EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Economía y seguridad, las dos preocupaciones sociales más fuertes dominan el final de la campaña

 El tramo final de la campaña quedó atado a los dos temas que según todas las encuestas encabezan la lista de preocupaciones sociales: la economía y la seguridad. El caso del kiosquero asesinado en Ramos Mejía reinstaló la protesta por la inseguridad, un tema que el oficialismo esperaba poder eludir en la competencia electoral. Y la inflación repuso las presiones sobre acuerdos o congelamiento de precios, el último referido a los medicamentos. Mañana se difundirá el IPC de octubre, que será alto según adelantó Roberto Feletti.

La ofensiva encabezada por el nuevo titular de Comercio Interior y el propio recambio en esa secretaría fueron motorizadas por la necesidad de dar una respuesta sobre un punto especialmente sensible en esta etapa electoral. El registro de septiembre y el índice de octubre, en parte afectado por el control de precios, señalan la magnitud de la tendencia alcista y generan interrogantes sobre la etapa poselectoral.

Es sabido que las diferentes encuestas que se vienen difundiendo desde el año pasado indican que la economía volvió a ocupar el primer lugar de las preocupaciones sociales luego de la etapa de cuarentena severa ante el coronavirus. Las prolongadas restricciones agravaron el cuadro. Y la inflación y el empleo volvieron a los primeros planos.

El Gobierno había basado la campaña para las PASO en dos puntos: la salida de la pandemia y la expectativa de una mejora económica. La derrota en las primarias cambió el discurso electoral. Se puso el eje en la asistencia económica y en una publicidad “positiva” más amplia, que finalmente derivó hacia la polarización con la oposición de Juntos por el Cambio, tratando de colocar en le centro la gestión macrista.

La inflación surgió como una vuelta de tuerca. Hasta las PASO, el discurso de Economía afirmaba que había comenzado una lenta tendencia de desaceleración inflacionaria. Pero el IPC de septiembre y la perspectiva de octubre provocaron el cambio en Comercio Interior y agregaron al discurso electoral la “batalla” contra el aumento de precios.

Así se llegaba a la última semana de campaña. La inseguridad era un punto de preocupación latente y el equipo de comunicación del Gobierno estuvo siempre atento al tratamiento mediático de ese tema.

El caso de Ramos Mejía impactó con intensidad, en medio de una situación interna delicada por las señales de una situación de no retorno entre el Gobierno nacional y Sergio Berni. Y por las especulaciones en torno de las disputas con intendentes y de la posible salida del ministro bonaerense, una vez que pasen las elecciones.

Fuentes de la Casa Rosada dejan trascender el malestar por este nuevo episodio y por las reacciones de Juntos por el Cambio, que de todos modos busca manejarse con cautela en este terreno. Inquietan sobre todo algunas consignas contra la política en general que surgen en las protestas.