EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El complot del régimen chino para apoderarse de América Latina: Tecnología nuclear, 5G, y préstamos trampa

 Traducido de DailyMail.co.uk por TierraPura.org

China ha firmado un nuevo acuerdo con líderes de América Latina y el Caribe para estrechar lazos en casi todos los ámbitos de la sociedad, en lo que un analista ha comparado con un plan para “apoderarse” de la región.

Como parte del acuerdo, Pekín se ha comprometido a suministrar a la región tecnología nuclear “civil”, ayudar a desarrollar programas espaciales “pacíficos”, a construir redes 5G, las que Washington advierte que se utilizarán para espiar a la gente, y a bombear préstamos baratos y financiación para “elaborados planes de desarrollo”.

China ha prometido incluso construir escuelas y financiar clases de lengua y cultura chinas, aunque estas instituciones han sido criticadas en otros lugares por fomentar la propaganda estatal y limitar la libertad académica.

Esta iniciativa se produce tras décadas de inversión y desarrollo chino en América Latina y el Caribe, en las que se han invertido cientos de miles de millones de dólares en la región para construir infraestructuras críticas como puertos, carreteras y centrales eléctricas, en lo que muchos consideran un intento de comprar poder e influencia en el patio trasero de Estados Unidos. 

Mateo Haydar, investigador de la Fundación Heritage, afirmó que “China tiene la ambición de convertirse en la influencia dominante en América Latina”. 

El desafío es amplio, y hay un interés militar y de seguridad absoluto. … Esa amenaza está creciendo, y es un tipo de amenaza diferente a la que vimos con los soviéticos”, dijo al Washington Examiner.

El profesor Evan Ellis, de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, añadió: “Los chinos no dicen: “Queremos apoderarnos de América Latina”, pero establecen claramente una estrategia de compromiso multidimensional que, si tiene éxito, ampliaría significativamente su influencia y produciría enormes preocupaciones de inteligencia para Estados Unidos”.

El acuerdo, oficialmente el “Plan de Acción Conjunta para la Cooperación en Áreas Clave”, se firmó el mes pasado entre China y la CELAC, una alianza de Estados latinoamericanos y caribeños que engloba a casi todos los países de la región, incluyendo a actores importantes como Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela, Uruguay y Chile.

Aunque poco concreto, establece una amplia hoja de ruta para las relaciones entre China y los países de la región hasta 2024, comprometiéndolos a profundizar en los vínculos entre gobiernos, bancos, empresas e instituciones educativas.

La mayoría de los compromisos parecen rutinarios -como las promesas de preservar el medio ambiente, desarrollar tecnología verde y promover la igualdad y la sostenibilidad-, pero algunos darán que pensar al Pentágono.

El primero es el compromiso de intercambiar tecnología nuclear y promover “proyectos prácticos relevantes”, incluida la formación de científicos nucleares para “poner en juego las ventajas que ofrecen la tecnología y la energía nucleares”.

El acuerdo especifica que esto será “pacífico” y compromete a las partes a perseguir el “desarme nuclear”, pero casi con seguridad causará preocupación porque la tecnología utilizada para enriquecer el combustible nuclear puede ser reutilizada para hacer material de grado armamentístico para su uso en bombas.

En los últimos meses, Washington también ha lanzado advertencias cada vez más frecuentes sobre las empresas chinas que prestan asistencia a los militares, y es probable que tema que cualquier empresa nuclear civil que se establezca en Sudamérica sea utilizada con un doble propósito.

Asimismo, es probable que la promesa de China de ayudar a desarrollar programas espaciales para la “exploración pacífica del espacio” también sea motivo de preocupación.

En el pasado, Pekín ha tratado de hacer pasar el lanzamiento de satélites espías por naves de “comunicación”, y recientemente ha rebatido las acusaciones de que había probado un arma nuclear hipersónica en órbita diciendo que en realidad era una nave espacial civil destinada a la “exploración pacífica del espacio”.

Como parte del acuerdo, ambas se comprometen a cooperar en la “construcción de infraestructuras terrestres” para apoyar los programas espaciales, lo que plantea la posibilidad de que dicha tecnología pueda lanzarse, controlarse o supervisarse pronto desde las puertas de Estados Unidos.

Y este no es el único ámbito en el que es probable que se combinen la tecnología china y la sudamericana. El acuerdo también promete una mayor cooperación en “infraestructura digital, equipos de telecomunicaciones, y 5G”.

Estados Unidos lleva años enzarzado en una guerra por poderes con China por el despliegue de la tecnología 5G, desde que se supo que Pekín llevaba la delantera en la carrera por construir las nuevas redes de información del mundo.

Mike Pompeo, ex secretario de Estado estadounidense, presionó mucho en los últimos años de la administración Trump para persuadir a las naciones occidentales y a los aliados de EE.UU. para que abandonaran la tecnología, advirtiendo que se utilizaría para espiar a los usuarios.

Los países sudamericanos han estado en el epicentro de la batalla, tratando de apaciguar tanto a Pekín como a DC. Jair Bolsonaro, presidente brasileño y estrecho aliado de Trump, se comprometió en un principio a excluir a Huawei, una de las mayores empresas tecnológicas de China, de la gestión de parte de su red, para luego dar marcha atrás cuando Trump dejó el cargo.

