9 millones en el inicio de este año. En redes sociales reportan que ya circulan billetes con la seria AA. 

Casi un 45% de los billetes de $ 1000 se imprimieron en 2021. Así lo reflejan datos publicados la semana pasada por el Banco Central (BCRA), que mostraron que la cantidad de horneros en circulación trepó de 926,2 millones de unidades a principios de 2021 a 1667,9 millones -un 80% más- en el inicio de este año. 

La proliferación de los billetes que llevan la figura del hornero fue tal que en octubre pasado, a menos de cuatro años de que comenzaran a emitirse, ya habían desplazado a los de $ 500 como los segundos que más circulan dentro del país. Otro dato que refleja la fuerte emisión de estos billetes es que, según reportan en redes sociales, ya circulan algunos de la serie AA.

En diciembre de 2019, cuando asumió el gobierno de Alberto Fernández, los billetes de $ 1000 no llegaban a representar el 6% del total de billetes, pero hoy ya explican el 22,6% y solo son superados en cantidad por los de $ 100, que representan el 34,7%. El podio lo completan los yaguaretés, con un 17,2% del share.

Made with Flourish

 

Este incremento de los billetes de mayor denominación del país no hace más que exponer la pérdida de poder adquisitivo que han tenido los pesos en los últimos años, ante una inflación que no dio tregua. Cuando fueron lanzados, en 2017, cada hornero equivalía a unos u$s 54 dólares, ya que el tipo de cambio se situaba en torno a los $ 18. Hoy, su valor asciende a menos de u$s 10 al tipo de cambio oficial y a unos u$s 4,80 a valores del dólar blue.

Este avance de los horneros también deja expuesta la negativa del Gobierno a emitir billetes de mayor denominación. Estimaciones privadas habían proyectado que la decisión de no poner en la calle billetes de $ 5000 -pese a que el diseño de los mismos ya se encontraba en etapas avanzadas- le habría costado al Central unos u$s 100 millones en 2021.

No solo la cantidad de billetes de $ 1000 se incrementó en 2021. También lo hicieron los de $ 20 y los de $ 500, pero lo hicieron a un ritmo significativamente menor. Los primeros treparon un 45%, de 217,8 millones a 317,3 millones de unidades, pero aún representan apenas un 4,3% del total. Los yaguaretés, en cambio, pasaron de 1055,2 millones de unidades a comienzos de 2021 a 1273,7 millones hoy, por lo que escalaron un 20,7%.

Distinto es el caso de los billetes de $ 100, que continúan en franco retroceso. Pasaron de explicar dos de cada tres billetes en diciembre de 2016 (67%) a 34,7% en el inicio de este 2022. En términos nominales, se redujeron en más de 1700 millones de unidades en ese período, y en más de 620 millones de unidades en el último año (-19,5%).

Pese a que el año 2021 marcó el despegue de los medios de pago digitales, la cantidad total de billetes en circulación en el país creció 6%. Pasaron de haber 6959,6 millones de billetes a principios del año pasado a $ 7379,2 millones hoy.

Los motivos de este incremento pueden encontrarse en el hecho de que, si bien el avance de estas nuevas formas de pago fue significativo, el país aún tiene un largo camino por delante para destronar el uso del efectivo, que según la encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017-2018, presentada en noviembre de 2019, explica el 69,3% del gasto total de consumo.

A ello debe agregarse que durante el año pasado el Gobierno nacional continuó dándole rienda suelta a la impresión de billetes para financiar el déficit. De la mano del "plan platita", el 2021 se posicionó como el segundo año de mayor asistencia al Tesoro sobre PBI desde la salida de la Convertibilidad, detrás de 2020.

Tomas Carrió
Subeditor de Finanzas y Mercados