EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Aprietes y extorsión El polémico “Lagarto” Olmedo busca volver a la actividad gremial

 Juan “Lagarto” Olmedo es reconocido en la zona sur del conurbano bonaerense por su escasa propensión a atenerse a las leyes. En prisión comenzó su pasión por el evangelismo, y ahora se autoproclama pastor y comanda su propia iglesia.

El “Lagarto” Olmedo creció en Los Eucaliptos, una peligrosa villa de Quilmes, y todavía hoy frecuenta su pago chico, aunque en camioneta 4×4 y custodiado por ex policías que cumplen la función de “seguridad personal”.

En su antiguo barrio, además, se presenta como una especie de “mesías” que ayuda a los necesitados, les da trabajo en la construcción y los vecinos le agradecen yendo a su iglesia. No son pocas las veces que, como pago a su colaboración, pide que lo acompañen como “fuerza de choque” en su accionar gremial. 

Olmedo comenzó a hacerse conocido cuando, allá por el año 2012, la patota que el comanda protagonizó una batalla campal contra la seccional de Lomas de Zamora, dirigida por Walter “Lobizón” Leguizamón. En dicha oportunidad, hubo siete heridos, cincuenta y tres detenidos, autos quemados y negocios destrozados. Un año después, integró el Frente Renovador con el objetivo de convertirse en el nuevo intendente de Florencio Varela. Se postuló a concejal y a diputado provincial por la tercera sección a través del partido UNA. Finalmente, ingresó al Concejo Deliberante y fue secretario General de la UOCRA seccional Quilmes, cuya jurisdicción se extiende hasta Berazategui y Florencio Varela. 

En un momento, comenzaron a surgir duros cuestionamientos sobre su administración en la seccional, por lo que el secretario General de la UOCRA a nivel nacional, Gerardo Martínez, le pidió que tome una decisión: defiende los derechos de los trabajadores o se ubica de la vereda de enfrente, junto a los empresarios, debido a que es dueño de una empresa de transportes y catering de nombre “Evanecer” que usufructuaba dentro del gremio para beneficio meramente personal. Luego de ello, Olmedo se enteró que la Justicia estaba detrás de él justamente por este tema y, ante la presión de Martínez, decidió renunciar.

Olmedo, ya fuera de la UOCRA, sigue ejerciendo presión a las empresas de construcción que trabajan dentro de la jurisdicción de la seccional para que accedan continuar vendiendo su catering y alquilando sus máquinas, combis y camiones.

No obstante, para tratar de regularizar la situación de la UOCRA seccional Quilmes, fue designado como su sucesor Diego Giménez, pero éste y su comisión fueron intimidados por los delegados que respondían a Olmedo, que además se dedicaron a neutralizar permanentemente sus intenciones de normalizar la seccional. Debido a ello, la secretaria de Organización de la UOCRA nacional decide la intervención de la misma.

Como consecuencia, el 14 de noviembre de 2019 asumió como interventor Miguel Ángel Rojas, en condición de delegado a cargo designado, junto con sus dos colaboradores, Saravia y Basan

Ese mismo día, además de ser amenazados de muerte por la patota del “Lagarto” Olmedo, fueron lesionados Sergio Giménez (secretario General Adjunto), Javier Peralta (secretario de Organización) y Guillermo Aguilera (delegado de Personal en CMC, empresa tercerizada por AYSA). 

A raíz de esta situación, Rojas decidió trasladar las instalaciones de la seccional a las calles San Martín y Matienzo, Quilmes. Cabe mencionar que gran parte de la patota de Olmedo integran una agrupación gremial llamada “22 de Abril".

El 20 de marzo del 2020 llegó la pandemia y Rojas, al no poder darle respuestas a las exigencias de esta agrupación, los invitó a una reunión dentro de la sede gremial. Mientras esperaban a RojasSaravia trataba de convencer a Guillermo Aguilera (delegado de Personal de CMC) sobre la entrega de una obra que se encontraba en actividad y con una duración de cuatro años, proponiéndole a cambio beneficiarlo cuando se presenten elecciones nuevamente, ya que, según SaraviaOlmedo era el único que podría ganarlas. Rojas nunca llegó a la sede y los alineados con Olmedo decidieron quedarse a esperarlo, pasando la noche en el lugar.

Rojas fue a la obra social del gremio, sita en San Martín 724 de Quilmes y le pidió a Alfredo Giménez (hombre de Olmedo) que le trasmita al mismo que lo ayude a desalojar la sede.

Olmedo accede e inmediatamente y convoca a los delegados que le responden para que sacaran a todo el personal de las empresas donde trabajan y los llevaran a la puerta del gremio, con el propósito de provocar un enfrentamiento entre los obreros allí presentes. Los ocupantes de la sede se retiran, custodiados por la Policía Bonaerense. A partir de ese momento Rojas deja de manejarse a través de la agrupación 22 de Abril y comienza a responder directamente a Olmedo.

Posteriormente, Rojas arriba a AYSA, elogiando a Olmedo y nombrando de manera irregular nuevos delegados que responden al mismo, y comienzan las amenazas e intimidaciones dentro de la planta contra los delegados que se oponen a dicho accionar.

