EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Sobrerregulación y fuga de empleados: 13 empresas tech analizan la nueva Ley de Teletrabajo

La pandemia cambio el paradigma del trabajo en la Argentina y en el mundo; durante este año. En datos concretos, en el mundo 3.300 millones de empleados fueron afectados por la pandemia, 35% son nuevos "teletrabajadores", y se prevé que entre el 25 y el 30% trabajará varios días por semana desde su casa para fines de 2021.


Y según un estudio realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), al menos tres millones de argentinos tienen la posibilidad de trabajar bajo esta modalidad.


"Aprendimos que para la gran mayoría de los trabajadores remotos, esta 'nueva normalidad' no afecta su productividad, pero la fatiga mental es evidente. Entendimos que es mejor definir rutinas de trabajo, espacios y atuendos para sostener el equilibrio vida-trabajo, marcar los límites que la presencialidad nos daba por defecto; evitar el pijama, la multitarea, reducir estímulos en pantalla, descansar la vista, alternar videollamadas con llamadas por teléfono y/o correos electrónicos, entre otras cuestiones", analiza Javier Queimaliños, director de Knowledge en BTR Consulting, una consultora especializada en negocios, procesos, tecnología y administración de riesgos,



SEBASTIAN DE TOMA


Al menos tres millones de argentinos tienen la posibilidad de trabajar bajo la modalidad de teletrabajo.


Esto provocó una serie de discusiones sobre esta forma de trabajar, que involucra la necesidad de una computadora en la casa, la conexión permanente a internet, un espacio ambientado para tareas laborales, entre otras cuestiones, y que derivó en un proyecto de ley que fue aprobado en las  postrimería  de 2020. "Los empleadores debieron dar un paso adelante y asegurarse de que los empleados tuviesen las herramientas necesarias para hacer su trabajo de manera efectiva, pero también tuvieron que ocuparse del bienestar de los equipos, aún a la distancia. La ley viene a formalizarlo", marca Queimaliños.


3 motivos por los que acá no habrá un "hub tech", según este emprendedor de Silicon Valley


El Gobierno reglamentó, de forma parcial, el pasado miércoles esta ley de teletrabajo, mediante el Decreto 27/2021.


La nueva normativa, que tuvo varios cuestionarmientos empresarios, tiene varios puntos salientes: el derecho a la desconexión digital, excepciones cuando el trabajador realiza "tareas de cuidados", cuestiones varios sobre los elementos de trabajo y la compensación de gastos, tal cual se puede leer aquí.


Tras esta reglamentación, Infotechnology consultó con más de una docena de empresas tecnológicas locales o con filiales en suelo argentino -dado que la industria de sistemas se volcó al teletrabajo y muchos no tienen intenciones de volver a la situación anterior- para que den su mirada, su análisis y su opinión sobre el asunto, ahora que es de aplicación efectiva.


LA LEY QUE EL MUNDO IT NO NECESITABA

Desde la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina (Cessi) comentan  que tuvieron conversaciones con el Gobierno nacional, a quien le aportaron sus conocimientos, dado que la industria del software cuenta con una amplia experiencia siguiendo el tema. 


"La reglamentación parcial que se publicó en el Boletín Oficial es el resultado de lo que se estuvo conversando con el Ministerio de Trabajo, por eso agradecemos que hayan tomado en cuenta nuestras recomendaciones", dicen desde Cessi pero luego aclaran que, para ellos, esta ley no era necesaria en el mundo IT porque "no tiene registrados conflictos con el teletrabajo porque este beneficio se viene implementando desde hace muchos años, para preservar el sentido de independencia y libertad de los empleados, que logran su mejor desempeño sin la necesidad de ir a las oficinas ni cumplir horarios estrictos". 


En un sentido similar se expresó Ricardo Hernández, CEO y fundador de Edison, firma que dedicada los servicios y tecnologías de la información: "La reglamentación de esta ley no es oportuna en el contexto de pandemia que estamos viviendo, donde para muchas empresas como nosotros el teletrabajo es la única opción para mantenerse operativos. Aunque muchos países están legislando en este sentido, en la Argentina no están dadas las condiciones que hacen falta. Esta medida afecta especialmente a las Pyme en un momento donde el gobierno debería enfocarse en promover iniciativas sanitarias, que generen trabajo y protejan a los empresarios pequeños y medianos". 


