EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las profundas razones por las que la gente sufre

 Tanto la medicina tradicional china como la occidental tienen explicaciones para las causas de diversas enfermedades, pero muchas culturas también creen que existen razones más profundas por las que las personas padecen enfermedades. En Oriente, existe la creencia de que las relaciones de yeli dictan que el bien se recompensa y el mal se castiga. En Occidente existe el dicho: «Cosechas lo que siembras».

Tanto la cultura oriental como la occidental han notado la causa y el efecto de las acciones de las personas que tienen como resultado diferentes consecuencias y destinos. Como podemos ver en los tres ejemplos siguientes, eso ha sido cierto desde la antigüedad hasta hoy.

Una historia de la dinastía Qing

Xiao Dou Peng (El dosel de frijoles pequeños) es una colección de novelas cortas de la dinastía Qing. Una historia trata sobre la abuela de Li Kejiu, quien pudo hablar tres días después de su nacimiento y le contó a su familia sobre su vida anterior.

En su vida anterior, ella era un hombre de apellido Chen. Como magistrado en el condado de Hongdong, provincia de Shanxi, Chen gobernaba con mano de hierro y disfrutaba torturando a la gente. Cuando aún era joven, se cayó de su caballo y murió. Después de su muerte, conoció al Rey del Infierno en el inframundo y fue sentenciado a renacer como mujer en su próxima vida con una esperanza de vida de 23 años. Durante esta nueva vida, se esperaba que Chen sufriera para pagar los pecados de su vida anterior.

Cuando la abuela de Li (la reencarnación de Chen en esta vida) tenía unos 7 años, un funcionario de apellido Wang pasó por su casa. Ella lo reconoció como uno de los estudiantes que tomó el examen imperial para convertirse en oficial con ella en su vida anterior. Los dos conversaron sobre muchas cosas que hizo en su vida pasada como Chen. Wang sabía que Chen era bueno pintando y le pidió que pintara algo. Pero sus manos estaban discapacitadas en esta vida y ya no podía pintar.

A medida que fue creciendo, contrajo diversas enfermedades que le dejaron cicatrices permanentes en el rostro y un tumor en el cuello.

Su marido la maltrató, sufrió mucho y murió de una hemorragia masiva a los 23 años.

Parálisis y tuberculosis del hueso

Edgar Cayce (1877-1945), un profeta estadounidense, fue uno de los clarividentes estadounidenses más famosos. Pudo diagnosticar personas bajo hipnosis y pudo ver las causas fundamentales de sus enfermedades. A lo largo de su vida, Cayce examinó 14.306 casos y descubrió que las enfermedades fueron causadas por las malas acciones de las personas en el pasado. Cuando las personas cometieron malas acciones, acumularon mucho yeli, que los acompañó en sus reencarnaciones y no pudieron evitarse ni sacudirse, tenía que ser reparado.

Un ejemplo fue un joven que se rompió la espalda en un accidente automovilístico a la edad de 16 años. Como resultado, quedó paralizado de la quinta vértebra hacia abajo y en silla de ruedas. A los 23 años, su madre le pidió a Cayce que interpretara la causa de su enfermedad.

Bajo hipnosis, Cayce trazó las vidas pasadas del joven paralítico. En una de ellas, fue soldado en el Imperio Romano cuando los cristianos fueron perseguidos. Disfrutaba viendo la tortura de cristianos y también participó en ella. Debido a que reprimir a los creyentes rectos creó yeli (karma pecaminoso), él cargó con la deuda de yeli en su reencarnación a esta vida. Ninguna cantidad de buenos médicos, tratamiento o rehabilitación podría curarlo en esta vida.

En otro caso, una niña sufría de tuberculosis en la cadera y tenía fuertes dolores. Cayce examinó sus vidas pasadas y vio que una vez fue una aristócrata en el Imperio Romano cuando reinaba Nerón. Nerón ordenó que los cristianos fueran arrojados a la arena y destrozados por los leones. Cuando vio a una joven siendo atacada por los leones a causa de su fe, se rió sin piedad, complaciéndose con el sufrimiento de los mártires. Su tuberculosis de los huesos en esta vida fue su castigo por burlarse del sufrimiento de los cristianos en esa vida.

La confesión de un hombre vicioso

La persecución religiosa continúa hasta el día de hoy. Falun Dafa (también conocido como Falun Gong), un sistema de ejercicios y meditación basado en los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, por ejemplo, ha sido perseguido por el partido comunista chino (PCCh) desde 1999. Como resultado de la propaganda difamatoria masiva del PCCh, muchos chinos son hostiles hacia los practicantes de Falun Dafa.

Un informe en el sitio web de Minghui hablaba de un hombre que sufría un derrame cerebral, atrofia cerebelosa y corea. Tenía un gran dolor y no podía cuidarse solo. En el artículo, confesó que todo esto se debió a los pecados que él mismo generó.

Nacido en 1952, el hombre era un adolescente cuando comenzó la Revolución Cultural en 1966. Influido por el odio y la rebeldía fomentados por el movimiento, se volvió vicioso e incluso se atrevió a maldecir y golpear a su propia madre. Después de casarse, abusó físicamente de su esposa. No ayudó a criar a los niños ni a hacer las tareas del hogar y continuó golpeando a su esposa y a los niños.

Su esposa estaba tan deprimida que consideró suicidarse muchas veces, pero no podía dejar a sus dos hijos. ¿Qué sería de ellos si ella ya no estuviera allí para protegerlos de su padre abusivo? Continuó trabajando duro para mantener a la familia y criar a los niños. Su esposo gastó sus ingresos en alcohol y cigarrillos, sin aportar nada a las finanzas familiares. No le importaba nadie, peleando constantemente con compañeros de trabajo, vecinos y familiares.

Su esposa más tarde comenzó a practicar Falun Dafa, y solo entonces su vida cambió para mejor y la felicidad regresó a su corazón. Él trató de todas las formas posibles para que ella dejara de practicar. Después de que arruinó sus libros de Falun Dafa en 1998, ella se divorció y se fue con los niños.

Su esposo tuvo su primer derrame cerebral en 2013 y luego un infarto del tronco encefálico. Fue hospitalizado varias veces y terminó discapacitado y necesitó atención constante. Cuando su exesposa se enteró de su lamentable condición, ella y su hija se turnaron para cuidarlo durante cinco años.

En marzo de 2020, notó rigidez en sus extremidades y volvió a tener problemas para tragar. Tenía miedo de sufrir otro derrame cerebral. Su exesposa le contó sobre algunos de los milagros que habían experimentado las personas que practicaban Falun Dafa y lo instó a recitar “Falun Dafa es bueno, Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno”.

El hombre recitó las frases toda la noche y se recuperó a la mañana siguiente. Desde entonces, ha estado recitando las frases a diario. Se arrepintió sinceramente de sus malas acciones pasadas y prometió deshacerse de sus malos hábitos para convertirse en una buena persona.



tierrapura.org