El 22 de junio de 2020, se presentan en CMC, AyalaMiñoNazarElrrichTrinidad y Basan y no encuentran a Guillermo Aguilera, a quien no podían convencer de alinearse a las filas de Olmedo.

Tres días después se reactiva la obra con protocolo COVID-19 y Aguilera le pide al ex dirigente Javier Peralta que lo acompañe, pues temía por su vida, ya que el jefe de obra, Pablo Guevara, le había comentado que iba incorporar a AyalaMiño y compañía por orden de Rojas, violando así los estatutos y convenio 76/75 del gremio.


Lesiones que recibieron delegados y obreros que trabajan en AYSA.

Lesiones que recibieron delegados y obreros que trabajan en AYSA.

Alrededor de las 7.30 de ese mismo día, unos 200 hombres, muchos fuera de sí por el presunto consumo de estupefacientes y alcohol, salen del obrador lindero (San José), empuñando varillas afiladas y gomeras, y comienzan a arrojar piedras. Agreden al personal, a los vehículos y a todo tipo de bienes sin mediar palabra. Algunos de los amedrentados se refugian dentro de las instalaciones de AYSA y otros corren a la Rivera.

Los agresores derrumban el portón de AYSA e ingresan al predio a viva voz de “los vamos a matar", “traidores a Juan Olmedo”, localizando a Guillermo Aguilera a quien pinchan, linchan, rompen su dedo y lo dan por muerto. Posteriormente buscan a Javier Peralta pero no lo encuentran.


Lesiones que recibieron delegados y obreros que trabajan en AYSA.

Lesiones que recibieron delegados y obreros que trabajan en AYSA.

Amenazan a todo el personal que se cruza en su camino y destruyen la camioneta de Guillermo Aguilera y de Javier Peralta, ambas estacionadas dentro del predio.

A partir de ese momento, Guillermo Poletti (abogado de la UOCRA seccional Quilmes y de Olmedo, además concejal de Florencio Varela por el Frente Renovador), conjuntamente con Jorge Leiva (ex comisario exonerado por la policía de Buenos Aires y custodio personal de Olmedo), salen a tapar los sucesos. Se apersonan en el obrador de AYSA tratando de hablar con el comisario a cargo, luego se dirigieron a la comisaría octava de Quilmes. Mientras tanto, Aguilera estaba en grave estado en la clínica Bernal y Peralta retenido en una delegación policial en resguardo de su seguridad. Sobre Guillermo Poletti, se sabe que pretende ser candidato a intendente por Florencio Varela en las elecciones de 2023, acompañado por Olmedo como candidato a primer concejal.


Patota de Olmedo en los incidentes en AYSA.

Patota de Olmedo en los incidentes en AYSA.

Patota de Olmedo en los incidentes en AYSA.

En la seccional policial los agresores hicieron falsas denuncias, sin saber que fueron filmados por personal de la obra. Aguilera Guillermo, víctima de los acontecimientos, recién el 29 de marzo de 2021 fue citado a declarar bajo los efectos originados por los trastornos psicológicos y físicos que todavía mantenía por lo sucedido. En tal sentido, muchos delegados fueron obligados a renunciar a su trabajo por estos agresores que responden a Juan Olmedo.

En diciembre, Olmedo hace su aparición dentro del predio de AYSA Bernal, en los obradores de CMC y San José, llevando grupos de cumbia como “Los del fuego” y “Mario Luis”, entre otros.

En dicha ocasión, trata de encontrarse con varios funcionarios nacionales, incluida la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; y los directivos de la obra, quienes ese día se harían presentes en el lugar. Ofuscado porque nadie lo atendió, quiso arremeter contra desocupados que querían pedir trabajo, colocando en el camino a la entrada del predio, sobre la avenida Espora, un centenar de hombres visiblemente drogados y alcoholizados y armados con facas, puntas, escudos, lanzas y gomeras.

Posteriormente, custodiado por Leiva y Poletti, el “Lagarto” hace ingreso a AYSA y en un discurso (grabado por cámaras de celulares de los obreros), admite ser el responsable intelectual de los incidentes sucedidos en ese organismo, aclarando que el propósito de todo ello es volver a ser el secretario General, ya que piensa triunfar en las próximas elecciones. De esta manera dejó en evidencia su participación en los hechos y su intención de asesinar a Guillermo Aguilera y Javier Peralta.


Denuncia presentada por las víctimas ante la Justicia y acta de notificación de Javier Andrés Saravia.

En otro orden, el 24 de marzo de este año, una camioneta que transportaba mercaderías pertenecientes a Olmedo a través de la empresa Trans Terra RC SA colisiona con una patrulla policial de Florencio Varela. La camioneta en cuestión era conducida por un sobrino de Olmedo, por lo que él y patota acuden rápidamente al lugar y retiran al mismo para que no lo sometan a prueba de alcoholismo y estupefacientes. Allí, los policías no actuaron en consecuencia, dejando proceder a Olmedo a su gusto. 

A pesar de este extenso historial, el empresario y dirigente político devenido en pastor evangelista, presunto defensor de los derechos de los trabajadores de la construcción, se sigue moviendo impunemente a lo largo y ancho del conurbano bonaerense, aunque su poder llegaría a distintos rincones de las provincias de Santa Fe, Chaco y Salta, cerrando negocios irregulares bajo presión gremial. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)