"La reglamentación parcial que se publicó en el Boletín Oficial es el resultado de lo que se estuvo conversando con el Ministerio de Trabajo, por eso agradecemos que hayan tomado en cuenta nuestras recomendaciones", dicen desde Cessi.


"Si bien la regulación marca pautas claras de implementación, como el derecho de desconexión digital, todo lo relacionado al tema de las tareas de cuidado de terceros, la reversibilidad al formato tradicional de oficina y la compensación de gastos, entendemos que aún quedan puntos por reglamentar en forma clara como temas relacionados con higiene y seguridad, inscripción de trabajadores y empleadores, etcétera",  comenta por su parte Pablo Porto, VP y gerente general de Pointer Argentina, una compañía que se dedica a la gestión y sensorización de activos


Cabe aclarar, tal como marca Porto, que la entrada en vigencia de esta ley (con su regulación correspondiente), será recién a partir de los 90 días después que se decrete la finalización del DISPO y ASPO.


"Ojala que la reglamentación que aún falta trabajar contribuya a que más empresas emprendan el camino del trabajo remoto, y que esto consecuentemente promueva la autonomía de la personas, mejore calidad de vida y equilibrio vida entre laboral y personal", expresa Romina D'amato, Talent Leader de Flexibility, una empresa fintech que nació 100% digital y tiene más de ocho años de experiencia trabajando remoto, sobre, justamente, lo que falta reglamentar de la ley. "La expansión del teletrabajo debería democratizar las oportunidades, posibilitando que personas de cualquier rincón del país puedan acceder a empleos de calidad que antes eran exclusivos de las ciudades más importantes", cierra.  


"Esta medida afecta especialmente a las Pyme en un momento donde el gobierno debería enfocarse en promover iniciativas sanitarias, que generen trabajo y protejan a los empresarios pequeños y medianos" -Rafael Hernández, CEO de Edison. 

LETRA CHICA

En el análisis de la letra chica de la reglamentación, los empresarios locales hablan de todo lo que fue dejado de lado de la ley, o estaba explicitado de manera poco específica. "Ya que el decreto regula cuestiones muy importantes de la forma en que debe implementarse el teletrabajo, hubiera sido preferible que las mismas estuviesen contempladas en la ley para darle mayor estabilidad. Recordemos que un decreto del PEN puede cambiarse desde el Poder Ejecutivo muy rápidamente", plantea Alejandro Menna, Administration Director en intive Argentina, una desarrolladora de software con sede central en Alemania. Pero, a continuación, comenta que el texto regulatorio disipa muchos temores de los empresarios. "Por ejemplo -enumera el entrevistado-, excluye la conversión forzosa (a pedido del empleado) a una prestación presencial cuando la forma de contratación fue desde el inicio de trabajo remoto. Otra aclaración destacable es aquella que declara que los reintegros de gastos incurridos por el empleado para ejercer sus funciones (la conexión a internet, por ejemplo) además de no estar gravados en el impuesto a las ganancias, tampoco se considerarían remunerativos. Hasta el momento si una empresa reintegraba por ejemplo $1.000 mensuales de internet, el costo para la empresa era de casi $1.500 para que (luego de pagar las cargas sociales y retenciones de ley) el empleado recuperara lo efectivamente gastado."



El texto regulatorio disipó muchos temores de los empresarios.


Héctor Lew, CEO de Megatech -empresa dedicada a los servicios profesionales y el desarrollo web y mobile-, señala que el hecho de incluir la discusión de ciertos aspectos del teletrabajo en el marco de las negociaciones colectivas fue correcto, si bien no se contempla la posibilidad de negociar estas condiciones en contratos individuales. Sin embargo, marca, hay algunos temas que no fueron considerados, por ejemplo, el tema de poder trabajar en jornadas discontinuas cuando se trabaja en proyectos, a resultado o por objetivo. Esto no amerita pensar en jornadas ilimitadas, sino consensuar tiempos de trabajo, tiempo de desconexión, tiempos máximos diarios o semanales, detalla.


