EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Amistades peligrosas El panadero procesado por evasión que es asesor de Máximo Kirchner en la ley de Biocombustibles

 Se trata de Juan Carlos Bojanich, quien forma parte del Grupo Midas, dueño de numerosas salas de juego, que habrían evadido más de 200 millones con sobrefacturaciones y facturas apócrifas. Es panadero y tiene millones invertidos en biodiésel.


Semanas atrás, el oficialismo representado por Máximo Kirchner, presentó un nuevo proyecto de ley para la promoción y fabricación de biocombustibles. La iniciativa propone una vigencia para el nuevo régimen hasta el 2030, con la posibilidad de ser prorrogado por cinco años, y establece como autoridad de aplicación a la secretaría de Energía.

Tal vez, lo más relevante de la propuesta del Frente de Todos son los 7.500 millones de dólares que se esconden detrás de la nueva ley. De ellos, 6.000 millones de dólares corresponden a los que el estado dejó de recaudar desde el 2006 a la fecha, por desgravar del impuesto a los combustibles la utilización del biodiésel y el bioetanol, derivados de la soja y del maíz respectivamente. Los 1.500 millones de dólares restantes serían los que el Tesoro dejó de percibir mediante derechos de exportación o retenciones, por usar en el mercado interno lo que podría haber sido vendido al exterior.

Según fuentes cercanas a Máximo Kirchner, detrás de la iniciativa del hijo de la ex presidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández se esconde uno de sus principales asesores en la materia: Juan Carlos Bojanich.

Por insólito que parezca, Bojanich comenzó su carrera empresarial como socio en una panadería en Bahía Blanca, que abastecía a la base naval de Puerto Belgrano. Luego de sumar varias sucursales, fundó su propia cadena de panaderías La Nueva Sirena, que actualmente mantiene sus sucursales.

A comienzos de los 90 incursionó en el mundo del juego, invirtiendo una suma multimillonaria para abrir el bingo Bahía, del que participa como accionista mayoritario. En el 2000 se vinculó con Jorge Pereyra, del Grupo Midas, quien recientemente fue procesado tras ocho allanamientos en simultáneo organizados por la AFIP por presunto lavado de dinero y evasión al fisco.

Casualmente, Bojanich también fue procesado por los mismos delitos, junto a Osvaldo del Caño, accionista del mismo grupo de inversores, Sebastián Jorge Pereyra, hijos del dueño del Bingo de Húrlingham, Rubén Darío Firpo y el ex concejal de San Miguel, José Luis D’agata, todos integrantes del Grupo Midas.

Según la Justicia, todos fueron coautores responsables de los delitos de evasión reiterada al impuesto a las Ganancias a través del presunto uso de facturaciones apócrifas y sobrefacturaciones. En total, habrían evadido más de 200 millones de pesos.

Pese a que fuentes cercanas a Máximo Kirchner lo sitúan como uno de sus principales asesores en relación a la nueva ley de Biocombustibles, Bojanich ingresó al rubro recién en el año 2012, cuando se construyeron las plantas Bío Bahía y Bío Ramallo. Sin embargo, creció con una notable rapidez. Hoy tiene otras cuatro plantas, la Biobín en Junín, la Biocorba, Biobal y Refinar, éstas últimas en Ramallo. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)