https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La situación de las reservas del Central es crítica y el análisis revela un dato inquietante

 La verdadera composición de las reservas del BCRA puede generar preocupación. Qué debería hacerse para darle mayor robustez al sistema


Veamos cuán "robusta" es la situación de reservas del Banco Central (BCRA). Primero, los fríos números, al 6 de diciembre último:

1. Reservas "brutas"

Implican que, en realidad, hay una porción de las reservas con contrapartida en pasivos del BCRA en dólares. El monto es de u$s41.299 millones.

2. Conceptos que se restan para llegar a las Reservas Netas

a. Swaps de China: u$s 20.392 millones. Es un contrato. No son billetes. Y para activarlos China tiene que dar su OK. China no estaría dispuesta a dar tal visto bueno sin contar (entre otras cosas), con un acuerdo con el FMI firmado. Resulta bastante obvio, por otra parte, que dada la fragilidad reinante, si pudiera haberse activado ya se lo hubiera hecho.

b. Swaps de Banco de Basilea: serían u$s3.101. También es un contrato, no billetes. No se ha informado de ninguna activación del mismo.

c. SEDESA: serían u$s1.751 millones. Son depósitos de una entidad privada en el BCRA. Desde el BCRA se dice que esta entidad "podría" alquilar tales reservas al BCRA. Por ahora, "sarasa". Nada se sabe de que ello hubiera ocurrido ni pudiera ocurrir en el futuro.

d. Encajes: u$s 11.517 millones. Es dinero de los bancos, como respaldo de los depósitos de empresas y particulares.

e. Otros: serían u$s325 millones.

Restando, entonces, las reservas que corresponden a los conceptos (pasivos) antes mencionados, llegamos a la cifra, la más relevante, que se define como Reservas Internacionales Netas (RIN), que serían de u$s4.214 millones.

"China no estaría dispuesta a dar visto bueno a la activación de swaps sin contar (entre otras cosas), con un acuerdo con el FMI firmado"

3. Conceptos no líquidos y un dato inquietante

De las reservas antes mencionadas (RIN), conviene prestar atención a que no todo es líquido. Es así que tenemos 2 grandes conceptos a considerar:

a. Derechos Especiales de Giro (DEG): por u$s2.518 millones, cuyo uso sólo está autorizado para pagos al FMI

b. Oro: por u$s3.629 millones. Se pueden convertir en dólares, sea por venta o por swaps. Pero no se ha hecho. Si se hubiera hecho, el BCRA debería haberlo informado.

Cuando restamos los dos conceptos anteriores, resulta que las Reservas Netas Líquidas, serían… ¡negativas! ¿En cuánto? En u$s1.933 millones.

El Banco Central, con reservas netas negativas.
El Banco Central, con Reservas Netas Líquidas negativas.

Reservas negativas: qué implica

¿Qué significa que haya casi u$s2.000 millones de reservas líquidas negativas? Si, efectivamente, no se han activado los swaps, ni SEDESA ha prestado sus dólares, ni se ha alquilado el oro (y repito, nada de esto ha sido informado por el BCRA ni por contrapartes del exterior), significa que se han usado encajes bancarios para satisfacer la demanda de dólares.

¿Es esto legal? No lo sería. Sería legal si hubiera una norma que permitiera a los bancos prestar parte de los depósitos en dólares, al Gobierno o al Banco Central. Pero esa norma no existe. 

Y no existe por buenas razones: el sistema inaugurado en 2002 solo permite distribuir los depósitos en dólares entre encajes y préstamos a exportadores (y con determinados requisitos, a sus proveedores). Y esto lo ha hecho robusto.

El Banco Central resguarda los encajes
El Banco Central resguarda los encajes. ¿Se usaron para satisfacer la demanda de dólares?

Para darle mayor robustez, deberían haberse sacado los encajes de la órbita del BCRA. Los encajes deberían administrarlos organismos financieros internacionales (públicos o privados), bajo ley externa (una suerte de "trustee"), para que NUNCA a ningún gobierno, se le pudiera ocurrir "manotearlos". Al no hacerlo así, cada vez que la situación de reservas se torna crítica (como ahora), los depositantes empiezan a inquietarse, y los falsos rumores "prenden". Es lógico que así sea cuando el Estado ha sido un depredador serial de ahorros privados.

"Para darle mayor robustez al sistema, deberían haberse sacado los encajes de la órbita del Banco Central"

En ese sentido, más útil que informar sobre una robustez que no existe (¿es necesario que la vocera del Presidente, Gabriel Cerruti, deba mentir, sirve para algo?), o más útil que desmentir sobre posibles "corralitos", sería disponer que los encajes dejaran de estar bajo la órbita del BCRA.

Y sería muy útil también poder contar de una vez con un programa económico que permita vislumbrar que la situación de reservas fuera a revertirse. Lo que no podemos lograr por la falta de planes y convicción del gobierno que nos ha tocado en suerte (sic), es posible que mejore ante la necesidad de acordar con el FMI para no entrar en default con ellos.

Veremos. ¡Es lo que hay !

Por Gabriel Rubinstein, director de GRA Consultora. Ex Representante del Ministro Roberto Lavagna en el BCRA.



iprofesional