LAS DEUDAS INTERNA Y EXTERNA

Desde el Real Estate, pero con la mirada puesta en la tecnología y la desterritorialización del empleo, el economista research Matías Celasco Correa de CBRE Argentina (dedicada a los servicios inmobiliarios), tiene una visión negativa de la reglamentación: "Limitó el desarrollo federal de la economía argentina. Si una empresa tenía decidido contratar un nuevo recurso en una provincia distinta a donde se encuentra radicada, probablemente evite este tipo de escenarios debido a las 'cláusulas de recesión y finalización' que se encuentran en esta reglamentación de teletrabajo. Por lo tanto, la Argentina se perdió una gran oportunidad de poder llevar trabajo, desarrollo e inversión a muchos rincones del país, descentralizándose de las grandes ciudades."


"Ojala que la reglamentación que aún falta trabajar contribuya a que más empresas emprendan el camino del trabajo remoto, y que esto consecuentemente promueva la autonomía de la personas, mejore calidad de vida y equilibrio vida entre laboral y personal" - Romina D'amato, Talent Leader de Flexibility.

Desde la cuestión geográfica, pero pensando en el exterior, argumentan desde VeriTran, firma que ofrece a las compañías una plataforma de software low-code que permite crear aplicaciones digitales de negocio. "En el caso de la industria del software, el teletrabajo ha tenido un enorme impacto, ya que ha modificado radicalmente el mercado laboral, transformándolo en un mercado global", analiza Marcelo González, CEO de esta compañía. "Las personas -sigue- pueden decidir emplearse en una empresa argentina (bajo regulación nacional, con las cargas impositivas correspondientes) o hacerlo en una empresa del exterior, quienes al no estar sujetas a las regulaciones laborales nacionales, ni al exigente régimen impositivo local, pueden ofrecer retribuciones netas que duplican las nacionales, con un costo empresarial sensiblemente inferior al que deben afrontar las empresas argentinas. Claramente cuando una persona opta por emplearse en el exterior, se precariza laboralmente, renunciando de hecho a la garantía a muchos derechos (jubilación, obra social, jornadas limitadas, etcétera), pero también logran duplicar sus ingresos netos, en una cuenta en el exterior y en dólares. Esta es nuestra realidad, el mercado laboral es global, competimos en él con una pesada carga impositiva, meticulosas leyes laborales e inestabilidad macroeconómica. Corremos el riesgo que los profesionales opten masivamente por las ofertas del exterior, disminuyendo los ingresos fiscales, precarizando el trabajo y destruyendo la industria nacional", analiza, pensando en la situación macro del país y el timing para introducir una nueva regulación que -a priori- puede resultar una traba para el sector IT, que enfrenta a ofertas difíciles de superar que les llegan a sus empleados más capacitados desde el extranjero.


"La Argentina se perdió una gran oportunidad de poder llevar trabajo, desarrollo e inversión a muchos rincones del país, descentralizándose de las grandes ciudades" - Matías Celasco Correa de CBRE Argentina.

También es crítico Gustavo Guaragna, CEO de Snoop Consulting, compañía que brinda servicios tecnológicos desarrollo, operación y consultoría de software y servicios informáticos, y que dice haber visto un "exceso de entusiasmo" al promulgar la ley. "Quizás hubiera convenido esperar un poco y ver cómo regulan otros actores más experimentados en esta nueva economía que genera una enorme cantidad de oportunidades para la Argentina. "En estos casos siempre es importante ver la experiencia de otras regiones. En la Unión Europea, existe una sobrerregulación para proteger ciertos aspectos, pero recae en las buenas intenciones y termina generando el efecto indeseado, que evita el desarrollo de ciertas actividades. En los Estados Unidos, en cambio, tienen la tendencia de dejar que los emprendedores y startups se muevan más libremente por las áreas de innovación, en los actores que consiguen multiplicar su valor generan riqueza y luego, aprovechando 'el terreno ganado', regulan sobre eso", argumenta.



Con mayor regulación, se corre el riesgo que los profesionales IT opten masivamente por las ofertas del exterior.


