EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fernán Quirós: “Entre 7 y 10 días tendremos una medición del impacto sanitario del velorio de Maradona”

 

 

En CNN Redacción, con Nacho Girón, el ministro de Salud porteño alertó sobre los riesgos del multitudinario velorio del jugador, y además destacó que la segunda ola de la pandemia dependerá, en gran medida, de los cuidados de la sociedad. Además, reafirmó la no obligatoriedad de la vacuna y que aún es imposible confirmar una fecha para el inicio del operativo de vacunación, que la Ciudad coordina con el Ministerio de Salud de la Nación.

 

 


 

Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:

Acerca de la evolución del Covid en la Argentina y la Ciudad de Buenos Aires:

“Es muy importante aclarar la región geográfica de la cual uno va a hablar, porque la Argentina es un país muy distribuido, muy diverso, que ha tenido curvas epidemiológicas muy variables a lo largo de todo el territorio. En la Ciudad de Buenos Aires, en particular, esta es una primera ola que empezó allá por marzo de manera muy lenta, que se intensificó en mayo y que ha empezado a bajar a partir del 1 de septiembre. Y desde el 1 de septiembre hasta esta parte hemos tenido un descenso sistemático y paulatino: semana a semana hemos tenido menos casos que la anterior. Al día de hoy estamos en la fase final de la primera ola en la Ciudad, con unos 300 casos de promedio por día. Y justamente lo que estamos trabajando intensamente para mitigar, demorar, retrasar o evitar la segunda ola.”

¿Hay que prepararse para una segunda ola, como le ha pasado a Europa?

“Esto es una enfermedad que funciona, como bien está demostrando en Europa este momento, con olas sucesivas. Sobre todo esas olas tienen que ver con la pérdida de la capacidad de la sociedad de cuidarse y de cumplir algunas normativas básicas que naturalmente ocurren en el verano, cuando la gente después de un año muy duro, de mucho dolor pierde su capacidad de concentrarse y de mantener las normativas. Y, por lo tanto, nosotros lo que decimos es: hay dos instrumentos poderosos para mitigar o demorar la ola. El primero de ellos es intensificar la investigación epidemiológica −rastreo y testeo− de la Ciudad, cosa que estamos haciendo: cada día, cada semana: lo hacemos intensivamente, que va a incluir el turismo, las personas de la Ciudad que salgan cuando retornen van a ser testeadas por ese motivo. Y, del otro lado, el comportamiento ciudadano: evitar los lugares que se llaman súper contagiadores, los lugares cerrados donde haya más de diez personas que estén mucho tiempo y que estén mal ventilados. Por eso estamos trabajando intensamente con todos los componentes de la sociedad civil y también con la ciudadanía en forma directa de que seamos capaces de comprender que el periodo que nos queda hasta una inmunización al menos de los grupos de riesgo hay que hacerlo llevando casi todas nuestras actividades al espacio abierto. Todo lo que podamos llevar al espacio abierto beneficia al riesgo de la segunda ola; usar el tapabocas bien colocado en la base de la nariz, tapando boca y nariz; y manteniendo la distancia física: esos tres componentes son esenciales y la mayoría de nosotros somos capaces de hacerlo. Seguramente esa segunda ola cuando venga tendrá un daño muy menor porque ya habremos avanzado con la vacunación y los grupos de riesgo.”

 

Sobre lo que ocurrió con la ausencia de esos cuidados esenciales en el velorio de Diego Maradona y si le preocupó:

“Nosotros hemos tenido un montón de manifestaciones, algunas de un espacio político, otras de otro; unas para apoyar un gobierno, de otros para apoyar a otro gobierno, y la verdad que en todas ellas habíamos visto un esfuerzo ciudadano por el cuidado. La mayoría de las manifestaciones, algunas muy numerosas, habían sido con uso muy masivo del tapabocas, la distancia; a veces en autos, a veces en camiones, diferentes maneras de manifestarse. En esta oportunidad particular, dado lo que significa Diego Maradona para todo el mundo, pero sobre todo para la emotividad y el ideario argentino, evidentemente se han incumplido esos cuidados y lo hemos visto entre todos. De manera que es evidente un riesgo epidemiológico, un poco mitigado porque fue en el espacio abierto, otro poco mitigado porque estamos en la fase final de la curva, con lo cual la incidencia de los enfermos allí ha sido menor de lo que hubiese sido unas semanas o meses antes, pero naturalmente es la foto o la imagen que tenemos que evitar, que tenemos que trabajar y aprender para no volver a repetir. Seguramente entre siete y diez días de ese día tendremos una medición concreta del impacto que tuvo tanto en la Ciudad como en el conurbano bonaerense, porque había mucha gente que era de la provincia de Buenos Aires. Pero los rebrotes o las segundas olas no son solamente por un hecho puntual. Un hecho puntual aumenta los casos durante una semana y vuelven a bajar, los rebrotes tienen que ver más con un comportamiento social más distribuido y sobre todo más sostenido en el tiempo.”

