EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Al banco Kicillof ninguneó a un intendente en la inauguración de una ruta

 A pesar de estar a cargo de la ejecución de las obras, el titular de la dirección de Vialidad de la provincia de Buenos Aires, Hernán Y Zurieta, fue mantenido al margen del acto y de los discursos, y terminó sentado junto al ex ministro Simone y dos ex funcionarios de María Eugenia Vidal.


Recientemente, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, participó del lanzamiento de la temporada de verano 2021-2022. Lo hizo con un acto exclusivo para funcionarios y medios de comunicación que giró en torno a la habilitación de las obras completas de la autovía en las rutas 11 y 56.

En política, nada es librado al azar. La distribución de lugares durante un acto y la función de cada dirigente durante el mismo, es cuidadosamente planeada por el equipo de trabajo del gobernador. Es un prehistórico sistema de premios y castigos, en donde un lugar junto al protagonista o incluso algunos minutos de discurso suelen ser muy codiciados por los políticos. Del mismo modo, ser asignado con un puesto perdido entre la multitud, difícilmente sea una buena señal.

“No tengan dudas que vamos a tener en casi todos los destinos, durante enero y febrero, el 100 por ciento de ocupación. Hemos hecho todo para que sea una temporada espectacular”, afirmaba Kicillof, micrófono en mano, ante una veintena de funcionarios y medios de comunicación que se hallaban presentes.

No todos los presentes, sin embargo, ocuparon el mismo espacio de importancia. El gobernador Kicillof decidió compartir el espacio con el dirigente kirchnerista de Saladillo y actual presidente de Autopistas de Buenos Aires SA (AUBASA), Ricardo Lissalde, quien se tomó unos minutos para decir unas palabras y aseguró estar “orgulloso de ser parte de una gestión que llevó adelante toda la estructura de carreteras”.

El detalle que desató la polémica, sin embargo, estaba entre los que ocupaban un lugar en las sillas. Sentado en el banco de suplentes, esperando un turno que nunca llegaría, se encontraba el intendente de Punta Indio devenido en administrador General de la dirección de Vialidad de la provincia de Buenos Aires, Hernán Y Zurieta.

A pesar de ser el titular del organismo encargado de la ejecución de las obras, el gobernador Kicillof decidió que las autoridades de Vialidad bonaerense permanezcan sentados en una silla y sin la posibilidad de hablar en público. Junto a Y Zurieta se sentó el ex ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Agustín Simone, y más atrás ex funcionarios de María Eugenia Vidal, que se mantuvieron en sus puestos dentro de Vialidad por orden del propio gobernador.

El desplante no pasó desapercibido por Y Zurieta, quien apenas hizo una escueta mención a lo ocurrido a través de sus redes sociales. Kicillof, a su manera, puso blanco sobre negro respecto a sus prioridades. A la hora de elegir, prefirió a quien recauda el dinero por sobre el que ejecuta las obras y los intendentes. Todo un mensaje. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)