Sin embargo, Guaragna comprende la necesidad de darle una protección, y más cuando se habla del "derecho de desconexión" del trabajador pero considera que, en este mundo globalizado, es el mercado el que se ajusta y crea sus propias leyes. "Es un derecho razonable y es entendible el motivo para regularlo, pero hay que estar muy atento a cómo se instrumenta, cuándo y tener en cuenta qué ley hay por debajo de la Ley del Teletrabajo. En este caso, es Ley del Contrato de Trabajo y hay que asegurarse que ambas no entren en conflicto", puntualiza.


CUESTIONES POSITIVAS

Dahua es una multinacional dedicada a fabricar y vender dispositivos de seguridad y monitoreo que reporta a su casa matriz en China, así como instancias intermedias regionales. "Para la compañía es natural el teletrabajo ya que nuestros grupos de trabajo están conformados por gente de diferentes países, incluso continentes. También es normal para nosotros trabajar con compañeros con distintos husos horarios y el respeto por el derecho a la desconexión digital de cada uno de ellos", comenta Franky Su, Country Manager para la Argentina y Uruguay de la compañía. "Esta ley brinda un marco regulatorio a una situación que se venía dando informalmente desde antaño. Empresas como Dahua solían tener este tipo de prácticas ya implementadas, y este es el puntapié inicial y necesaria para la regulación de una situación que -con la pandemia y la subsiguiente cuarentena- se expuso como mandatoria, tanto para empresas como para empleados y representa la entrada a una modernización del mundo laboral."


Martina Paihlé, HRBP en MODO, la nueva billetera que integra tanto a bancos privados como públicos en la Argentina, da cuenta de la situación especial de una compañía nacida en plena pandemia: "Nuestro caso es especial porque surgimos trabajando de manera totalmente remota; tanto nosotros internamente como con el ecosistema de más de 35 bancos que nos respaldan. Sin embargo, tenemos nuestras oficinas ya listas con todos los protocolos a través de un espacio de coworking. En este camino, la Ley de Teletrabajo servirá para regular una dinámica de trabajo que es parte de nuestro ADN y que pone a la tecnología en el centro, al servicio de los equipos". 


En 2019, prepandemia, una encuesta de Buffer, empresa de software de administración de medios sociales, determinó que el 99% de los consultados señaló que quisiera trabajar de manera remota al menos una parte de su tiempo durante el resto de sus carreras.  Para completar el panorama un análisis de Boston Consulting Group (BCG) estableció que el teletrabajo puede incrementar la productividad entre un 15% y un 40%; reducir el ausentismo laboral en un 40%; reducir las sustituciones de personal entre un 10% y 15%; así como suponer una disminución de costos de más del 20% en alquileres y recursos. Con esto como prolegómeno, y conociendo el texto legal _que, como ya se dijo, aún no está vigente-, resulta importante prepararse de la mejor forma, ya que el régimen que se viene no será el mismo que rigió en la pandemia ni en forma previa a la misma, plantea Pablo Di Filippo, CEO y cofundador de Benomad, una aplicación móvil que, por medio de una suscripción, permite que las personas pueden ir a un café o a un hotel a trabajar con consumiciones incluidas.


"La Ley de Teletrabajo servirá para regular una dinámica de trabajo que es parte de nuestro ADN y que pone a la tecnología en el centro, al servicio de los equipos" - Martina Paihlé, HRBP en MODO. 

Según el Foro de Dialogo Mundial de la OIT, celebrado en Ginebra entre el 24 y 26 de octubre en 2016, el teletrabajo puede aportar: para los empleados, un mejor equilibrio entre la vida personal y profesional; para los empleadores, un aumento de la productividad, y para los gobiernos la posibilidad de promover oportunidades de empleo inclusivas. "Conforme el contexto actual -cierra Di Filippo-, además reduce movilidad y aglomeraciones en traslados a los lugares de trabajo, lo que posiblemente mejora índices de contaminación y las posibilidades de enfrentar situaciones de crisis sanitarias y colaborar con las autoridades en la gestión de la crisis como la que nos encontramos atravesando. Siempre es importante que el marco normativo tenga un buen balance entre la protección de los empleados con incentivos para que los empleadores adopten este régimen."



infotechnology