Acerca del operativo de vacunación en la Ciudad de Buenos Aires:

“Hay tres etapas bien diferenciadas. Una, por un lado, es la información científicamente válida para poder inscribir las vacunas como inscripciones de emergencia. Eso significa las investigaciones que está haciendo Moderna o que está haciendo Pfizer en la FDA, que si la FDA las inscribe, rápidamente serán inscriptas en casi todos los países del mundo y entre ellos la Argentina. Y luego las inscripciones que se hagan directamente en la Argentina y que no pasen por la FDA o la EMA, como pueden ser las inscripciones de algunas vacunas de China o incluso la vacuna rusa. Entonces lo primero que necesitamos es la información científicamente técnica para poder hacer las inscripciones. Una vez que eso ocurra, lo que necesitamos es haber tenido ya preparados los convenios, los contratos de compra y los tiempos de distribución logística de esa compra para que lleguen a la Argentina y a la Ciudad de Buenos Aires en particular. Y lo tercero es la campaña de vacunación específica. Nosotros en la Ciudad lo que hemos dispuesto, en colaboración y en coordinación con el Ministerio de Salud de la Nación es justamente una campaña muy intensiva que va a estar lista para ser aplicada a partir de enero de manera que podamos vacunar al cerca de millón de porteños que van a tener el criterio para ser vacunados −que son mayores de 60, personas con comorbilidad, trabajadores esenciales y demás−. Ese millón de porteños vamos a hacer todo el dispositivo para poder vacunar a lo largo de cuatro semanas a partir de que tengamos cantidades suficiente de vacunas: una primera dosis en cuatro semanas y luego la segunda dosis en cuatro semanas. En un proceso de ocho semanas seremos capaces de vacunar.”

¿Va a ser obligaroria en la Ciudad de Buenos Aires?

“No, decididamente no. Quien regula la obligatoriedad o no de las vacunas es el Ministerio de Salud de la Nación: las jurisdicciones no tenemos delegada esa competencia, con lo cual nosotros vamos a coordinar las decisiones con Nación y vamos a aplicar las decisiones del Ministerio de Salud de la Nación en la Ciudad, así como las otras 23 jurisdicciones.”

¿Puede ser en enero la vacunación de la población más riesgosa en la Ciudad de Buenos Aires?

“En realidad no podemos saber con precisión, porque una cosa es para qué fecha uno espera haber comprado y pueda tener incluso logísticamente la vacuna pero todavía no tenemos la información científica para saber en qué fecha se pueden inscribir, La inscripción de la vacuna es el primer paso indispensable para poderla aplicar, con lo cual yo no podría dar fechas. Yo entiendo lo que el presidente dijo es que esperaba tener acceso y compra de las vacunas para una fecha, pero esperamos que para esa fecha efectivamente los investigadores de cada una de ellas hayan podido ya presentar toda la investigación científica, que esa información sea robusta y que sea aprobada e inscripta en la ANMAT, que es la entidad regulatoria argentina para ello.”

Sobre el ingreso a la Ciudad de Buenos Aires de argentinos y extranjeros de países limítrofes con PCR negativo y la no obligación de hacer cuarentena y si se puede extender a pasajeros que vengan de Estados Unidos o de Europa:

“El criterio va a ser generalizado. El concepto es: una PCR original del puerto de salida −es decir, del puerto donde la persona reside− sobre todo para dar cierta garantía a todos los compañeros del viaje de que ninguna persona con mucha actividad viral en ese momento suba a un avión o a un medio de transporte público. Y luego los que vengan a la Ciudad de Buenos Aires les vamos a solicitar una muestra de saliva al llegar a Buenos Aires −ya sea en Ezeiza o que vengan en tren o colectivo− y le vamos a hacer una PCR, al igual que el hisopado, pero con saliva, que es un método de toma de muestra mucho más simple y simplificado para la gente para darle garantías que esos tres días que han pasado en el interregno, las personas que hayan terminado o completado su tiempo de incubación puedan ser detectados cuando llegan a la Ciudad de Buenos Aires.”