EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Inflación récord en EE.UU: qué hacer

 

Inflación récord en EE.UU: qué hacer

Imagen de portada de la newsletter

La inflación en Estados Unidos llegó al máximo de los últimos 40 años y no da tregua. Te voy a derribar diferentes mitos respecto del impacto en acciones, bonos y otros activos. Realmente te vas a sorprender. Seguí leyendo hasta el final que te cuento todo.

El dato de inflación, presentado el viernes 10 de diciembre, marcó un nuevo hito y las alarmas siguen encendidas. Fue del 6,8% anual, superior al 6,3% presentado el mes anterior.

La influencia de los problemas de suministro agravó este flagelo, con precios de la energía que subieron más de un 30% en el último año. Sin embargo, excluyendo este rubro, la inflación subyacente continúa siendo sustancialmente alta: 4,9%. 

La enorme cantidad de dinero emitido por parte de la Fed, para hacerle frente al Covid, está teniendo sus consecuencias poco deseadas.

Impacto en el mundo bursátil

La inflación es un problema que también sufren las empresas. Al no poder trasladar toda la suba de los costos al precio final, los márgenes de ganancia se ven comprimidos, deteriorando los resultados.

Hay una creencia generalizada de que si suben los precios también subirán las acciones. Y aunque no se gane en términos reales, son un buen refugio contra la inflación. Esto es completamente erróneo.

El siguiente cuadro muestra con claridad la correlación existente entre diferentes activos y la inflación, desde 1970 a 2020. Para graficar esta relación, en la tabla se utiliza el concepto de “inflación beta”, que indica por cada suba de un punto de inflación cuánto aumentará el rendimiento de ese activo. Veamos lo que sucede:

Analizando estos valores, vemos que los activos que se ven favorecidos con la inflación son los commodities y el oro. Los commodities suben 4% frente a una suba del 1% en la inflación. El oro, por su parte, sube 2,1% frente al mismo aumento.

En cambio, y a diferencia de lo que la mayoría de la gente piensa, el índice S&P 500 cae un 0,7% cuando la inflación aumenta un 1%. El bono a 10 años del Tesoro americano es el más perjudicado en estos contextos, cayendo en promedio un 1,1% por cada punto porcentual de suba de inflación.

Para que tengan como referencia: desde 1926 a la fecha, el S&P 500 tuvo retornos nominales negativos en uno de cada cuatro años pero, con alta inflación, los años negativos fueron de uno cada tres. Es decir que en un escenario inflacionario, hay más probabilidades de ver una caída en las acciones.

Posibles ideas atractivas

Teniendo en cuenta que el oro es buen refugio histórico frente a la inflación, no hay que descartarlo como alternativa de inversión.

El oro, como es sabido, tiene una relación muy estrecha con las tasas reales (tasas de interés ajustadas por inflación). Cuando bajan, el oro suele subir. Y ahora el contexto es de tasas reales sumamente negativas, ya que la inflación es altísima y la tasa nominal es muy baja.

Cabe aclarar que este correlato se tiene que traducir en los precios que, al fin y al cabo, es lo único que importa. Esto quiere decir que aún no es momento de comprar oro, más allá de que el contexto sea favorable. ¿Cuándo será momento? Cuando el oro se encuentre en tendencia alcista. Esta situación y recomendación aplica de igual manera a todos los metales preciosos, tales como la plata, platino y paladio.

Otra consecuencia de la inflación es el mejor refugio que otorgan compañías de valor (value) frente a otras como las tecnológicas (growth), ya que son más estables y maduras. Para aprovechar dicha situación se podría realizar un trade relativo que favorezca esta relación. Se haría estando long value short growth. Una posibilidad es comprar IWD (ETF de Value) y vender en corto IWM (ETF de Growth).

De esta manera lo que estamos haciendo es apostar a que el sector Value tendrá un mejor rendimiento relativo que Growth. Una ventaja de este trade es que se puede ganar tanto si sube como si cae el mercado, siempre que al sector Value le vaya mejor que a Growth. En este contexto de incertidumbre del mercado puede ser una buena idea.

A modo de conclusión, si uno cree que porque hay inflación las acciones deberían subir está totalmente equivocado. Tampoco olvidemos el grado de concentración que hay en los índices. Mientras ellos suben, cada vez son más las acciones que bajan. ¿Explicación? Sencillamente las que empujan al mercado son Apple, Microsoft, Google, Amazon,Tesla y Nvidia.





Miguel Angel Boggiano