EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con alta demanda de deuda indexada, Economía sumó fondeo neto por $59.000 millones

 

Colocó $114.400 millones, más del doble de lo que salió a buscar, y armó un colchón para los vencimientos de fin de mes. Descartó la mitad de las órdenes de compra de una Lecer para evitar que la mayor parte del monto adjudicado esté atado a la inflación. Leve suba de tasas en Ledes y Lelites.


El Ministerio de Economía colocó este miércoles $114.400 millones en la primera licitación de deuda en pesos del año. La cartera que conduce Martín Guzmán consiguió más del doble de lo que había salido a buscar y comenzó enero con un importante colchón de financiamiento neto de casi $59.000 millones. Este año la premisa oficial es incrementar la porción del déficit fiscal cubierta con nuevo endeudamiento en moneda local para reducir el peso de la emisión monetaria como vía de fondeo del Tesoro, uno de los grandes reclamos del Fondo Monetario Internacional.

En ese sentido, el resultado de la licitación fue valorado positivamente en el Palacio de Hacienda. La Secretaría de Finanzas, que encabezan Rafael Brigo Ramiro Tosi, recibió 835 ofertas por un valor nominal de $171.572 millones, pero sólo adjudicó el 70%. Es que el incremento de las expectativas de inflación hizo que más de la mitad de las órdenes de compra de los inversores se volcara al único título indexado que había sobre la mesa y Economía debió prorratear los pedidos, en parte, para evitar que la mayor parte del monto colocado esté atado a la dinámica inflacionaria.

La Lecer (ajusta por inflación) con vencimiento el 21 de octubre recibió órdenes por $92.262 millones, de las cuales adjudicó sólo la mitad por un valor efectivo de $47.225 millones. La tasa real de corte fue negativa: pagará CER menos 0,24% en línea con la elevada demanda que tienen los títulos indexados en el mercado secundario. Fuentes oficiales le dijeron a Ámbito que la adjudicación parcial se debió a la necesidad administrar el tope de emisión para ese instrumento (que podría completarse en la segunda vuelta) y a que “en este caso puntual hubo una dispersión más grande de lo habitual en el rango de tasas”, con inversores que pidieron más.

El resto del monto adjudicado (59% del total) fue a los tres instrumentos a tasa fija ofrecidos. La Lelite, una letra de muy corto plazo exclusiva para fondos comunes de inversión que en este caso tenía 17 días de duración, captó $26.257 millones a una tasa preestablecida del 35,25% nominal anual. Además, se colocaron dos letras a descuento (Ledes) a abril y mayo, que aportaron casi $41.000 millones con sendos rendimientos nominales del 43,24% y el 43,62%.

En estos tres títulos se reflejó un ajuste al alza de las tasas, en línea con la suba de 2 puntos aplicada por el Banco Central para las Leliq a 28 días, aunque de menor magnitud. A mediados de diciembre, Finanzas pagaba por letras a plazos similares 6 décimas menos en el caso de la Lelite y alrededor de 1 punto menos en el caso de las Ledes. El estratega de Portfolio Personal Inversiones, Pedro Siaba Serrate, señaló que “las tasas de licitación estuvieron entre 130 y 150 puntos básicos por encima” de los niveles que tenían en el mercado secundario al momento del llamado a licitación.

Plan financiero

Con esta colocación, Guzmán y su equipo pusieron en marcha su plan financiero 2022, que estará marcado por la negociación con el Fondo Monetario Internacional. El desafío: incrementar la porción del déficit fiscal fondeada con nuevo endeudamiento local, con el objetivo de reducir el peso de la emisión monetaria.

El resultado les permite llegar con cierta holgura a la renovación de los compromisos de fin de mes, que suman cerca de $215.000 millones y están casi en su totalidad concentrados en una Ledes. Refinanciaron los $55.500 millones que vencen en la primera quincena de enero (el grueso correspondiente a dos Lelites) y embolsaron $58.986 millones de fondeo neto. Este jueves, en la segunda vuelta de la subasta destinada a los creadores de mercado (un conjunto de bancos y sociedades de Bolsa), podrán sumar un plus de financiamiento de hasta $17.600 millones.

De fondo, la primera pauta trazada por los funcionarios es comenzar el año con un buen colchón de fondeo neto mensual, que permita dar una señal al mercado de cara a lo que viene. Es que enero es de los meses con menor carga de vencimientos de deuda en moneda local del primer semestre. Totalizan unos $300.000 millones, mientras que en los meses siguientes Finanzas deberá renovar pagos por cerca de $500.000 millones en febrero, $800.000 millones en marzo, $550.000 millones en abril, $700.000 millones en mayo y $300.000 millones en junio. Esos guarismos se incrementarán con el correr de las licitaciones. El año comenzó con un desafiante perfil de vencimientos para todo 2022 de $4,2 billones, según fuentes oficiales.

En ese marco, Economía desplegará su plan financiero. Un plan aún sujeto a lo que se defina en la negociación con el FMI, que hoy está trabada por la exigencia del organismo de un ajuste fiscal más acelerado. En función de las metas que se plasmen en el programa plurianual con el que se busca refinanciar la deuda de u$s45.000 millones que dejó Mauricio Macri, se terminarán de cristalizar las proyecciones para la composición del financiamiento público.

La propuesta de Guzmán consiste en un déficit primario de alrededor de 3,3% del PBI en 2022 (similar al del año pasado) y, luego, un descenso gradual hasta el equilibrio primario en 2027. Ese esquema, según el ministro, permitiría reducir el rojo sin recortar el gasto público en términos reales (algo que sí ocurrió en 2021 por el retiro del gasto Covid y la contracción de las jubilaciones) y sostener la recuperación de la actividad económica. El Fondo reclama equilibrio a dos años y, por ende, pisar la reactivación.

En la propuesta del Gobierno, el mix de financiamiento para este año contempla reducir la asistencia monetaria del Banco Central al Tesoro hasta el 1,8% del PBI, menos de la mitad que en 2021. Para eso, Guzmán apunta a obtener 1,1% del PBI de desembolsos netos de organismos internacionales, una meta que el mercado ve como muy ambiciosa pero que podría contemplar el reintegro de los DEG utilizados el año pasado para pagarle capital al propio FMI. También apuesta a ampliar el endeudamiento neto en pesos a 2% del producto, un objetivo que algunos analistas consideran razonable al tomar en cuenta que el año pasado cerró con un fondeo neto por 1,6% del PBI.

“La premisa es que el mercado local vaya ganando peso y espacio en el financiamiento del Tesoro, pero es un proceso que requerirá mucho tiempo, el acompañamiento de los actores y una performance macroeconómica que colabore en ese sentido”, sintetizó una fuente de Economía.



ambito