EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El dinero ético busca en los huracanes su encaje financiero y social tras fallar con las pandemias

 

Los bonos de catástrofe se enfrentan a sus propios demonios tras fracasar con el ébola y el Covid-19. El cambio climático les traerá nuevas oportunidades


Los bonos de catástrofe son el próximo reto (y oportunidad) para la inversión socialmente responsable tras fracasar en la financiación de la lucha contra las pandemias de coronavirus y ébola.

Esta deuda, que asegura contra desastres naturales como huracanes, terremotos y volcanes gana ahora enteros entre los inversores que buscan blandir sus credenciales éticas. 

Los defensores de estas referencias dicen que se ajustan a los requisitos de la inversión responsable porque brindan ayuda humanitaria y distribuyen el costo de la protección.

Ellos forman parte de un nicho específico en un mercado global en auge, el de la deuda social, que financia proyectos para ayudar a la sociedad gracias a la proliferación de nuevos tipos de activos financieros. 

Las ventas récord de deuda social en la Unión Europea han ayudado a que las ofertas éticas representen más de uno de cada cinco euros invertidos en bonos este año, de acuerdo con datos de Social Investor, el portal español especializado en finanzas ESG.

Los bonos de catástrofe se reivindican

"La financiación de contingencia para desastres es una herramienta muy importante para la sociedad", proclama Joanna Syroka, aseguradora senior y directora de nuevos mercados en Fermat Capital Management.

"Hemos visto un aumento en las consultas de los inversores minoristas que desean comprender lo que significa la ESG en valores vinculados a seguros".

Hasta ahora, la emisión de bonos para catástrofes asciende a 36.300 millones de dólares, según datos recopilados por Bloomberg. 

Se trata de una gota en el océano de un mercado de deuda ética que vale más de dos billones de dólares. 

Sin embargo, el potencial de inversión aumenta a medida que los activos netos de los fondos ambientales, sociales y de gobernanza en Europa crecieron un 37% el año pasado hasta los 1,2 billones de euros.

Mientras, los fondos convencionales crecieron menos del 5%, según un informe de la patronal European Fund and Asset Management Association.

Los bonos de catástrofe se popularizan por sus altos rendimientos

Los bonos de catástrofe son populares, habitualmente, entre aquellos inversores que buscan rendimientos más altos y no correlacionados con otros activos. Aprovechan, de este modo, la demanda general de inversiones ESG.

Por ejemplo, por primera, la Cruz Roja danesa vendió la semana pasada tres millones de dólares en bonos para proporcionar un seguro específico contra erupciones volcánicas.

"Estar preparado para emergencias no solo recoge un claro compromiso, sino que también demuestra de manera impresionante que el mercado de capitales puede estar a la altura de su responsabilidad social a través de estos bonos", explica Nico Rischmann, cofundador de Plenum Investments. 

Él invirtió a título individual en el "bono volcán" de la Cruz Roja danesa.

David Howden, director ejecutivo de Howden Group Holdings, que intermedió en la operación, describe el producto como un "servicio humanitario". Y defiende que replicar la estructura de bonos en otras áreas sería "beneficioso para el mundo".

El fracaso en la lucha contra las pandemias

La innovación en bonos de catástrofe será bienvenida, siempre que esté bien pensada y estructurada.

Y es que el mercado ha sido ampliamente criticado los últimos meses por no desviar el dinero lo suficientemente rápido para combatir las oleadas mortales de ébola y Covid-19.

"Muchos inversores no son conscientes de los diferentes elementos de la maquinaria que deben funcionar correctamente para obtener resultados socialmente positivos", admite Glen Yelton, director de estrategia de clientes de ESG para Norteamérica en Invesco. 

"Los bonos de catástrofe respaldan una cobertura asequible y esa función será cada vez más importante debido al futuro impacto del cambio climático". 


● Con datos de Tasos Vossos (Bloomberg News)


finanzas.com