BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Guzmán convierte deuda en pesos a dólares como una ofrenda al mercado para extender la calma cambiaria

 Será la primera de dos emisiones de deuda en dólares por USD 750 con la que se le busca dar salida a fondos extranjeros como PIMCO. El objetivo es bajar al contado con liquidación, pero no será barato


El ministro de Economía, Martín Guzmán, ofrecerá el lunes la que espera sea una nueva “señal en la dirección correcta” al emitir un bono en dólares canjeable por títulos en pesos diseñado para darle salida a fondos offshore atrapados desde la imposición de controles de cambio en septiembre del año pasado. Según datos del mercado habría USD 14.000 millones de tenencias de fondos extranjeros en activos en pesos que, a falta de vehículos para dolarizarse, generan subas de los tipos de cambio paralelos con cada movimiento que realizan en el mercado de contado con liquidación y el objetivo oficial es eliminar esa presión. El costo, sin embargo, puede ser importante: cálculos privados estiman que podría aumentar en un 50% el endeudamiento en moneda extranjera que implican esas posiciones.

Entre los tenedores más relevantes de papeles en pesos que no logran salir está el fondo PIMCO, que supo tener el 66% de la emisión de $130.000 millones del Bono ajustado por la tasa de Política Monetaria (Bopomo) y que, como muchos otros tenedores, aceptó títulos en pesos en lugar del pago para esperar por una emisión en dólares que le permita finalmente desarmar su posición en pesos en el país.

La operación que llevará adelante la Secretaria de Finanzas el lunes es algo amarga para la lógica de un ministerio desde el que se ha dicho repetidas veces que no se aspira a tomar más deuda, y menos en dólares. Guzmán se ufana de que, a través de incentivos colocados en títulos en pesos ajustado por inflación y otros movimientos, en lo que va del año se logró transformar en torno a USD 6.000 millones de deuda en dólares a deuda en pesos. Algo de eso se revirtió con la emisión de dos bonos dollar-linked que si bien son pagaderos en dólares, atan el costo financiero a la variación del tipo de cambio.

Hay que actuar con pragmatismo (...) i no hacemos nada es una suerte de goteo permanente que genera una brecha alta que daña a la economía y a las expectativas
Pero la subasta que tendrá lugar el lunes, la primera de dos según los planes de Economía, directamente caminará en la dirección contraria. Se emitirán hasta USD 500 millones extra del Bono 2030 (AL30) ya emitido en el canje de este año y hasta USD 250 millones del Bono 2035 (AL35) surgido de la misma operación.

“Hay que actuar con pragmatismo. Eso que estamos haciendo, esa subasta que se puede pagar con deuda en pesos tiene que ver con un problema que se generó durante el Gobierno anterior. Que es el de estos fondos especulativos que están en la Argentina, que no quieren estructuralmente estar en pesos y que presionan sobre la brecha, que si no hacemos nada es una suerte de goteo permanente que genera una brecha alta que daña a la economía y a las expectativas”, dijo Guzmán el jueves en declaraciones radiales.

“Acá lo que se está diciendo es ¿hay gente que se quiera pasar de pesos a dólares? Fenómeno. Vayan a una subasta, al mejor postor, vayan a pujar por estos bonos en dólares. Quien más ofrezca se lo llevará. Entonces vamos limpiando parte de este problema, y en el neto lo que se da es que se logra pasar más deuda de dólares a pesos que de pesos a dólares”, agregó.

Pragmatismo es la palabra con la que recibió el mercado los detalles de la licitación. Porque a la hora de fijar la forma en que se pujará por el precio de esos bonos, Guzmán permitió acercar más los precios a los valores vigentes en el mercado. Si la licitación fuera por adhesión y no por subasta, y además al tipo de cambio oficial, el dólar implícito que estarían pagando los fondos extranjeros estaría por encima de los $200 por unidad. A precio de mercado, mientras tanto,

“Desde el punto de vista fiscal, lo más relevante para comentar es que como el precio de emisión de los nuevos bonos se define en la licitación, la subasta puede resultar en un incremento en el stock de deuda del Tesoro. De hecho, si el precio de corte de los AL30 y AL35 es igual al precio de mercado de esos títulos ($5.380 y $4.975, respectivamente, a valores de ayer), la deuda soberana medida al tipo de cambio oficial sube un 50% con la operación (nos referimos, por supuesto, al stock que participa de la subasta)", analizó un informe de la consultora 1816.

El Tesoro pasaría así de deber $4.975 en un bono en pesos a deber $8.000 por cada bono en dólares en ese escenario planteado por la consultora. El costo final del endeudamiento en dólares dependerá mucho de las ofertas privadas que se acerquen el lunes y, luego, de lo que esté dispuesto a convalidar el propio Guzmán.

Transformar deuda en pesos en deuda en dólares, como se anunció, es un error grave y una anormalidad (Lavagna)
“En definitiva, las condiciones de la subasta de la semana que viene confirman el giro pragmático que viene haciendo el Gobierno desde principios de octubre para solucionar el problema de la brecha. Según números del INDEC, la tenencia de instrumentos en pesos por parte de no residentes era de casi USD 14.000 millones al cierre de junio 2020 (al tipo de cambio oficial), incluyendo deuda soberana, provincial y corporativa”, agregó el reporte.

Guzmán confía en que la competencia entre posturas, sin embargo, permita suavizar el costo de la operación que en su momento sufrió las críticas del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. "Transformar deuda en pesos en deuda en dólares, como se anunció, es un error grave y una anormalidad”, había escrito en su cuenta de Twitter.

La resistencia no fue sólo externa. Las trabas a las operaciones con contado con liquidación definidas por el Banco Central en septiembre tenían, en algunos de sus puntos, disposiciones apuntadas a impedir que fondos como PIMCO gocen de una vía de salida. De hecho, el Congreso había autorizado la emisión de deuda en junio último, pero los meses pasaron y Guzmán no tuvo el aval político para concretar su movida pragmática aunque dolorosa para parte del Gobierno.




infobae