EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

OBRAS ELÉCTRICAS PARA EL AMBA Negocian con China financiamiento por US$ 800 millones para obras en la red eléctrica de Buenos Aires

 El subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, adelantó para Econojournal que el gobierno está negociando con distintas empresas chinas el financiamiento para realizar obras eléctricas para el Área Metropolitana de Buenos Aires. Este año podrían cerrar el contrato.

El gobierno está negociando con China el financiamiento para obras de transmisión eléctrica en la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). El monto que estipula el Poder Ejecutivo que demandará el préstamo externo para estas obras será de entre 700 y 800 millones de dólares.

Estamos negociando con distintas empresas chinas para reforzar el anillado de 500 kV y la conexión del AMBA con el sistema interconectado”, así lo confirmó en una entrevista con Econojournal el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, quien también explicó que habrá una segunda parte del plan de obras eléctricas para el AMBA.

También remarcó que “si bien el plan no va a dar mayor capacidad en términos de transporte, sí va a aportar mayor confiabilidad por el desequilibrio que trajo la instalación de generación térmica en la zona metropolitana. Este plan de obras en realidad es una respuesta a esos desequilibrios para mantener al sistema con el nivel de confiabilidad necesario para que actúe”.

En los hechos, se trata de la continuidad del Plan Federal de Ampliación de Transporte, que quedó trunco en los últimos años. Basualdo subrayó que desde el Consejo Federal de Energía Eléctrica están trabajando en lo que formalmente denominó “Plan Federal 3”, que cuenta con líneas de 500 kV y de 132 kV.

-Usted asumió el cargo en octubre de 2020, tras el período fallido de 11 meses de Sergio Lanziani al frente de la Secretaría de Energía. ¿Qué escenario encontró?

-Cuando llegamos en octubre de 2020 lo primero que encontramos es que toda la actividad de obras, que es muy importante en la Secretaría, sobre todo la vinculada a la ampliación de transporte, pero también relacionada a obras de distribución de media y baja tensión, estaba paralizada porque durante los cuatro años del gobierno de Macri no se impulsó. No solo no se impulsaron obras, sino que aquellas que estaban en ejecución se paralizaron. El primer desafío para la gestión fue empezar a recomponer una ecuación económico-financiera de esas obras para renegociar con las contratistas y que se terminen. En este sentido, durante este año vamos a tener varias inauguraciones en obras de alta y media tensión.

-El Plan Federal de Ampliación de Transporte quedó trunco. ¿A través de qué tipo de mecanismos se pueden activar ese tipo de obras?

-Las que están en ejecución las estamos reactivando. Entre mayo y octubre de este año vamos a hacer inauguración de obras importantes en 500 kV. Y, luego, lo que estamos trabajando desde el Consejo Federal de Energía Eléctrica es un plan de obras. Es un Plan Federal 3, que es de 500 kV como de 132 kV, financiado, en parte con el cargo del Fondo Nacional de Energía Eléctrica, y -obviamente- estamos trabajando para conseguir financiamiento externo que nos permite darle mayor empuje a ese plan de obras.

– ¿Algún organismo multilateral?

-Estamos hablando con todos, incluso estamos hablando también con distintas empresas chinas en proyectos de ampliación de transporte en el Área Metropolitana, que no se hizo o se hizo poco durante las últimas dos décadas y es realmente necesario teniendo la perspectiva de demanda que hay en el Área Metropolitana y obviamente también incorporando obras para todo el país.

-Cuando dice que es necesario reforzar el anillo metropolitano, ¿a qué obras se refiere concretamente?

-Tenemos dos planes de obras: AMBA 1 y AMBA 2. El AMBA 1 lo estamos negociando con distintas empresas chinas para reforzar el anillado de 500 kV y la conexión del AMBA con el interconectado. Esto, si bien no va a dar mayor capacidad en términos de transporte, sí va a dar mayor confiabilidad por el desequilibrio que trajo la instalación de generación térmica en la zona metropolitana. Este plan de obras en realidad es una respuesta a esos desequilibrios para mantener al sistema con el nivel de confiabilidad necesario para que actúe.

– ¿Tienen algún plazo?

-El plazo va a estar definido por el acceso al financiamiento. Si en las negociaciones nos va bien, este año podríamos cerrar el contrato financiero para avanzar automáticamente con el plan de obras. En espejo, vamos a desarrollar las mismas negociaciones para el plan del AMBA 2 y obviamente del Plan Federal de Transporte 3.

– ¿Hay algún proyecto que sí o sí tienen que hacer?

-Sí. Justamente, otras de las herencias del gobierno de Macri fue la política de renovables en donde nosotros nos encontramos con 201 proyectos de las distintas rondas que se lanzaron, pero con más de la mitad con serios problemas de ejecución y avance físico y financiero. En este sentido, lo que estamos apuntando es a limpiar ese universo de proyectos porque están ocupando disponibilidad de transporte, con lo cual imposibilitan la entrada de otros proyectos y porque -además- no están avanzando. En la medida en que los proyectos no avancen vamos a ir ejecutando las garantías e ir generando un camino de salida de manera tal de consolidar a los que están avanzando y, luego, abrir la oportunidad de lanzar un plan nuevo, obviamente reconociendo la situación crítica que impuso la pandemia. Ese plan nuevo va a estar determinado por el costo del financiamiento, que hoy es demasiado elevado como para pensarlo inmediato.

La secretaría de Energía entabló el diálogo con empresas chinas y de otros países. ¿Cuál es el monto de inversión para las obras planificadas?

-Estamos armando esquemas de obras, el AMBA 1, el AMBA 2 y un esquema federal de obras eléctricas. Cada paquete de obras tiene un monto aproximado entre 700 y 800 millones de dólares. Estamos negociando el financiamiento para esas obras.

-En cuanto al mallado de las redes de distribución de Edenor y Edesur, de competencia nacional, ¿cómo hace para que mientras se define un instrumento con el fin de que el Estado financie parte de la operatoria del sector de distribución y se precisa la cuestión tarifaria no queden atrás las obras que hay que seguir haciendo por la baja calidad de las redes?

-En el caso de Edenor y Edesur, el ENRE y la subsecretaría están negociando un acuerdo de transición tarifaria por dos años, tal cual lo establece el decreto 1020/20 de Alberto Fernández. En las negociaciones se instituyen los niveles de inversión que se deben garantizar y la calidad del servicio correspondiente. Con lo cual dentro de ese acuerdo de transición está bien especificado el nivel de calidad y el nivel de inversión que deben realizar las concesionarias. Esos acuerdos no están cerrados. Esta semana es la última en términos de ventana de negociación ya que la intención de nuestro gobierno es cerrar el tema en abril y que en mayo sea una etapa superada.




econojournal