EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bank of America advierte sobre inflación de emergentes y recomienda el real, el rublo y el renminbi

 El aumento de las tarifas de logística, de los precios de la energía y de los alimentos crean riesgos de inflación a corto plazo, según los estrategas de Bank of America.

El rublo es la moneda de la Federación de Rusia, las 2 repúblicas de Abjasia y Osetia del Sur y las 2 repúblicas no reconocidas de Donetsk y Lugansk. El rublo se subdivide en 100 kopeks. El rublo era la moneda del Imperio Ruso y de la Unión Soviética.

El renminbi (RMB) es la moneda oficial de China y una de las monedas de reserva del mundo. También llamado yuan, que se divide en 10 jiao y 1 jiao en 10 fen. Hasta 2005, el valor del renminbi estaba vinculado al dólar estadounidense. En octubre de 2016, el RMB se convirtió en la primera moneda emergente moneda incluídas en la canasta del FMI llamada derechos especiales de giro.

Bank of America esta advirtiendo a sus inversionistas acerca de un incremento de la inflación en los países emergentes, y la necesidad de realizar las coberturas respectivas, que obviamente incluyen los seguros de riesgo.

Elliot Smith afirmó, en CNBC, que "Aunque la perspectiva a largo plazo es más equilibrada, los analistas de BofA dijeron que la evidencia se inclina a favor de que los inversores al menos agreguen alguna protección contra una mayor inflación en los mercados emergentes".

Con el regreso de la demanda global y los cuellos de botella de la oferta que, probablemente, hagan subir los precios del transporte marítimo, los alimentos y la energía, Bank of America cree que la inflación de los mercados emergentes podría estar en el horizonte.

En países que ya se encuentran con una elevada inflación, el riesgo puede ser preocupante, advierte u24news.com/ en base al reporte del BofA. Es el caso, para comenzar, de la Argentina y Venezuela.

Abrir el paraguas

En una nota distribuida el domingo 15/02, David Hauner, el estratega de activos cruzados de BofA para EEMEA (siglas en inglés de Europa, Oriente Medio y África), destacó que, si bien los mercados están anticipando la inflación estadounidense más alta en una década, las expectativas de los mercados emergentes no parecen considerar esta situación y su impacto, a pesar de ser típicamente más propensas a la inflación que los mercados desarrollados.

Una primera señal de que un aumento de la inflación podría ser inminente en los mercados emergentes, dijo Hauner, fue el reciente aumento en las tarifas de flete, ya que un resurgimiento del comercio mundial y las limitaciones de capacidad entre los transportistas causan cuellos de botella en el suministro. 

Los analistas de BofA también esperan que los precios del petróleo se dupliquen con respecto a 2020 y señalan que los precios de los alimentos se están acelerando.

“Normalmente, los efectos de base deben ignorarse, pero esperamos que generen preocupaciones en un mercado que ya está nervioso por la inflación estadounidense”, dijo Hauner.

Las tarifas de flete de contenedores al contado ya se encuentran en niveles récord, 3 veces el nivel en igual período de 2020 y el doble del promedio de todo el año 2020, aunque los principales transportistas como Maersk esperan que se normalice en el 2do. trimestre de 2021 y más allá.

Si bien la perspectiva a largo plazo es más equilibrada, sugirió que el riesgo al alza sigue siendo más alto de lo habitual, y recomendó a los inversores aprovechar la oportunidad para protegerse.

Según Hauner, "la automatización sigue siendo un factor desinflacionario compensatorio importante. Es probable que el equilibrio de estas fuerzas decida el futuro de la inflación a largo plazo de los mercados emergentes".

Esto quiere decir que la perspectiva no es de incremento de los salarios reales o al menos no suba de las masas salariales liquidadas, ya que es una tendencia muy importante la automatización de procesos.

Bancos centrales agresivos

Hauner recomendó, en el caso de los emergentes, comprar divisas respaldadas por bancos centrales de 'línea dura' o con una balanza de pagos sólida: desde el real brasileño y el renminbi chino a la corona checa y el won surcoreano, junto con las monedas de los exportadores de petróleo, en especial el rublo ruso y las acciones rusas.

"Entre los países de mercados emergentes, un entorno de inflación y tasas crecientes favorece a los mercados que son resistentes frente a los mayores costos de financiación y, de hecho, se benefician del aumento de las materias primas", dijo Hauner.

"Esto incluye a Rusia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), por ejemplo. Nos gusta Rusia en acciones y divisas, y Dubai en acciones" dijo el especialista del BofA.

Las monedas en los países donde los bancos centrales tienen más probabilidades de subir las tasas para contener estas presiones tienen más probabilidades de beneficiarse, destacaron los analistas de BofA.

"Además del RUB antes mencionado, también nos gustan BRL, CNH y CZK por esta razón, así como KRW como un proxy para China. En tipos de interés, nos gustan las posiciones bajistas en países de bajo rendimiento como Hungría o Polonia", fue la recomendación.

Hauner y su equipo sugirieron que, en conjunto, la evidencia se inclina a favor de que los inversores al menos agreguen algo de protección contra una inflación más alta en los mercados emergentes.

"Los riesgos parecen asimétricos: por ahora, los mercados muestran poca preocupación por las crecientes presiones sobre los precios. En los próximos meses, es probable que surjan sorpresas al alza y podrían poner más nerviosos a los mercados", dijo Hauner.








urgente24