EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LLAMADO A LA SENSATEZ

                  



Alberto Fernández parece no comprender que si se continua gestionando mal, haciendo oídos sordos a las urnas  las consecuencias socioeconómicas podrían presentar un riesgo político que ponga en peligro su gobierno Si continúan agravándose reitero  las ya profundas disparidades socioeconómicas, la transición podría alimentar las quejas y malestar de los ciudadanos y convertirse en un arma en manos de las fuerzas extremistas así como el surgimiento de lideres autoritarios que atenten contra el sistema democrático.

Las circunstancias son claramente complejas,  la inflación,  la pobreza creciente, el cansancio y la frustración de expectativas no satisfechas  podrían generar situaciones insostenibles para quienes además vienen padeciendo duramente las consecuencias económicas  de la pandemia.

El camino a recorrer esta plagado de obstáculos,  que al ritmo y curso con que se conduce esta crisis sin duda va a detener y lentificar los cambios necesarios para salir de la coyuntura, en cierto modo el gobierno procede sin advertir que los movimientos sociales que diariamente alteran el orden  de la ciudad son la punta del iceberg del descontento y frustración reprimido que existe en la sociedad.

El gobierno viene desarrollando una narrativa falsa y falta de sustento, no convincente que imposibilita un acuerdo entre las fuerzas políticas para encontrar una salida consensuada que nos permita vislumbrar un horizonte de sustentabilidad y crecimiento.

Todos coincidimos en que la Argentina perdió el rumbo hace décadas y que ahora esta en llamas,  que todos los frentes requieren de inmediata contención y extinción,  pero no advertimos que el incendio inicial comenzó con la desatención, deterioro y politización de la educación,  ello nos llevo a la involución cultural consecuentemente se exteriorizo el desorden que fue el patrón de conducta que motivo la corrupción, el cercenamiento de las libertades individuales y colectivas, la pobreza, la inseguridad en definitiva la decadencia crónica. 

Estas responsabilidades alcanzan a toda la dirigencia por igual, hoy le corresponde e impone a este gobierno retomar el camino de la sensatez y el sentido común, sin embargo al igual que la oposición solo esta presente y atenta a sus intereses particulares y corporativos, demostrando una incapacidad, torpeza egoísmo e insensibilidad social que nos llena de una mayor incertidumbre de difícil comprensión y solución.

La inseguridad al igual que la inflación nos golpea con  tanta intensidad que no nos permite ver la vastedad de los problemas, tan extraviados estamos que solo nos moviliza la indignación, la cólera, el reproche y la negación de las propias culpas y responsabilidades. 

Que estamos esperando para acordar un Plan mínimo de trabajo,  para comenzar a apagar este incendio que nos esta devorando como sociedad y que puede terminar con la Nación.

La Argentina histórica tierra de promisión y refugio de expulsados o perseguidos por sus ideas políticas, motivos religiosos o raciales, hoy por las condiciones tan adversas que generaron los sucesivos gobiernos y toda la dirigencia política, en particular algunos de ellos que mutan su posición política-económica, de partido o gobierno sin pudor reflejando solo prostitución política, motivan que miles de jóvenes que son el futuro  tomen el camino de emigrar, al  igual que  lo hicieron en su momento desde Cuba o Venezuela, debemos poner definitivamente fin a esta sangría de los capaces y emprendedores, entendamos una vez por todas que esta situación de incertidumbre, temor y desorden no da para más, recapacitemos quietémonos la venda que nos cubre los ojos, tenemos todo,  pero todo lo estamos perdiendo, que esperamos que las llamas nos devoren.

La grandeza de los pueblos se advierte en la adversidad y permítanme volver a la historia, una de las paginas más ejemplares y memorables de la misma la encontramos en mayo de 1940 cuando la fatal seriedad del momento encontraba al pueblo inglés y en particular a la población de Londres bajo los demoledores bombardeos de la Lufwaffe que solo dejaban destrucción y muerte, un hombre Winston Churchill con sublime lucidez ,temple, voluntad y coraje escribió una de las paginas más gloriosas de Inglaterra  ¡Que les ofreció?  Solo “sangre, fatigas, lagrimas y sudor” y su pueblo le respondió con absoluta fidelidad a su pedido, el resultado  fue “Victoria, Victoria”. 

¿Que debemos preguntarnos entonces nosotros los argentinos?  ¿Que nos detiene para salir del fango oprobioso y decadente en el que nos encontramos?  Solo nuestra apatía e indolencia, por Dios reaccionemos pongámosno de pie, hoy todos debemos ser aliados en la adversidad.   Es ahora o será de lo contrario nuestra eterna frustración y lamento. 


 Diego Lo Tártaro Presidente de IADER