EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Dólar y la nueva economía: los 4 ejes fundamentales que deberán marcar el rumbo para salir de la crisis

 Tras las elecciones, hay al menos cuatro ejes fundamentales sobre los que va a tener que girar la política económica en los próximos meses


Terminaron las elecciones y este lunes comenzó el momento de enfocarse en la economía, por lo menos en lo que se refiere al Gobierno. La sociedad necesita empezar a tener alguna certidumbre sobre lo que va a pasar en el futuro. En los últimos meses, el Gobierno se ha enfocado más en las elecciones que en aclarar el panorama económico para la segunda mitad del mandato.

Eso es lo que ha estado generando volatilidad en el dólar y en otras variables económicas. Ahora ya no hay más excusas ni tiempo para comenzar a trazar un plan económico que nos permita llegar al 2023 sin sobresaltos.

Hay al menos cuatro ejes fundamentales sobre los que va a tener que girar la política económica en los próximos meses.

1. Acuerdo con el FMI

En primer lugar, es fundamental cerrar un acuerdo con el FMI. Lo cierto es que el Banco Central no tiene suficientes reservas como para hacer frente a los vencimientos con el organismo y mantener la actual política cambiaria más allá de fin de año. Cerrar un acuerdo con esta institución no resolverá muchos problemas, pero nos evitaría dificultades mayores. Adicionalmente, el convenio permitiría conocer algún programa de Gobierno para los próximos 24 meses.

Igualmente, tampoco se pueden esperar milagros hoy por hoy la credibilidad del Gobierno es baja la confianza también y aún con un plan aprobado con el FMI va a ser difícil queso mejore. Pero es mejor que nada.

2. Tipo de cambio y cepo

El segundo eje es el vinculado al tipo de cambio, al cepo y a la política cambiaria en general. El dólar libre no está barato en términos históricos, pero que la gente esté dispuesta a pagar un precio alto por la divisa americana es una señal de que nuestra moneda no genera credibilidad. La brecha cambiaria está en el orden del 100% y ello genera enormes distorsiones en la economía. Esto sobre-estimula a los importadores a traer productos e insumos del exterior y desincentiva a los exportadores a producir o a invertir en el sector exportador.

"El BCRA no tiene suficientes reservas como para hacer frente a los vencimientos con el FMI y mantener la actual política cambiaria más allá de fin de año"

Como consecuencia, el Gobierno y el Banco Central se ven en la obligación de limitar o restringir las importaciones de alguna manera o los pagos. El problema es que así se termina trabando la producción por la falta de insumos.

Estas políticas terminan generando un daño de largo plazo sobre el sector exportador que es el único rubro que termina vendiendo dólares en el mercado oficial. Naturalmente sí solo el sector exportador vende dólares y a regañadientes, mientras que los sectores importador y financiero tratan de extraer todos los dólares que puedan del mercado oficial, las reservas terminan bajando y tarde o temprano habrá que corregir el tipo de cambio oficial. Esta corrección será suave o violenta dependiendo del poder de fuego o credibilidad que tenga el Gobierno.

Pero por otra parte, es cierto que para hacer una corrección fuerte del tipo de cambio y que no termine espiralizando la inflación se necesita credibilidad, confianza y algo de músculo financiero.

Ese es el gran dilema que genera una política como la del cepo cambiario sostenida en el tiempo. El libre mercado tiene una forma de solucionar el problema de la escasez qué es el precio. Cuando un bien es muy escaso su precio sube y cuando es muy abundante su precio baja. El cepo cambiario es un intento por evitar que este mecanismo funcione estableciendo un valor del dólar inferior al que se fijaría en un mercado que funcione libremente.

Como consecuencia de eso, en el mercado oficial el dólar es escaso y el peso es abundante. Cuando la brecha cambiaria es tan amplia, el problema se amplifica porque aquel que tiene dólares va a tratar de evitar venderlos en el mercado oficial y va a tratar de ir al mercado paralelo donde le ofrecen un mejor precio. De esta manera se agudiza el problema de la escasez de dólares.

La forma de corregir esto sería eliminándose cepo y unificando el mercado cambiario. Naturalmente esto provocaría una aceleración inflacionaria muy importante, dado el tamaño de la brecha, que si no se tiene un programa creíble podría llevar a un pánico financiero, una suba adicional del dólar, mayor rechazo a los pesos, falta de insumos, recesión y espiralización inflacionaria.

"Para hacer una corrección fuerte del tipo de cambio y que no termine espiralizando la inflación se necesita credibilidad, confianza y músculo financiero"

Por el contrario, si se mantiene el cepo y se corrige el tipo de cambio con demasiada lentitud, el Banco Central podría quedarse sin dólares y verse forzado a salir del cepo sin plan y en medio de una corrida, lo que también provocaría un problema.

Por todo ello el acuerdo con el FMI es primero, porque ayudaría con la credibilidad del programa y reduciría el riesgo de quedarse sin reservas.

3. Déficit fiscal

El tercer eje es claramente fiscal. No hay ninguna forma de estabilizar esto si no es con mayor austeridad fiscal.

Se necesita reducir el déficit fiscal lo más rápido posible para frenar la emisión monetaria. En este proceso es posible que se reduzcan subsidios económicos a las empresas de energía, lo cual se traduciría en más tarifas, de hecho eso está así en el Proyecto de Presupuesto 2022.

4. Deuda del BCRA

El cuarto eje finalmente es el ordenamiento de la deuda del Banco Central.

Con el déficit cuasi fiscal se acerca mucho en tamaño a lo que es el déficit primario del Estado nacional. Por lo tanto hoy Argentina tiene dos motores generadores de emisión monetaria el Tesoro y el Banco Central. Obviamente una parte se esteriliza, pero ésto solo implica patear el problema hacia adelante al costo de agrandarlo.

Difícilmente el Gobierno durante el próximo año ataque todas estas cuestiones de forma integral y las resuelva. Sin embargo, pensamos que el programa económico a partir de las elecciones girará en torno a estas cuestiones aunque sea parcialmente.

Por Fausto Spotorno Director de OJF & Asociados y del INECO de UADE



iprofesional