EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Coyuntura actual económica. Semana del 1 al 7 de febrero

 

Continúa el deterioro del mercado laboral español: EPA 4T 2020

La Encuesta de Población Activa (EPA) del 4T de 2020, elaborada por el INE, ha constatado el fuerte deterioro que ha sufrido el mercado laboral español ante la persistencia del impacto de la crisis del covid-19, especialmente en los sectores más afectados por las restricciones de movilidad. En concreto, la pandemia ha provocado en 2020 la destrucción de 622.600 puestos de trabajo y ha elevado la tasa de desempleo a un 16,13% de la población activa, 2,35 pp superior a la del año anterior.

A pesar de que entre octubre y diciembre la actividad económica ha estado marcada tanto por un progresivo repunte de los casos diarios de contagio como por la paulatina reintroducción de medidas de distanciamiento social, se observó un nuevo avance en la creación de empleo. En este sentido, se registró un aumento del número de ocupados de 167.400 personas respecto al 3T de 2020, representando a cierre de año sólo una recuperación de en torno a un 54% de la pérdida de empleo registrada en la primera parte de 2020. Así, la población total ocupada se situó en 19,34 millones de personas a finales de diciembre, niveles similares a los del 2T de 2018.

En comparación con el año anterior, el número de ocupados se mantuvo 622.600 personas por debajo del 4T de 2019 (-3,12% interanual), su tercera mayor caída desde finales de 2013 tras la histórica registrada en el 2T de 2020 (-6,05% interanual) ante el confinamiento de la población, el cierre de la actividad no esencial y la paralización temporal de la industria y la construcción.

Hasta diciembre, la destrucción de empleo se concentró en el sector privado, con una disminución de 748.400 personas en los últimos 12 meses (-4,48% interanual), frente al incremento de 125.800 ocupados en el sector público (+3,87% interanual). Por tipo de contrato, la reducción de asalariados temporales (-397.100) fue casi el doble a la de los contratos indefinidos (-207.100). A su vez, el número de trabajadores por cuenta propia descendió en 19.800 frente al 4T de 2019. 

Paralelamente, si bien el número de desempleados en el 4T descendió en 3.100 personas frente al trimestre anterior, respecto al mismo periodo de 2019 se incrementó en 527.900 personas, su mayor avance desde 2012 (+16,54% interanual). En concreto, el volumen de desempleados ascendió a 3.719.800 personas, situando la tasa de paro en un 16,13% de la población activa, en niveles de finales de 2017.

Sin embargo, esta destrucción de empleo no recoge los trabajadores afectados por un proceso de ERTE con suspensión de empleoque, según la metodología de la EPA, se incluyen como ocupados. Así, incluyendo a los trabajadores ocupados que no han trabajado y a los afectados por ERTEs, la tasa de paro se situaría por encima de un 24% de la población activa.

FMI: previsiones económicas al alza en 2021 con un patrón divergente

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha presentado la actualización de su escenario económico en una coyuntura global marcada por la tercera ola de la pandemia, especialmente en Europa y EEUU, y las incógnitas asociadas a la aparición de nuevas cepas del coronavirus, que han llevado a los gobiernos tanto de las economías avanzadas como emergentes a introducir nuevas medidas de distanciamiento social. En este sentido, la Organización Internacional del Trabajo estima que actualmente un 77% de los trabajadores a nivel mundial residen en países sujetos a restricciones de movilidad, cifra que alcanzó un 85% a finales de julio de 2020.

A pesar de ello, el organismo internacional ha elevado sus previsiones de crecimiento de la producción mundial en 2021, fundamentalmente por las expectativas que abren los programas de vacunación frente al covid-19, que se están desarrollando hasta el momento en 60 países, y el tono expansivo que mantiene la política fiscal. En concreto, el FMI sitúa el avance del PIB global en un 5,5% anual este año, similar al de 2007 y 0,3 pp superior al estimado el pasado mes de octubre. Así, la economía mundial registraría una de sus mayores tasas de crecimiento en las últimas cuatro décadas, tras sufrir en 2020 su mayor contracción desde la Gran Depresión de un 3,5% anual.

Sin embargo, lograr esta senda de recuperación dependerá tanto de la evolución de las mutaciones del coronavirus y el éxito de los planes de vacunación como de la efectividad de la política económica hasta alcanzar el control de la pandemia. En este sentido, las medidas diseñadas por las autoridades económicas deben tener como objetivo garantizar una recuperación sostenible que, entre otros elementos, logre aumentar el crecimiento potencial, reducir los niveles de desigualdad y acelerar la transición energética. Todo ello en un entorno en el que previsiblemente los principales bancos centrales mantendrán sus tipos de interés oficiales estables hasta 2022.

En 2021, entre las principales estimaciones del FMI en su escenario base destacan:

  • China registraría un avance de su PIB de un 8,1% anual, liderando junto a India (11,5% anual) no sólo el crecimiento de la región Asia-Pacífico, sino también el de las principales economías a nivel global.
  • El crecimiento de EEUU podría acelerarse hasta un 5,1% anual, 2 pp superior al previsto anteriormente, principalmente por la ampliación de sus ayudas fiscales. Tras aprobar el nuevo programa de estímulo de 900.000 millones de $, el presidente Joe Biden ha presentado una propuesta de 1,9 billones de $, cuya cuantía final está sujeta a las negociaciones con el Partido Republicano.
  • La Eurozona, el impacto actual de la crisis sanitaria, el endurecimiento de las medidas de restricción y el retraso en el desarrollo de los planes de vacunación podrían limitar el repunte de su PIB a un 4,2% anual, 1 pp menor al proyectado en su anterior escenario macroeconómico del pasado mes de octubre.
  • En el caso de Reino Unido, al igual que en la zona monetaria europea, el avance del PIB se moderaría a un 4,5% anual, frente al 5,9% anual anterior.
  • El ritmo de crecimiento de Japón se situaría en un 3,1% anual (vs. 2,3% anterior). Esta revisión al alza se explica fundamentalmente por la aportación del plan fiscal aprobado por su Gobierno de en torno a 700.000 millones de $.
  • La crisis sanitaria provocará que 90 millones de personas caigan en pobreza extrema entre 2020 y 2021. Adicionalmente, en 2022 aproximadamente 110 países mantendrán sus niveles de renta per cápita por debajo de los de 2019.

El FMI confirma el riesgo creciente de una recuperación en forma de K a nivel social, regional y entre países, que vendrá determinada principalmente por las diferencias en los sistemas de salud públicos, la eficacia de sus medidas de estímulo fiscal, la composición sectorial del tejido productivo y las características de los problemas estructurales previos a la disrupción de la crisis del covid-19.

Así, desde una perspectiva regional proyecta en su escenario central que en 2022 la producción se sitúe todavía en torno a un 8% por debajo de sus niveles pre-pandemia en Asia emergente (excluyendo China), y un 7% en América Latina y Caribe. En contraste, en el caso de EEUU y China se limitaría a en torno a un 1,5%, y en el conjunto de las economías avanzadas a un 2,5%.

En este contexto, el organismo internacional señala la necesidad de impulsar una mayor coordinación de los programas de vacunación a nivel global y una estrategia de restructuración de deuda de los países emergentes y en desarrollo que presenten grandes desequilibrios presupuestarios, con el objetivo de garantizar no sólo el control mundial de la pandemia, sino también para evitar nuevas tensiones comerciales, geopolíticas y sociales




selfbank.