EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ANTE LA REFLECCIÓN Y LA ACCIÓN

El cúmulo de adversidades que hoy ensombrecen el cielo y horizonte de la Argentina debe llamarnos a la reflexión sobre que nos pasa y que hacemos para revertir este acelerado proceso que nos esta conduciendo a un destino del que no hay retorno


Hoy la inversión en la Argentina dejo de ser de riesgo para hacer lugar a la temeridad, que puede alcanzar a la irresponsabilidad, no en el caso de los Fondos Buitres que adquieren títulos públicos en default, un gran negocio judicial a largo plazo extremadamente lucrativo y seguro, la experiencia así se lo indica ¿Porque decimos esto? En los negocios la incertidumbre financiera se denomina riesgo es decir es “especulación”, Keynes denominaba a la “especulación” como la actividad de pronosticar la psicología del mercado. En nuestro país no existe incertidumbre sino todo lo contrario “certeza” ¿Certeza de que? De: una sociedad que se encuentra en un estado de anomia que con innato fatalismo, indiferencia, ignorancia, asiste y contempla la materialización de la tarea de demolición de las pocas y débiles estructuras que aún subsisten de un estado agónico conducido por un gobierno de ineptos y algunos dirigentes de organizaciones sociales, gremiales, empresarias y de la justicia a quienes solo los une el común denominador del cinismo y la extrema corrupción.


Enumerar los hechos y actos que motivan esta catástrofe es innecesario, son por todos conocidos, simplemente se reflejan en un continuo estado de inflación que genera más pobreza, quiebras de empresas, desocupados, inseguridad personal y jurídica, desatención y pauperización de la educación y ahora se suma la enfermedad y la muerte.


Los últimos acontecimientos solo ponen de manifiesto la irresponsable actitud de un Presidente que con amigable desenvoltura y simulada candidez, un día hace o dice algo, del que al otro se desentiende o desdice, esto se magnifica y adquiere mayor gravedad cuando esta actitud se concreta con los gobernantes de diversos países amigos.


Cuando retira su apoyo a la demanda por los delitos de lesa humanidad que el Grupo de Lima interpuso contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya que se fundamenta en el Informe de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentado en Ginebra el 4 de julio de 2019 por “ la Alta Comisionada Michelle Bachelet, quien visitó Venezuela del 19 al 21 de junio, Del mismo se desprende que ha documentado 66 muertes durante las protestas realizadas de enero a mayo de 2019, de las cuales 52 son atribuibles a las fuerzas de seguridad del Gobierno o a los colectivos (grupos armados civiles progubernamentales)”

“En 2018 el Gobierno registró 5.287 muertes, supuestamente por “resistencia a la autoridad”, en el curso de esas operaciones. Entre el 1 de enero y el 19 de mayo del presente año, otras 1.569 personas fueron asesinadas, según las estadísticas del propio Gobierno. Otras fuentes apuntan a que las cifras podrían ser muy superiores. El informe indica también que, hasta el 31 de mayo de 2019, había 793 personas privadas arbitrariamente de libertad, entre ellas 58 mujeres, y en lo que va de año 22 diputados de la Asamblea Nacional, incluido su Presidente, han sido despojados de su inmunidad parlamentaria.”



Esto también se evidencia en la magnitud del flujo migratorio venezolano que en la región solo es comparable con el sufrido por los cubanos durante el régimen castrista, se estima en más de 5 millones de venezolanos quienes abandonaros su país, de los cuales según datos oficiales al año pasado se refugiaron en nuestro país 165.688, pero según diversas fuente podría alcanzar a más de 300 mil refugiados.

La magnitud a nivel mundial de esta calamidad migratoria humana deja en evidencia la necedad de quienes admiran, alaban, buscan y pretenden que tomemos ejemplo de este régimen al igual que del cubano su inspirador y guía.

Simultáneamente Argentina vota en contra del Estado de Israel en la ONU, cuando solo se defiende de los ataques terroristas de Hamas. Apoya y se asocia con Rusia y China donde los derechos humanos son solo un sofisma. Desde el kirchnerismo y el Instituto Patria por sus devaneos ideológicos y dogmáticos se insiste en el no pago de los vencimientos de nuestras deudas con el Club de Paris y al FMI, significando esto un nuevo default, con las lógicas y previsibles consecuencias que esto conlleva.

El monumental déficit fiscal por los desmanejos de la hacienda publica, que motivan una desordenada emisión monetaria, que se traduce en incontrolable inflación, la crisis sanitaria acrecentada por la falta de vacunas ya fuera atribuida a imprevisión o motivos más obscuros eventualmente punibles por los insondables acuerdos en la compra de vacunas, esto elevó la cantidad de enfermos y muertos, el malestar social que puede transformarse en descontrol social y llevarnos a episodios similares a los acontecidos en Chile o ahora en Colombia, con consecuencias imprevisibles.


En definitiva, este cúmulo de actitudes irracionales solo puede definirse benévolamente como de idiotez, dado a que sistemáticamente caemos en los mismos errores y hábitos que nos arrojaron a esta trágica situación. ¿No llego la hora de recuperar el buen sentido? ¿Cómo? Volviendo a las reglas, normas y conductas de moral, ética, honestidad y trabajo que nos supieron enseñar e inculcar nuestros padres y la escuela de Sarmiento, rescatando el amor a la Patria hoy perdido, tratando de emular a nuestros próceres de mayo y la generación del ochenta que con su proceder, talento, desinterés, valentía y desprendimiento hasta de dar sus fortunas e inclusive la vida, supieron dar forma, grandeza y postigo a la Argentina.


¡No dudemos! ¡En nosotros, en nuestra inteligencia, en nuestra honestidad, en nuestra convicción, en nuestra actitud y voluntad esta la respuesta!


Diego Lo Tártaro Presidente IADER.