Según el texto del acuerdo, es una lucha que parece que va a continuar durante algún tiempo más.

China y los Estados latinoamericanos también han acordado cooperar directamente entre sus ejércitos, aparentemente con el fin de luchar contra el terrorismo y acabar con las redes del crimen organizado.

Ambas partes afirmaron que “compartirán conocimientos, políticas, tecnologías y experiencias” para hacer frente a las amenazas, lo que sugiere cierto nivel de cooperación e intercambio de información entre sus ejércitos y fuerzas policiales.

Otros compromisos parecen ser una continuación de los proyectos de infraestructuras ya en marcha en la región, muchos de ellos construidos en el marco de la iniciativa china “Belt and Road”, de un billón de dólares. 

Entre ellos se encuentra la profundización de los lazos en los mercados comerciales y financieros, incluyendo inversiones y préstamos para “elaborados planes de desarrollo”, y la ayuda a la “transición hacia la energía verde” mediante la construcción de nuevas centrales eléctricas.

China también se ha comprometido a ayudar en la exploración de petróleo, gas y minería, aunque afirma que los proyectos ecológicos tendrán prioridad sobre los combustibles fósiles.

Una última promesa que puede resultar preocupante es la de que China construya los llamados “Institutos Confucio” y aulas, que son escuelas y programas educativos destinados a enseñar la lengua y la cultura chinas.

Pero estas instituciones han sido acusadas de difundir información falsa y propaganda estatal china, incluso por uno de los propios funcionarios chinos -el alto dirigente del PCCh Li Changchun-, que en una ocasión describió las escuelas como “una parte importante del dispositivo de propaganda de China en el extranjero”.

Washington ha designado la sede de los Institutos Confucio en EE.UU. como una misión extranjera china, lo que significa que es propiedad o está controlada por el Estado y Mike Pompeo ha acusado a las escuelas de “promover la propaganda global y la campaña de influencia maligna de Pekín”.

El acuerdo es sólo el último de una larga serie de préstamos, acuerdos comerciales, proyectos de construcción y otras inversiones en América Latina y el Caribe que han visto a Pekín mostrar su creciente músculo económico mientras la fuerza de Estados Unidos disminuye.

Desde 2005, los tres mayores bancos de inversión estatales de China han prestado unos 140.000 millones de dólares a países de América Latina para pagar todo tipo de proyectos, desde centrales nucleares hasta presas, pasando por carreteras, ferrocarriles, puertos y redes telefónicas.

Otros miles de millones, nadie sabe exactamente cuántos, se han prestado a través de contratos con bancos comerciales, iniciativas financieras privadas y otros acuerdos opacos y difíciles de rastrear, aunque los investigadores han descubierto que a veces eclipsan los acuerdos realizados en los libros.

Mientras tanto, el comercio chino con América Latina se ha disparado más de 25 veces, pasando de 12.000 millones de dólares en el año 2000 a 315.000 millones de dólares en 2020, ya que casi la mitad de los países de la región han visto cómo su principal socio comercial ha pasado de ser EE.UU. a ser China, incluyendo tres de las cuatro mayores economías: Brasil, Argentina y Colombia.

Todo ello da a China una ventaja que utiliza para salirse con la suya en la escena internacional, desde ganar votos en la ONU hasta aislar a sus enemigos, sobre todo a Taiwán, ya que Pekín suele exigir a los países que corten sus lazos diplomáticos con la isla antes de entregarles dinero.

Más países se han adherido a la iniciativa china “Belt and Road”, un proyecto global de construcción de un billón de dólares que pretende mejorar las redes comerciales y las infraestructuras que beneficiarán a China a largo plazo.

Entre los socios más destacados se encuentran Venezuela, que también tiene una gran deuda con China, Ecuador y Panamá, donde se encuentra el valiosísimo Canal de Panamá, construido originalmente con financiación estadounidense.

Cuba es otro de los países que se ha sumado a la Franja y la Ruta, y esta semana ha anunciado que aceptará la ayuda de China para mejorar su red eléctrica, centrándose en las energías renovables.

Carlos Miguel Pereira, embajador de Cuba en Pekín, hizo el anuncio tras una conferencia sobre energía para los miembros de la Franja y la Ruta, invitando a empresas e inversores chinos a participar.

Pero Estados Unidos ha comenzado a contraatacar. En septiembre de este año, Biden envió equipos diplomáticos a Sudamérica con el objetivo de llevar su iniciativa Build Back Better, que comenzó como su plan para reconstruir EE.UU. después de Covid, a nivel global bajo la etiqueta Build Back Better World o BW3.

Las “giras de escucha” fueron diseñadas para identificar proyectos en los que Estados Unidos podría participar, ofreciendo superar a China con productos de mejor calidad y un mejor historial de entregas.

Por ejemplo, China ayudó a Ecuador a construir dos presas hidroeléctricas durante la última década, pero la presa Coca Codo Sinclair ha tenido desde entonces problemas importantes, como derrames de petróleo y grietas.

Muy pocos de los proyectos de China tienen sentido desde el punto de vista económico y a menudo tienen normas laborales y medioambientales muy deficientes”, dijo entonces un funcionario de la administración Biden.

 A principios del año que viene está prevista una reunión de BW3 en la que se anunciarán más detalles, incluida la financiación de los proyectos, aunque de momento no se ha comprometido la cantidad de dinero que se gastará.