EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se aceleran los tipos de cambio y los dólares paralelos bajan

 

Un mercado sin pesos, con el BCRA perdiendo más reservas

Con las empresas necesitadas de pesos, los dólares libres bajaron fuerte, mientras los tipos de cambio oficiales aceleran

Trabajando contrarreloj, realizando un cúmulo de reuniones para frenar todos los impedimentos que se puedan plantear, el ministro de Economía Martín Guzmán está jugando su suerte y, junto con él, el titular del Banco Central Miguel Angel Pesce también está haciendo malabares, para enfrentar un mercado local muy negativo, en el que el goteo de depósitos sigue desangrando de reservas a una autoridad monetaria que se quedó casi sin nada.

Ayer, en un momento del año que tradicionalmente es un clásico embudo, porque hay gran necesidad de pesos para pagar aguinaldos, vacaciones, bienes personales y otros gastos, las empresas tuvieron que salir a desprenderse de dólares, ya que sus posiciones líquidas en pesos son mínimas, y esa corriente determinó que los dólares financieros libres, e incluso el dólar blue, perdieran valor. Pero el permanente goteo de depósitos determinó que Reconquista 266 perdiera otros US$ 89 millones, con todo el mercado mirando la situación con gran preocupación.

El apuro de Guzmán es para convencer a todas las alas que ofrecen resistencia dentro del oficialismo para que se acelere un acuerdo de palabra con el FMI, para hacer un anuncio de inmediato, para cambiar el PH del mercado. Y, junto con eso, es tan escasa la cantidad de dólares que tiene el Central que Pesce tuvo que anunciar una nueva continuidad del cepo, que pone a los importadores con los pelos de punta, sobre todo del sector industrial, justo cuando se acaba de anunciar que la industria bajó en octubre 5,7% contra septiembre, esencialmente por no tener acceso a insumos importados que forman parte de los procesos de producción.

El rumbo de los bonos

Ante este cúmulo de situaciones, donde corre una seguidilla de rumores que mejor ni nombrarlos, la posición de los inversores con los titulos argentinos volvió a ser negativa ayer. A pesar del guiño positivo que lanzó Bank of America, que planteó que los bonos pueden tener un vuelo corto si se anuncia un acuerdo con el FMI, ayer los papeles locales estuvieron prácticamente estancados, algunos ciertamente tuvieron bajas de hasta el 4%, y el riesgo país continuó estancado en la zona de los 1.697 puntos básicos.

Pero donde más se sintió el mal humor de los inversores fue en el desinterés por los papeles privados argentinos. Ayer, en un día que fue decididamente malo para casi todos los mercados, el volumen operado en la Bolsa de Buenos Aires volvió a achicarse y los precios sufrieron un nuevo recorte. El pulso negativo se originó en Wall Street, donde hoy se conocerá el IPC de EE.UU., y como hubo un buen dato de empleo se espera un tapering acelerado y los índices de la Bolsa de New York estuvieron en baja, con el Dow quieto pero con el Nasdaq 1,7% abajo. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo también acusó esa misma caída, con la de México anotando un día en alza.

En el mercado bursátil local, con $1.239 millones operados en acciones y $3.476 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires cayó 3%, mientras que entre los ADR argentinos que operan en Nueva York hubo una sola suba, Edenor, ya que se espera que la receta del Fondo venga con suba de tarifas, pero el resto de los papeles locales mostraron descensos de hasta el 6% para Mercado Libre, Telecom, Francés e YPF como los peores.

La situación no es sencilla. Hoy se celebrará en la Plaza de Mayo una celebración del Día de la Democracia en la que hablarán Alberto, Cristina y Lula, con claras señales de Bolsonaro de disgusto por esa invitación. Y, de fondo, se está viendo en el ala albertista del Gobierno que los kirchneristas se están manifestando desconocer por completo la letra del acuerdo con el Fondo, por lo que de alguna manera eso es tomado por el mercado como que pretenden desligarse de alguna responsabilidad por el ajuste que pueda llegar a producirse.

Otra colocación de deuda

De movida, muy necesitado de dinero, el ministro Guzmán realizará el próximo lunes una nueva colocación de deuda, en la que le ofrecerá a los fondos de inversión, a los formadores de mercado y a los inversores en general diferentes instrumentos, desde letras en pesos con tasa de interés, hasta papeles atados a la inflación o bonos atados al dólar.

Al respecto, mientras el dólar volvió a subir en el mundo, ya que EE.UU. sigue creando empleo y los inversores globales siguen comprando bonos del Tesoro norteamericano, el dólar a nivel local anotó un pulso más alcista para los tipos de cambio oficiales (en línea con lo que se estaría acordando con el Fondo) mientras que los dólares libres entraron en una fuerte caída.

Mientras el BCRA sigue colocando Leliq en los bancos (ayer $196.646 millones al 38% anual, con los plazos fijos aun pagando 37%), el dólar mundial subió: avanzó 1,8% en Chile, 0,7% en Brasil, 0,5% contra el euro y 0,2% contra la libra, pero bajó 0,1% en México y 0,2% contra el yen.

Pero a nivel local los valores se estrecharon. El dólar turista subió 63 centavos hasta $176,98, el oficial subió 39 centavos hasta $107,27 y el blue bajó $2 hasta $196. El dólar mayorista subió 12 centavos hasta $101,54, con el BCRA perdiendo nada menos que US$ 89 millones de las reservas. Con el dólar Senebi cayendo $9,20 hasta $214,80. El dólar MEP bajó $2,10 hasta $196 y el contado con liquidación bajó $11,20 hasta $211,50. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 82,7% y la del CCL y el mayorista alcanzó a 108,3%. Al tiempo que medidos en pesos, el euro subió 43 centavos hasta $114,65, el real subió 15 centavos hasta $18,21 y la libra bajó 8 centavos hasta $134,18.

Además de la inflación global, que sigue preocupando en todas partes, ayer hubo mucho contagio de Covid en varias naciones y eso volvió a generar alguna inquietud por la actividad futura. Y en Argentina se confirmaron 2.744 contagios y 16 fallecidos en 24 horas, o sea no hay una cantidad de muertes que asusta.

Con el covid y el Omicron en el centro de la escena, y mirando el IPC que anunciará hoy EE.UU., el petróleo bajó 2,7%, los metales preciosos en descenso, los metales básicos actuaron débiles. Los granos evolucionaron mixtos, tanto en Chicago como en Rosario.

Y otro elemento que tiene a mal traer a los inversores jóvenes son las regulaciones que van imponiendo diferentes Estados, especialmente a las criptomonedas, por lo que ayer el bitcoin bajó otro 5,5%, con caídas de hasta el 8% en el resto de las criptomonedas, salvo en el ethereum que sufrió menos.

Fuente: El Economista