EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ENCUESTAS EN ROJO Alerta máxima en la Rosada: "Será muy difícil mantener la inflación debajo del 30%" y estalló CFK

 La fuerte disparada de los precios y erosión de los salarios está pegando de lleno en las encuestas que ordenó realizar la Casa Rosada. Cada vez es mayor la cantidad de indecisos y aquellos que se están yendo del electorado oficialista para pasar a otra opción, entre las que se encuentra JxC.


Cada vez son más los encuestados que responden no saber a la hora de la pregunta clave: Si la elección fue el próximo domingo, ¿a qué espacio votaría?

La vicepresidenta Cristina Fernández filtró estar muy preocupada por este problema. Según el periodista Ivan Shargrodsky al aire de C5N: "En varios estudios de opinión pública para distintos universos que integran la galaxia del Frente de Todos se está registrando una caída de imagen positiva del Gobierno nacional".

"Son trabajos que se hicieron en paralelo que llevaron a una conclusión parecida. En las encuestas se vieron dos cosas que preocuparon centralmente a Cristina Fernández de Kirchner:

1. El aumento de los precios. Sobre este punto, el 70% de los encuestados cree que el Gobierno no está haciendo lo suficiente.

2. Es una preocupación para atrás pero también para adelante porque enero no va a ser el único mes. La inflación te va a dar bastante más alta, desaconsejable en general pero particularmente por el año electoral.

Tocar tarifas y combustibles es tocar un cable de 1.000 voltios.

¿Qué empezó a pasar? Hay un cuadrante que tienen las encuestas, que son los oficialistas blandos: aquellos que votaron a Alberto en 2019 y no votó a Cristina en 2017 o Scioli o 2015. También ahí hay mucho anti-Macri. Son los que deciden la elección, en definitiva. Un porcentaje de estos oficialistas blandos empezaron a migrar a la imagen positiva de Horacio Rodríguez Larreta.

La pregunta central de la vicepresidenta, y acá creo que se va a jugar el futuro inmediato de la identidad constitutiva del Frente de Todos: ¿Ese porcentaje de los oficialistas blandos se van con Larreta porque el Frente de Todos perdió esa identidad ecuménica, heterogénea, que convocaba a todos los espacios, o porque no tiene una identidad rígida y definida?

Vicentín es el parteaguas en todo esto".

Muy interesante sobre el estudio en Focus Group: "Empezó a mostrar cuestiones más vinculadas a la cuestión del presidente, a la gestión pública:

Por un lado, surge que 'este tipo no es corrupto y no me va a cagar'. Son dos puntos para que se aferre el presidente y la comunicación.

Ahora, hay otras cuestiones que deberían preocupar al Gobierno nacional:

1. Empezó a perder efecto la palabra del presidente. Habla mucho.  

2. Demora de la llegada de la vacuna. Acá no es racional, es netamente emocional. La gente entiende que el quilombo es global, que tiene problemas el Reino Unido, la Unión Europea y Estados Unidos. Pero no importa: no hay match frente al análisis de comprensión global y la necesidad de que querés tener la vacuna y la resolución inmediata aquí.

Entonces, el gobierno tiene 60 días clave para ver si logra estabilizar y recuperar esa imagen y estabilidad vinculado al tema precios y vacunas".

A su vez, el economista Carlos Melconian hizo un análisis parecido al aire de Radio Rivadavia.

Entrevistado por Eduardo Feinmann, el expresidente del Banco Nación desarrolló: “Las dos incertidumbres tienen que ver con la cuestión de la evolución de la pandemia, y ahí estamos a la deriva.

La segunda cuestión incierta es la política. Pasó un año de Gobierno y el peronismo no verticaliza.

Los dos datos relativamente ciertos son que aumentó la inflación y que hay un rebote del 15° subsuelo del nivel de actividad muy heterogéneo".

En este sentido, insistió: “La tasa de inflación con la que terminó el año fue muy alta y la del 2021 será mayor aún”.

