BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

NO VA MÁS Cierre: A Marriott no le interesa esta Argentina y Sheraton de Córdoba se queda sin financiación

 Para Alberto Fernández, Martín Guzmán, Sergio Massa, Máximo Kirchner, Carlos Heller y obviamente Cristina Fernández de Kirchner y Juan Schiaretti ¿por qué no?: "En el marco de la crisis global en que se encuentra la industria hotelera, el operador (Marriott) ha hecho foco en otras plazas, encontrando especial dificultad en la Argentina, principalmente por lo complejo que resulta para ellos entender la lógica argentina, con imposibilidad de despidos, cambios de reglas de juego, decretos y prórrogas, e indemnizaciones agravadas." El importante Hotel Sheraton, categoría 5 estrellas ubicado en la capital cordobesa, planifica cerrar sus puertas producto de la pandemia. Hay más de 100 puestos de trabajo en peligro.


Los propietarios cordobeses de la franquicia cordobesa del Sheraton, no quieren seguir. Los principales accionistas del lujoso establecimiento anunciaron por la mañana del 18/11 la intención de cerrar, producto del parate en la actividad hotelera producida por la pandemia.

El franquiciante es Quinto Centenario, que preside Daniel Álvarez, y siempre estuvieron también vinculados a la persona jurídica, la familia Álvarez Rivero, Delta Construcciones y los Petrini, patrocinados todos por el estudio Zarazaga, Molina Sandoval y Aguirregomezcorta.

Delta y Petrini integran Capdel SA, que tiene el Nuevocentro Shopping, en cuyos terrenos se levantó el Sheraton. 

El cierre de empresas es una noticia que ocurre en la pandemia, en algunas actividades más que en otras, y será mayor en la pospandemia, se cree. 

Es curioso pero las autoridades en general se escuden en un voluntarismo inexplicable, la ausencia de la creación de un marco de estímulo a los negocios (pregunten a Máximo Kirchner, Carlos Heller y un montón de legisladores más, incluyendo varios de Córdoba ¿no?) y la incertidumbre de la recuperación de los usos y costumbres del pasado. 

Tal es el caso del Sheraton de la ciudad de Córdoba. ¿Habrá un comprador para la franquicia?

El hotel está ubicado en la avenida Duarte Quiróz al 1300, a metros del Nuevo Centro Shopping, un centro comercial gigante. A minutos del microcentro cordobés, el Sheraton se eleva en una torre de 16 pisos, alberga 188 habitaciones de alta calidad y da trabajo a aproximadamente 100 personas a tiempo completo. 

Inaugurado en 1997, el Sheraton se convirtió en una de las referencias de la industria hotelera cordobesa, albergando a artistas internacionales, deportistas de élite, eventos y fiestas de alto nivel. Es uno de los principales alojamientos elegidos por los turistas extranjeros, debido a la presencia de la marca en distintos destinos alrededor del mundo. 

Cabe recordar que la ciudad de Córdoba depende en buena parte de su industria hotelera, recibiendo en promedio, 1,5 millón de visitantes al año que llegan tanto como turistas, como en viajes de negocio y otros motivos. La actividad genera 75.000 empleos a nivel provincial. 

Emblema del turismo cordobés, el Sheraton sufrió en los recientes 9 meses las restricciones para contener al coronavirus, y las consecuencias llevan a sus titulares a plantear la posibilidad de cierre durante una audiencia con el ministerio de Trabajo de la Provincia de Córdoba. La principal actividad del hotel, además de los alojamientos habituales, era el albergar eventos y congresos internacionales, que la pandemia cortó en seco. 

El 60% de los ingresos del establecimiento se dan por esa vía. La noticia impactó en los más de 100 empleados que trabajan día a día para hacer funcionar al gigante hotel cordobés. 

En cuanto a las posibles soluciones, el planteo de la mesa de diálogo es realizar una reestructuración del modelo de negocio, dedicado a la organización a otras actividades. 

El par porteño del Sheraton Hotel Córdoba, el Sheraton Buenos Aires, ya reorientó la actividad hacia otros rubros como los coworkings, lo que le permitió la supervivencia económica.

Otra opción planteada es la de adelantar la temporada de verano anunciada el lunes 16/11 por el Gobernador de la Provincia de Córdoba, Juan Schiaretti. La intención de los accionistas es acercar la fecha de apertura total que estaba pautada inicialmente para el 1/1/21 al 1/12 de este año. 

El representante de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra) en Córdoba, Juan Carlos Rousselot, realizó declaraciones a distintos medios y aseguró que esperan un gesto por parte del Gobierno de la provincia de Córdoba para salvar los puestos de trabajo y mantener en funcionamiento al hotel. "Estamos esperando un gesto de buena voluntad de la Provincia", dijo Rousselot.

Sin embargo, desde la Agencia Córdoba Turismo (el ministerio de Turismo cordobés) advirtieron que la temporada estará coordinada con las disposiciones de la Nación y en coordinación con las demás provincias. Esto echa un poco por tierra la idea de adelantar la temporada.

Una carta

En un mensaje enviado al diario La Voz del Interior, Quinto Centenario explicó su planteo en una audiencia en el Ministerio de Trabajo sobre el futuro del Sheraton Córdoba:

El actual contexto de pandemia y de restricciones a la circulación y a determinadas actividades hace que resulte prácticamente imposible que el Sheraton Córdoba Hotel vuelva a abrir sus puertas, por lo menos en el formato y la forma que operaba hasta antes de la pandemia.

No se trata de un hotel que dependa del turismo familiar local ni regional, por lo que las recientes novedades de reaperturas no modifican en nada la difícil situación.

El Sheraton Córdoba Hotel tiene la base de su negocio en actividades derivadas del tráfico aéreo (nacional e internacional), de grandes eventos académicos, deportivos, empresariales y sociales; y de shows artísticos y musicales, cuyos renombrados artistas y staff se alojan en el hotel. Todas estas actividades se encuentran gravemente restringidas o prohibidas y sin un horizonte claro de normalización.

Quinto Centenario es una empresa familiar cordobesa que tiene un contrato de gerenciamiento con Sheraton (Marriott) –operador internacional– que fija los estándares y toma las decisiones.

En el marco de la crisis global en que se encuentra la industria hotelera, el operador ha hecho foco en otras plazas, encontrando especial dificultad en la Argentina, principalmente por lo complejo que resulta para ellos entender la lógica argentina, con imposibilidad de despidos, cambios de reglas de juego, decretos y prórrogas, e indemnizaciones agravadas.

Las distintas soluciones que la cadena internacional ha propuesto y ejecutado en otros países no son compatibles con nuestra nuestra legislación, ello se traduce –prácticamente– en que la empresa familiar debe afrontar el conflicto con sus recursos y en virtual soledad, y las previsiones presupuestarias futuras son fuertemente deficitarias e imposibles de solventar.

Desde marzo de 2020 se vienen afrontando el pago de salarios, servicios e impuestos, sin ninguna previsibilidad ni ingresos, contando sólo con el apoyo estatal del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

Sin embargo, el problema no es sólo coyuntural, sino que el contexto global y la incorporación definitiva de las herramientas tecnológicas en el trabajo remoto, complican las posibilidades de que, tanto el hotel como su centro de convenciones y eventos, continúen funcionando adecuadamente en el mediano e incluso largo plazo.




urgente24