EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El BCE debe subir los tipos, ¡pero no puede!

 En una encuesta reciente, una parte significativa de los encuestados (52 % en LinkedIn y 40 % en Twitter) espera que el BCE suba tasas en 2022. Esto coincide con las expectativas del mercado, y las tasas swap a un día apuntan a una subida de tasas hacia el final del año. Sin embargo, creo que las probabilidades de que esto suceda son prácticamente nulas.

Con la inflación de la zona euro en el 5,0 % en diciembre, el IPC subyacente en 2,6 % y un rápido retorno de la inflación hacia la definición de estabilidad de precios del BCE es poco probable, eliminar las tasas de política negativas estaría lejos de ser inapropiado. En tiempos 'normales'.

Lo mismo vale para el desempleo. La tasa de desempleo de la eurozona cayó al 7,2 % en noviembre, a solo 0,1 puntos porcentuales del mínimo anterior al Covid y ya por debajo del ciclo anterior del 7,3 %. Si está buscando posibles efectos de segunda ronda, ahora es probablemente un buen momento para encontrar al menos algunos.

Una posición incómoda

Sin embargo, las cosas están lejos de ser normales. Hay varias razones por las que el BCE básicamente ha dejado de lado aumentar las tasas en el corto plazo.

Primero, la presidenta del BCE, Lagarde, se ha convertido en la voz solitaria en el desierto, clamando que la inflación es transitoria. Para corroborar eso, el BCE pronostica que la inflación general volverá a caer por debajo del umbral del 2,0% en 2023. Para que conste, espera que la inflación promedie 3,2% en 2022, un 1,4% más que su estimación anterior.

En segundo lugar, al centrarse demasiado en las condiciones de financiación favorables, que no se encuentran explícitamente en ningún lugar de los objetivos del BCE, el BCE ha dejado la puerta abierta para que los mercados prueben su resiliencia. Y la prima de riesgo italiana, que ya ha subido más de 30 puntos básicos desde sus mínimos, es un excelente instrumento para hacerlo.

En tercer lugar, para 'amortiguar' el final del PEPP (Programa de Compra de Emergencia ante la Pandemia), el BCE duplicará las compras de bonos en el marco de su APP (Programa de Compra de Activos) regular a 40 000 millones euros al mes antes de 'reducirlas' a 20 000 millones en octubre. Dado que la orientación a futuro del BCE aún sugiere una brecha de tiempo considerable entre el final de las compras de bonos y las alzas de las tasas de interés, nadie en el Consejo de Gobierno del BCE parece estar listo para subir las tasas.



capitalbolsa