BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La interna entre Alberto y Cristina interviene en las negociaciones con el FMI

 El bloque de senadores que responde a Cristina Kirchner reclamó que el organismo “se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de Argentina para los próximos años” 

El bloque de senadores que responde a Cristina Kirchner reclamó que el organismo “se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de Argentina para los próximos años”.

También subrayó el stand by que “irresponsablemente” se le otorgó al gobierno de Mauricio Macri, y planteó que el Fondo debe “hacerse cargo” de las decisiones erróneas que tomó.

En medio de una interna entre el cristinismo y la Casa Rosada, el texto avalado por la vicepresidenta fue enviado a los ministros poco antes de hacerlo llegar a la misión del FMI en Buenos Aires. Luis Cubeddu, uno de sus miembros, dio positivo por Covid y obligó a hisoparse a Sergio Massa y Martín Guzmán. Ambos dieron negativo.

El bloque del Frente de Todos del Senado entregó una carta a la misión del Fondo Monetario Internacional

En una jugada inesperada, el bloque del Frente de Todos del Senado, que está completamente alineado con la vicepresidenta Cristina Kirchner, entregó una carta a la misión del Fondo Monetario Internacional, que se encuentra de visita en el país. En el texto, dirigido a Kristalina Giorgieva, directora general del organismo, la bancada K le reclama al Fondo que “se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años”.

La carta, de 31 puntos distribuidos en 9 carillas, fue redactada entre un puñado de senadores pero tuvo el OK final de la vicepresidenta. Antes de ser entregada a la misión del FMI, se les envío una copia a funcionarios del Gobierno, como el ministro de Economía Martín Guzmán y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, entre otros. En Economía se limitaron a decir que respetaban la postura de los senadores .

Pero el carácter explosivo del texto no quedó disimulado con el gesto de buena educación de haber informado de su envío a la primera línea del Gobierno.

Es que además del propio contenido en sí mismo, pareció una forma de diferenciarse de, por ejemplo; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien el viernes se había reunido con los enviados de Washington. Los enviados también estuvieron reunidos la semana pasada con Guzmán y el presidente del Central, Miguel Pesce.

Cristina habló de “funcionarios y funcionarias que no funcionan”

El texto fue enviado al FMI en medio de las recientes tensiones entre Alberto Fernández y Cristina; quien habló de “funcionarios y funcionarias que no funcionan”. Y en concidencia con el anuncio oficial de una nueva fórmula jubilatoria y el recorte en el pago de los programas IFE y ATP. Un escenario de ajuste incómodo para discurso del cristinismo.

EL crédito de 2018

La misiva, que firmaron 39 integrantes de la bancada, sostiene que el organismo de crédito internacional otorgó “irresponsablemente” fondos a la Argentina durante el acuerdo Stand By 2018.

Y piden que se expongan los “cálculos que hicieron pensar a los técnicos, funcionarios y directivos del FMI; que nuestro país podría obtener excedentes externos suficientes para afrontar los vencimientos”. Según los senadores, “resultaba claro desde el inicio” que la deuda sería “de pago imposible”.

Denuncian , además, que detrás del desembolso del organismo al gobierno de Mauricio Macri hubo “consideraciones de tipo político y no a aspectos técnicos o institucionales”.

Y fundamentan esta postura en la “información brindada” por Mauricio Claver-Carone, actual titular del BID; quien durante una teleconferencia del Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales del 22 de julio afirmó que Donald Trump “solicitó al FMI el otorgamiento de un préstamo de 55.000 millones de dólares a la Argentina, con el fin de que Mauricio Macri ganara las elecciones”.

Y enseguida agregan:

“Sería necesario que el Fondo confirme o desmienta estas apreciaciones; puesto que estaríamos ante un antecedente gravísimo de influencia e injerencia del FMI para que un determinado sector político obtuviese el triunfo en las elecciones”.

La carta que no pudo ser entregada en mano a los miembros de la misión; debido a que uno de sus integrantes están aislados por un caso de coronavirus, plantea:

“Hoy podríamos afirmar que los trabajadores de Argentina no deberían ser los perjudicados por la devolución de los préstamos del Fondo; que parecen haber sido otorgados para satisfacer necesidades políticas; antes que por cuestiones estrictamente técnicas que tuvieran por finalidad mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestro país”.

Sobre la refinanciación de la deuda, los senadores propusieron:

– “Reconsiderar los intereses”;

– “Período de espera para comenzar los pagos anuales a partir de 2025”.

– Un “plazo de amortización en varias décadas” para que las erogaciones “no tornen insustentable la refinanciación de la deuda; e impacten negativamente en la economía argentina y en la vida de su sociedad”.

El préstamo fue solicitado por Macri en 2018 por US$ 50.000 millones y luego ampliado a 57.000 millones. El organismo desembolsó US$ 44.000 millones: Alberto Fernández no pidió el resto tras asumir.w

Resulta obvio que si el stand by hubiese resultado exitoso hoy no estaríamos en la necesidad de acordar un nuevo programa”.

Fuente: Clarín