"Cuando me preguntás... Qué sé yo. (La cosa) va. Viviendo al día, minimizando costos políticos, mirando qué dijo uno y contestando al otro. Qué sé yo.

Guarda con enero. Están tapando el Sol con la mano con Precios Cuidados, Precios Máximos, con precios congelados, tarifas. Entonces, bueno, vos tenés que tener reservas y capacidad de endeudamiento para repartir.

Si no tenés con qué (repartir dinero en una campaña electoral), estás complicando otra cosa que se llama economía, que ya sabemos que después ajusta sola. Después de esta elección faltan 2 años y en 2022 no hay elección. Entonces, ¿cómo es esa economía, esa inflación, ese tipo de cambio, ese nivel de reservas? Cuando vos vivís el día a día y no tenes a alguien que esté pensando los próximos 3 años, es complicado.

Que cuanto más entres en un año electoral y más quieras tapar el Sol con la mano, más te vas a comer la piña en el 2022, no hay ninguna duda. Y hay otra pregunta peor: Si me la como en el 2022, no es nada. El problema es que no me la coma antes de la elección. Esa pregunta está abierta también.

Es muy rápido ir a un 'Rodrigazo' todavía.

En el mejor de los casos, vas tirando para adelante, pero de 'Berretalandia' no te salvas", disparó.

En medio de todo este análisis, el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano analizó las perspectivas para la inflación, tomando en cuenta que el 2020 concluyó con un alza del indicador del 36,1%, luego de haber trepado al 53,8% en 2019.

Al respecto, Víctor Beker, director del CENE, sostuvo en el primer boletín del 2020 que “la pandemia y su secuela, la cuarentena, así como los controles de precios implementados, condicionaron el comportamiento de la inflación, lo que se observa en la gran dispersión en los precios relativos”.

En efecto, los precios de los productos estacionales -que incluyen alimentos e indumentaria, entre otras categorías- subieron un 64,4%, casi el doble del promedio. Mientras tanto, los precios regulados -que abarcan a la mayoría de los servicios públicos- lo hicieron apenas un 14%.

No obstante, el Beker advirtió que “el año concluyó con un repunte inflacionario. La variación del Índice de Precios al Consumidor de diciembre fue la mayor, con un 4%, proyectando un preocupante arrastre sobre enero de 2021”.

Como consecuencia, el economista subrayó que el logro de la meta prevista en el presupuesto aprobado por el Congreso Nacional, que prevé una inflación anual del 29% para este año, “resultará bastante dificultoso por diversas razones”.

“En primer lugar, debe tenerse en cuenta que la reducción de la inflación en 2020 tuvo mucho que ver con el congelamiento de las tarifas de servicios públicos durante buena parte del año. ¿Podrá sostenerse un esquema similar en 2021?”, se preguntó el director del CENE.

“La recuperación de los precios internacionales de nuestras exportaciones, por otra parte, es una buena noticia para el comercio exterior. Pero genera una mayor dificultad para el frente inflacionario. ¿Podrán desacoplarse los precios internacionales de los internos sin poner en riesgo el volumen de exportaciones y los ingresos de divisas?”, insiste Beker.

“En igual sentido debe computarse una eventual recuperación del consumo, cuyos bajos niveles en 2020 quitaron presión sobre algunos precios. También debe tenerse en cuenta el resultado de las Paritarias, si no resulta exitosa la propuesta gubernamental de un acuerdo de precios y salarios”, continúa.

Finalmente, el director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano analiza que el frente monetario es el que debería presentar menos dificultades para el logro de la meta oficial.

“Tras una rápida expansión de los agregados monetarios en el primer semestre del año pasado, por efecto de la demanda de recursos por parte del gobierno nacional para hacer frente a los efectos de la pandemia, en el segundo semestre este requerimiento fue declinando para concluir el año con una expansión de la base monetaria del 30,3%, menor a la tasa de inflación e inferior al 35,8% registrado en 2019”, completa.




urgente24