EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las intenciones de la Fed, confusas ante sus políticas monetarias y regulatorias

 La Reserva Federal está causando cierta consternación en los círculos financieros tanto por sus decisiones de política monetaria como por sus acciones regulatorias.

Parece que muchos inversores se están dando cuenta ahora de las implicaciones del cambio de actitud de la Fed en cuanto a la inflación, y no es casualidad que la inflación real parece cada vez más posible.

Los mercados llevan un tiempo pidiendo a la Fed que les dé una señal sobre sus intenciones al impulsar el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense y los inversores se han sorprendido un poco, ya que las autoridades dicen que otras cosas, como el empleo, tienen prioridad.

Pero luego, en el frente regulatorio, la Fed pondrá fin a las ayudas contra el Covid-19 sobre los requisitos de capital, lo que contrarresta directamente sus esfuerzos en política monetaria.

El banco central anunció la semana pasada que permitirá que la exención de los requisitos para el coeficiente de apalancamiento complementario expire según lo previsto el 31 de marzo. La industria había estado presionando para ampliar la exención y confiaba en que esto ocurriría, dada la postura monetaria superacomodaticia de la Fed.

La exención ha permitido a los bancos no contar las participaciones o reservas del Tesoro como activos en la determinación del coeficiente, lo que les permitió aceptar más depósitos y hacer más préstamos.

La Fed dice que revisará el coeficiente, dando a entender que podría cambiarlo permanentemente. Pero si ése es el caso, ¿por qué no extender la exención temporal?

¿Política de la Fed a la deriva?

No tiene mucho sentido para el ciudadano de a pie. Como han señalado numerosos comentaristas, esa medida contradice el impulso de la Fed para un mayor empleo porque obligará a los bancos a reducir su actividad en algún momento.

Además, incluso contradice las preocupaciones en torno a la seguridad y solidez porque, si los activos sin riesgo como los bonos del Tesoro y los depósitos de los bancos centrales cuentan lo mismo que los activos de alto riesgo, ¿por qué no ir a por una mayor rentabilidad?

Las autoridades de la Fed hablan mucho de anclar las expectativas de inflación, pero es la política monetaria de la Fed la que parece ir a la deriva. Algunos analistas hablan incluso de un cambio de régimen.

No hay que mirar demasiado lejos para ver por qué la Fed ha cambiado sus prioridades. Dos senadores demócratas progresistas, el presidente del Comité Bancario Sherrod Brown de Ohio y la miembro del comité Elizabeth Warren de Massachusetts, la han tomado con los bancos y se han opuesto públicamente a ampliar la exención.

Ya es bastante malo que organismos reguladores gubernamentales como la Oficina del Contralor de la Moneda y la Corporación Federal de Seguro de Depósitos dejen que los senadores lleven la voz cantante, pero cuando una Fed supuestamente independiente —que es el principal regulador de los grandes bancos— se doblega sin rechistar, es motivo de preocupación.

En algún momento de este año, el presidente estadounidense Joseph Biden decidirá si vuelve a nombrar a Jerome Powell como presidente de la Fed, por lo que existe la creciente impresión de que Powell quiere al menos evitar soliviantar las cosas innecesariamente.

La gobernadora de la Fed, Lael Brainard, único miembro de la junta afiliada a los demócratas, espera entre bastidores para asumir el cargo de presidenta tras haber aceptado diligentemente que otra persona —su antigua jefa, Janet Yellen—, fuera nombrada secretaria del Tesoro.

El Comité Federal de Mercado Abierto decidió mantener inalterada la política monetaria sin en su reunión de la semana pasada, tal y como se esperaba, y Powell reafirmó el compromiso de la Fed de mantener abierto el grifo de la política monetaria de cara a un futuro previsible, también como se esperaba.

Powell enfatizó repetidamente, cuando se le preguntó, que la inflación tendrá que superar el objetivo del 2% de la Fed algo más que una sobre una base transitoria para que los responsables de la política monetaria consideren posible la implementación de medidas sobre los tipos de interés. Esto, por supuesto, plantea la pregunta de cuánto más o cuánto tiempo tendría que superar la inflación el 2%.

También restó importancia repetidamente a las previsiones de los miembros sobre la inflación o los tipos de interés en el Resumen de Previsiones Económicas, señalando que son previsiones individuales, no un consenso alcanzado en una discusión o debate.

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense o a 10 años de referencia cerró la semana subiendo casi 10 puntos básicos tras la reunión del FOMC y el anuncio sobre los ratios de capital, cerrando la semana en alrededor del 1,73%.

Powell comparecerá dos veces ante el Congreso la semana que viene, junto a Yellen, sobre las ayudas contra el COVID y también comparecerá en un evento del Banco de Pagos Internacionales. Varios otros miembros del FOMC hablarán también, incluyendo al vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, al vicepresidente de regulación Randal Quarles, Brainard, y al presidente de la Fed de Nueva York, John Williams.

Se espera que todos ellos se esfuercen por aclarar la política monetaria de la Fed, pero es muy poco probable que disipen la confusión de los inversores, ya que se limitarán a ser específicos sobre los objetivos de inflación y los tipos.






investing