BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Habla su director técnico Vacuna rusa en Argentina: el misterioso laboratorio de San Isidro que hará de “puente” entre los rusos y el Gobierno

 

Se llama HLB Pharma. Fue fundado en 2004. Hace tres años quedó en convocatoria de acreedores, situación que aún no pudo superar formalmente.

Hace un par de días, este medio confirmó que el laboratorio nacional HLB Pharma había integrado la comitiva del Ministerio de Salud de la Nación que viajó a Rusia para negociar la precompra de 25 millones de dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. Este martes, Clarín entrevistó a Gustavo Maza, director técnico de ese pequeño -y algo cuestionado- laboratorio con sede en San Isidro, provincia de Buenos Aires.

Algunos datos de contexto. El nombre “HLB” responde a las siglas de Hernán López Bernabó, dueño de la compañía (fundada en 2004) hasta hace tres años, cuando la firma quedó en concurso de acreedores, situación de la cual la empresa salió en los hechos, pero no en los papeles.

Al respecto, una vocera de la compañía aclaró a este medio que, “más allá de que hay una nueva composición societaria, hoy todavía no se pudo completar la inscripción porque la pandemia demoró todo, pero todo lo que se está haciendo está acordado con el síndico”.

La presentación de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V, producida en Rusia, en este momento en fase 3. /Reuters

La presentación de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V, producida en Rusia, en este momento en fase 3. /Reuters

La farmacéutica está dirigida por Jorge Dimópulos y Ariel García Furfado. Circula que también participa Jorge Manuel Salinas, un personaje controvertido en el mundillo farmacéutico, pero desde la empresa negaron que alguna vez hubiera integrado esa sociedad.

Buscando información sobre las otras dos personas, los datos surgen y no son amables, algo de lo que en la compañía acusan recibo y se defienden. Un ejemplo es lo que ocurre con el nombre de García Furfado, rosarino ligado a un laboratorio santafesino llamado “Apolo”, donde en 2016 se produjo una memorable explosión de caldera que terminó con cinco heridos de gravedad.

También, en un googleo simple salta a la vista la clausura que la Municipalidad de San Isidro le aplicó a la propia HLB Pharma en 2018, por irregularidades en materia de seguridad. Desde la empresa insistieron en refutar las críticas y compartieron con Clarín un certificado de habilitación.

Para los miembros de la empresa, en 2017 iniciaron una suerte de “renacimiento”. Dicen que son un laboratorio chico, de 150 empleados, sin un departamento de Prensa consolidado, como en las grandes farmacéuticas, pero aseguran que producen “a volumen”, en especial insumos hospitalarios.

Habilitación para el laboratorio HLB Pharma que le dió la Municipalidad de San Isidro.

Habilitación para el laboratorio HLB Pharma que le dió la Municipalidad de San Isidro.

Con una inversión de 3 millones de dólares lograron alcanzar una producción de 1.600.000 barbijos diarios, además de camisolines y cofias. “Y este laboratorio trajo desde Corea una enorme cantidad de tests... o sea, PCRs. En lo que va de la pandemia se comercializaron 700.000”, apuntaron.

De la charla con el director técnico, Gustavo Maza, se desprende un aire especial: ellos sienten que, de algún modo, “la vieron”.

Es decir, vieron la vacuna rusa y su oportunidad, más allá de los cuestionamientos contra los ensayos científicos de la Sputnik, sin contar la politización del anuncio apresurado de parte del presidente Vladimir Putin, en la carrera internacional contra el Covid-19.

En otras palabras, HLB considera que hizo una apuesta y, para ello, se apuraron a negociar: lo hicieron a través de varios viajes en los últimos dos meses. Así, cuando el Gobierno se interesó en la vacuna rusa, “la negociación del laboratorio ya estaba avanzada”, aseguró Maza. “Era una oportunidad para una pyme que tal vez no puede acceder al mercado estadounidense o al europeo, pero quiere explorar posibilidades”.

Triangulación

El negocio no es un “mano a mano” entre los gobiernos local y el ruso sino uno de tipo triangular, definió Maza, licenciado en Farmacia por la UBA, de 57 años, que trabaja en HLB “hace muy poco... solo seis meses”, pero ya integró la última comitiva a Rusia en nombre de la compañía. Y fue nada menos que con miembros del Gobierno argentino. Entre ellos, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

Gustavo Maza, director técnico de HLB Pharma, el laboratorio que traerá la vacuna rusa contra el coronavirus a la Argentina.

Gustavo Maza, director técnico de HLB Pharma, el laboratorio que traerá la vacuna rusa contra el coronavirus a la Argentina.

¿Quién le comprará a quién? “Nosotros le compramos a Rusia, y el Estado nos compra a nosotros. ¿A cuánto? Eso no sé. Los técnicos no estamos en esas conversaciones”, admitió el experto. Lo cierto es que el laboratorio tendrá exclusividad en el registro de la Sputnik V frente a la ANMAT, “siempre que se haya completado la fase 3”, enfatizó.

Si la exclusividad acarrea, además, el costo de asumir la responsabilidad en caso de que haya efectos adversos o conflictos de algún otro tipo, es algo que en el laboratorio argentino no pudieron confirmar. “Habría que ver el detalle del acuerdo, si es responsabilidad compartida o no”, matizaron en referencia al rol de la empresa rusa Gamaleya y del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), organismo que financia el desarrollo de la vacuna.

En tanto, Maza confirmó que el trámite de registro ante la ANMAT  "está iniciado, pero hay una falta importante de información que hace falta que llegue desde Rusia. Una vez que esa documentación se complete a satisfacción de la autoridad santiaria y termine, por supuesto, la fase 3, se podrá hablar de registro”.

“Una vez que tengamos la autorización para importarla, el laboratorio localmente hará los controles de calidad, a su vez controlados por la ANMAT. Esos ensayos se hacen en un laboratorio de calidad y en uno microbiológico para que se dé por buena la partida”, detalló.

Clarín le consultó por el rol que tendrá el laboratorio "en la práctica", y si poseen la infraestructura para conservar la vacuna a 18 grados bajo cero, un requisito indeclinable: “El producto tiene esa particularidad logística, algo que no es menor. Y además se tendrá que repartir a lo largo del país. Esa infraestructura la tenemos. Podemos conservar lo que llegue. Para el reparto a nivel nacional, se está hablando con las autoridades”.

Un médico recibe la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus. /Reuters

Un médico recibe la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus. /Reuters

¿Por qué este laboratorio y no otro? La pregunta tienta. Maza dijo que con el Gobierno solo confluyeron en el viaje a Rusia y aseguró que cada parte fue con metas propias: “Ellos tenían sus observaciones, por un lado, y nosotros fuimos para tratar de seguir la comunicación y conseguir la información para hacer el registro local, cumplir la normativa para que esto sea aprobado por la autoridad sanitaria local”.

Por fin, ¿qué opina Maza de la desconocida y hasta cuestionada reputación del laboratorio para el que trabaja?

"No soy ajeno a ese tipo de información. Pero conozco a esta gente y no veo nada reprochable. Cuando ingresé a HLB dije que iba a hacer un trabajo honesto, cumplir la normativa existente. En los meses que estoy, nadie me obligó a hacer lo contrario", explicó, y concluyó: "He manifestado necesitar muchas inversiones, en ese sentido, y se están haciendo. El control de calidad es fundamental. Se requiere que la empresa resurja. Soy profesional y trabajo mientras se cumplan determinadas pautas que por ahora se cumplen sin problemas".



clarin