EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Materias primas Con el repunte de los commodities se espera una nueva racha alcista

 

La clase de activos se beneficia de la demanda de los inversores, que buscan cubrirse del aumento de la inflación. Las materias primas están muy baratas comparadas con las acciones

Después de la llamada década perdida, los precios de las materias primas por fin empiezan a resurgir mientras los inversores esperan la recuperación económica.

Los commodities atravesaron unos años difíciles; se vieron golpeados por el exceso de oferta y, luego, por el temor al efecto económico que tendría la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, ahora los precios se ven impulsados por la esperanza de que en 2021 haya una sólida recuperación post-pandémica que libere la demanda reprimida de productos básicos proveniente de los consumidores y de las industrias.

Inversores ajustan carteras para aprovechar la racha alcista de los commodities

Los precios del petróleo superaron los u$s 60 el barril la semana pasada, mientras que el cobre alcanzó su máximo en ocho años. Un índice amplio de precios de materias primas y otro que mide los metales industriales se apreciaron 17% desde noviembre, cuando Pfizer anunció su vacuna Covid.

Los precios de las materias primas siguen muy lejos del nivel máximo que coronó el anterior "súperciclo" en julio de 2008, pero se están acercando a los picos más recientes de 2018. Algunos analistas e inversores hablan ahora de una tendencia alcista y se preguntan si se avecinan las rachas estelares de las décadas de 1970 y 2000.

"Los súperciclos de commodities tienden a producirse tras períodos de política monetaria blanda y duran aproximadamente una década", dijo Chris Watling, estratega jefe de mercados y fundador de Longview Economics. "Las materias primas alcanzaron su máximo en relación con la renta variable hace una década y ahora están muy baratas y por debajo de los niveles observados en 1969 y 1998, antes de que comenzaran los súperciclos anteriores".

En la actualidad, los argumentos alcistas para los productos básicos incluyen el importante viento a favor preveniente de la aparente voluntad de los gobiernos y de los bancos centrales de borrar las culpas de su austeridad fiscal y del temprano endurecimiento de la política monetaria tras la crisis financiera de 2008.

Commodities celebran uno de sus mejores arranques en varias décadas

Economistas como Lawrence Summers advirtieron que eso puede conducir a un sobrecalentamiento de la economía que derive en mayor inflación e inestabilidad financiera. Pero, por el momento, los gobiernos quieren gastar a lo grande y eso es una buena noticia para la demanda de commodities.

Algunos productos básicos también se están beneficiando del surgimiento de las energías renovables y de la mayor aceptación de los vehículos eléctricos. Esta tendencia reducirá la demanda de combustibles fósiles, pero también impulsará un fuerte ciclo para el cobre, el níquel, la plata y el platino, los materiales importantes para la fabricación de baterías y para la ampliación de las redes eléctricas y estaciones de carga.

"Los proyectos nuevos necesitan plazos de ejecución de entre cuatro y diez años, y las restricciones de la oferta se pondrán a prueba con el agresivo gasto", afirma Michel Salden, gestor de carteras de Vontobel Asset Management. "Los precios de las materias primas sustentables tienen que subir al menos entre un 20% y un 30% para asegurar la capacidad de producción en 2025 y después de ese año".

Para los inversores que tienen una cartera compuesta principalmente por bonos y acciones, aumentar la exposición a los commodities tiene sentido estratégico. Si la inflación sube a medida que la economía mundial se recupera, eso puede favorecer la posesión de activos "reales" como los bienes inmuebles y las materias primas.

Las elevadas valuaciones que tienen hoy las acciones dejan a las compañías poco margen de error en términos de ganancias y bajo crecimiento para los próximos años. Los bonos de bajo rendimiento no ofrecen ninguna protección frente a un brote de inflación creciente.

"Recomendaríamos una mayor exposición a las materias primas porque la mayoría de las carteras parecen depender demasiado de las expectativas de que habrá en el futuro un escenario de buen crecimiento económico e inflación benigna", afirmó Dan Villalon, director general y codirector del grupo de soluciones de cartera de AQR Capital Management.

Una cartera 60/40 entre renta variable mundial y bonos estadounidenses de alta calidad obtuvo en cinco años una rentabilidad anualizada de 10,2% -8,2% después de la inflación-, según Northern Trust. Las elevadas valuaciones de ambos tipos de activos en este momento explican porqué el banco estima una ganancia anual de 3,6% durante los próximos cinco años y antes de deducir la inflación.

La carrera por corregir desacoples de precios

A tales niveles de valuación, las fuerzas estabilizadoras de la cartera 60/40 que se observaban hasta hace poco podrían ser menos eficaces. En anteriores episodios de turbulencias en los que caen abruptamente las acciones, los bonos del Estado subían debido a las compras de activos seguros. Es posible que ahora los bonos tengan menos margen para subir.

Los commodities pueden no ofrecer protección contra las turbulencias del mercado en general, pero tienen un historial de mejor desempeño cuando la inflación repunta. En el súperciclo que definió la década de 1970 ofreció cobertura cuando las crisis del precio del petróleo le dieron a las empresas del Nifty 50 de Wall Street un baño de realidad.

Tras el derrumbe de las puntocom en 2000, cuando los precios de las acciones también cayeron bruscamente, los productos básicos prosperaron porque se beneficiaban del voraz apetito de China por las materias primas.

Será importante elegir bien el tipo de materias primas en el que invertir dado el impulso que recibió la energía verde a partir del surgimiento de los vehículos eléctricos y las exigencias impuestas a las redes eléctricas.

Para los inversores que tratan de determinar cuál es la combinación correcta para su cartera, está el consuelo de que con agregar una pequeña porción de materias primas a sus tenencias de bonos y acciones debería ser suficiente.

"Una de las ventajas de los commodities es que son más volátiles que la mayoría de las otras clases de activos y, por lo tanto, no es necesario adquirir una gran exposición para obtener rendimientos que sean significativamente diversificadores del resto de la cartera", agregó Villalón de AQR.

Traducción: Mariana Oriolo