EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

FIEL: Argentina debe achicar gasto público y eliminar impuestos distorsivos

La pandemia del nuevo coronavirus 

afectó en parte a la economía argentina sumada a otras variables, y eso 

produjo que la situación macroeconómica actual sea muy delicada, reconoció 

Sebastián Galiani, Profesor de Economía en University of Maryland al 

participar de la Conferencia Anual de la Fundación de Investigaciones  

Económicas Latinoamericanas (FIEL) realizada en formato online. 

 

   De acuerdo con el economista, el timing de la corrección económica aún es

incierto. "Si esa corrección es planificada va a necesitar mucha audacia 

política y pericia técnica para poder desarrollarse", dijo Galiani. Se puede

abrir una oportunidad si la corrección se da antes del 2023, cuando termina el

actual mandato de gobierno aunque para volver a crecer se necesita mucho más 

que reordenar la macroeconomía y los precios, "necesitamos una revolución 

capitalista, es imposible crecer sin integrarse al mundo", sostuvo. 

 

   El gran problema del país es el gran gasto público que pasó de 22 puntos 

del Producto Bruto Interno (PBI) a 45 puntos del PBI desde el gobierno de 

Mauricio Macri de 2015 al actual de Alberto Fernández. 

 

   Según Galiani, el déficit estimado de 2021 no financiero estará arriba de

los 5 puntos, donde sumado a intereses del Banco Central más el déficit de 

las provincias será de 7.9 puntos. "Esto no se puede financiar. Aún con 

control de precios, 50% de inflación no alcanza para financiar este 

déficit", sostuvo y destacó que se debe sanear la hoja de balance de la 

entidad monetaria. 

 

   Actualmente la economía argentina tiene los asiduos fantasmas de los 

gobiernos del peronismo con bajo nivel de reservas, déficit alto, alta 

inflación y brecha cambiaria. En este punto, el profesor advirtió que si hay 

una eclosión económica/política antes del fin del mandato, "la respuesta es

imposible de aventurar" mientras que si no la hay, el próximo gobierno 

recibirá en 2023: déficit consolidado total del 9 puntos,  atraso serio de los

precios, brecha cambiaria asfixiante y un estado disfuncional con una 

inflación de más del 60%. 

 

   Con esto Galiani indicó que entre los desafíos estructurales del próximo 

gobierno estará la integración al mundo donde se debe retomar la firma 

tratados comerciales

Estado

de impuestos y la reforma sindical, reforma de la coparticipación de impuestos 

y reforma sindical.

 

   "Hacer esto es técnicamente muy difícil. Las ventanas de oportunidad son

limitadas. Es imprescindible conformar desde ahora equipos técnicos apoyados 

por el sector privado para planificar estas soluciones hasta el detalle. Los 

planes deben hacerse antes, no cuando se asume el poder", explicó. 

 

   A continuación, Daniel Artana, Economista Jefe de FIEL repasó que aún con

la situación de crisis económica actual, el año 2021 tuvo tres factores muy 

favorables para las cuentas externas y el fisco como el precio de la soja, el 

ingreso de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional 

(FMI)  e ingresos fiscales excepcionales como el aporte solidario. Pero con esto

advirtió que la situación es compleja dado que algunas de estas variables 

favorables no se repetirán en 2022 por lo cual, la situación de la economía 

puede ser aún peor. 

 

   Para los próximos meses, el panorama externo es menos favorable advirtió 

Artana al mencionar el riesgo sequía, la situación política en Brasil y el 

precio de la soja.

 

   "A pesar de suba de ingresos del Gobierno  del 22 puntos  del PBI para 32 

del puntos del PBI donde el gruesos son impuestos, tenemos un gran déficit 

fiscal. Hay un exceso de gasto. Argentina tiene una presión tributaria similar 

a la de Brasil, pero muy por arriba de la media de los países de Latam", 

explicó. 

 

   Artana destacó que los impuestos en cascada como los tributos a las 

exportaciones, a las importaciones, a los Ingresos Brutos, y al cheque,  

"generan distorsiones que impactan en la producción, este es el gran problema

de Argentina. Para mejorar la recaudación debemos solucionar estos impuestos 

distorsivos". 

 

   Finalmente, el economista indicó que el problema es que el Gobierno actual 

toma decisiones como si fuera el 10 de diciembre y recién asumiera en el poder 

pero  la realidad es que le quedan dos años del gobierno para poder terminar su

mandato. "Si Argentina arregla la situación fiscal va a poder bajar la tasa 

de inflación y bajar la volatilidad", finalizó. 

 

 

 

Agencia CMA LatAm