EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En caída libre Tras la derrota, el gobierno se repliega y pone fichas en el 2023

 Si bien no alcanzó para revertir la derrota de las PASO, la espectacular levantada del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires permitió reducir drásticamente los daños de las PASO.

Así, si bien se impuso la boleta de Juntos que encabeza Diego Santilli con el 39,85 por ciento de los votos, el Frente de Todos, con su 38,52 por ciento consiguió igualar la cantidad de diputados nacionales que obtuvieron ambas coaliciones (15 cada una), se quedó con el control del senado provincial al igualar el número de legisladores (23 cada uno) –con la vicegobernadora Verónica Magario con la atribución de desempatar– y apenas sí perdió dos diputados provinciales, lo que no compromete su primacía en la cámara baja de la Legislatura. 

Este domingo el peronismo sumó casi 230 mil votos a los obtenidos en las PASO. Ante el panorama desolador que se dibujó a nivel nacional, resulta razonable entender el festejo en el Centro Cultural C y el lanzamiento de una nueva consigna: “Hay 2023”.

La elección confirmó, además, el liderazgo de los intendentes del conurbano como los principales jefes políticos y territoriales. En distritos como Malvinas Argentinas, Escobar y Merlo, el peronismo ganó por más de 20 puntos de diferencia.

En Almirante Brown el intendente Mariano Cascallares se presentó como primer candidato a senador provincial por la tercera sección electoral, y consiguió atraer a 35 mil votantes que no habían participado de las PASO, ampliando considerablemente la ventaja obtenida en el mes de septiembre.

En la primera sección electoral la derrota en las PASO por 130 mil sufragios se redujo a 24 mil. En números crudos, el peronismo consiguió sumar más de 100 votos entre las Primarias y las Generales. 

En el bastión de la tercera sección electoral –que incluye a municipios como La Matanza, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y Brown– los casi 250 mil votos de diferencia en las PASO se ampliaron a casi 321 mil votos. Sólo en Quilmes se sumaron 13 mil nuevos votos, y así se consiguió revertir la derrota de las PASO.

Estos resultados sorprendentes en comparación con los obtenidos por el Frente de Todos a nivel nacional incrementan la autoridad de Martín Insaurralde y Leonardo Nardini, intendentes que se incorporaron a la gobernación provincial y que definieron la estrategia para las elecciones generales. La activación del “voto movilizado” por parte de los jefes municipales de la provincia de Buenos Aires posibilitó que una derrota por estrecho margen se convirtiera en victoria en términos de bancas legislativas.

Insaurralde y Nardini fueron dos de los grandes ganadores de la jornada de ayer, y ese éxito se convertirá en una mayor injerencia en las decisiones de la gobernación. Por lo pronto, ya circulan los nombres de varios jefes comunales para ser catapultados a ministerios y áreas estratégicas de la provincia. 

De este modo, mientras que el Frente de Todos a nivel nacional sufrió una dolorosa derrota, en la provincia de Buenos Aires los resultados contrastan con toda claridad.  Si bien tanto Alberto como Axel salieron debilitados de la elección, no es lo mismo tener que mendigar el respaldo de la oposición para poder gobernar a tener mayoría en ambas cámaras para imponer políticas propias. 

Los intendentes peronistas del conurbano, uno de los sectores más beneficiados por la elección de medio término, ¿cómo lo capitalizarán?. 

(www.REALPOLITIK.com.ar)