EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

FYI/ Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación, en CNN Redacción: “La Ciudad está en rebeldía”


 

 

“Si salimos de la alarma, podemos volver a la presencialidad”,  señaló a CNN En Español en el programa CNN Redacción, el ministro de Educación Nicolás Trotta.El funcionario reconoce el federalismo pero afirma que la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza no están cumpliendo la resolución del Consejo Federal de Educación y no solamente el DNU del presidente Fernández.

 


 

Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:

¿Cómo está la presencialidad escolar hoy?

“Argentina tuvo un inicio de ciclo lectivo del más robusto de América latina empezando las clases en un país federal entre los meses de febrero y marzo. Logramos, con protocolos estrictos, después de un 2020 de enorme complejidad para todo el hemisferio sur y para América latina en particular, salvo excepciones como Uruguay que no recibió el impacto de la pandemia en 2020 pero si a fines de 2020 y eso implica que por ejemplo hoy Uruguay tiene presencialidad solo en la ruralidad, todavía no ha podido tener presencialidad en sus escuelas de sus ciudades. Argentina pudo tener un inicio de ciclo lectivo bastante robusto pero en este momento estamos atravesando una segunda ola con realidades dispares. Gran parte del territorio argentino hay presencialidad, pero para poner un ejemplo esta semana se ha tenido que suspender la presencialidad en dos jurisdicciones, San Luis y La Pampa, por una o dos semanas según la jurisdicción. Hoy estamos frente a una situación de complejidad por ejemplo en la provincia de Neuquén, donde probablemente se vaya a tener que suspender la semana que viene la presencialidad porque está muy sobresaturado el sistema sanitario y ha existido un nivel de crecimiento de la curva de contagios. Y en el caso de la región más poblada de Argentina, que es la Ciudad de Buenos Aires y su cordón del Gran Buenos Aires, en lo que es la jurisdicción de la Provincia estamos en esos distritos sin presencialidad en las escuelas y en el caso de la Ciudad de Buenos Aires −no solo incumpliendo el decreto del gobierno nacional sino también una resolución del Consejo Federal que acordamos con todas las provincias− está teniendo presencialidad parcial en la educación inicial y en la educación primaria y menor intensidad en lo que es la educación secundaria.”

 

¿Siguen sosteniendo desde el gobierno nacional la potestad de que el presidente pueda disponer la presencialidad o la virtualidad en los distintos territorios?

“Esa fue la herramienta que se utilizó a lo largo del 2020. En momentos de mucho dinamismo existe en la Argentina la figura del Decreto de Necesidad y Urgencia que es lo que se aplicó docenas de veces el año pasado para regular de manera cambiante la realidad epidemiológica en distintos distritos. El último decreto no es un decreto que prohíbe la presencialidad en un territorio, lo único que hace es establecer zonas: zonas de bajo, medio y alto riesgo donde hay ciertas políticas restrictivas que no incluyen la presencialidad en la escuela y las zonas de alarma epidemiológica que incluyen, además de otras medidas restrictivas de circulación, la suspensión de la presencialidad con indicadores objetivos vinculados a lo que es la capacidad del sistema sanitario y la evolución de contagios. Para ser justos, son indicadores que no son tan estrictos como los indicadores de otros países del mundo que frente a niveles de circulación como los que está teniendo la región metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires han estado en fases de mucha más restricción incluyendo la suspensión de clases. Pero más allá de ese DNU, nosotros aprobamos en el Consejo Federal −en un país federal como el nuestro en que están todas las jurisdicciones− esa misma organización que es la que están aplicando todas las provincias, como la provincia de La Pampa y San Luis −que están suspendiendo la presencialidad− y fue acompañado por 22 de las 24 jurisdicciones educativas. Y como se logró una mayoría especial, la Ley Nacional de Educación dice que esto es una norma para todo el territorio argentino incluyendo la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Mendoza que no están cumpliendo esa resolución.”

 

¿La Ciudad de Buenos Aires está en rebeldía?

“Está en rebeldía y nosotros compartimos con la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Mendoza la enorme trascendencia de la presencialidad en las aulas pero nuestra marcada diferencia se vincula a que con los indicadores que se tienen de un sistema sanitario saturado y de un nivel de contagios que a partir de las últimas medidas restrictivas ha disminuido en las últimas semanas pero no lo suficiente para recuperar la presencialidad, están incumpliendo la normativa. Pero a pesar de que hoy hay una normativa educativa vigente nuestro gobierno ha enviado al Congreso Nacional una ley que incluye y refleja en parte lo que plantea el Decreto de Necesidad y Urgencia no en cuanto a una atribución para el Poder Ejecutivo Nacional sino para parámetros objetivos que nos permitan, en un país federal, ser conscientes de que lo que pasa en un distrito afecta a otro porque el virus no conoce de límites territoriales. Y si en una jurisdicción −y esto ocurrió en muchos países del mundo− no se adoptan ciertas medidas restrictivas, la curva de contagios no crece de manera exponencial, eso termina irradiando en el resto del territorio. Hay otros países que son unitarios, como puede ser Uruguay o Chile, donde hay mucho del Estado nacional en estas decisiones, en nuestro países hay que concertar más porque somos un país federal.”

 

¿Recomendaría seguir con estas mismas restricciones al presidente Fernández?

“Nos queda un tercio del plazo, que no es poco, creemos que pueden seguir mejorando los indicadores, que han mejorado objetivamente y han sido mucho más positivos en la provincia de Buenos Aires que en la Ciudad de Buenos Aires. Hoy eso hablaba con nuestra ministra de Salud. Queremos ver la evolución en los próximos tres o cuatro días. No es una cuestión de deseo, siempre queremos la presencialidad. Lo que nosotros tenemos que observar es que si ya salimos de la situación de alarma epidemiológica y estamos en situación de alto riesgo vamos a poder recuperar la presencialidad que nosotros denominamos administrada como ha ocurrido en Rosario, que estuvo suspendida la presencialidad por una semana pero como lograron robustecer el sistema sanitario pudieron salir de esa ubicación y recuperar de manera presencial las clases. Esto implica una mirada semana a semana.”

 

 

¿Pueden suspenderse o acortarse las vacaciones?

“Para nosotros es un punto central. Hoy estamos en una doble excepcionalidad en este 2021 porque seguimos transitando la pandemia, estamos con protocolo, ningún niño volvió a la plena presencialidad de antes de la pandemia. Es un año de recuperación de aprendizajes, que quedaron pendientes y truncos. No renunciamos a los aprendizajes ni a la calidad educativa. Por eso desarrollamos la política de la unidad pedagógica: lo que quedó pendiente lo estamos dando este año. Y si hay que reorganizar el ciclo lectivo 2022 lo vamos a hacer. Y si tenemos que restringir o regresar antes como ocurrió en muchas jurisdicciones, lo vamos a hacer.”