BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Sábado, 31 de octubre

 


Mientras todos marchamos con temor hacia el día de las elecciones (o la semana o el mes), pensé que volvería a influir un poco en la política. Y, por supuesto, tiene un ángulo comercial.


Si el presidente Trump gana la reelección y el Partido Republicano ocupa el Senado, buscaremos al menos dos o cuatro años más de doctrina republicana en lo que respecta a las leyes que rigen nuestra economía y sociedad. Si eres fanático de Donald Trump, todo está bien.


Pero hay una arruga potencial aquí que incluso Trumpofiles podría querer contemplar, y es algo como esto.


Es posible que si Donald Trump gana, lo haga, (nuevamente), sin obtener la mayoría del voto popular. Duros noogies, dices. Así es como funciona nuestro sistema a veces. Ha sucedido en cinco de nuestras 58 elecciones presidenciales, y 2020 sería la sexta. No es gran cosa.


Profundicemos más.


Un presidente que no haya ganado el voto popular en dos ocasiones sería algo sin precedentes en la historia de nuestra nación, y digo que no en el buen sentido. El hecho es que, (y supongo que hay que reconocerles), los republicanos han ganado el voto popular para presidente solo una vez en los últimos 20 años, pero han controlado la presidencia durante 12 años de esas dos décadas.


Pero no escribo ni me quejo de lo que hacen los republicanos cuando se trata de impuestos, regulación o política exterior. Estoy escribiendo sobre el Partido Republicano, o cualquier partido de hecho, que está en el poder sin el mandato de la mayoría de los estadounidenses.


Aprecio mucho la protección de los intereses de las minorías, en este caso, asegurarme de que los grandes demócratas urbanos malos no aplastan a los republicanos rurales. Todo el mundo entiende eso. Sin embargo, el hecho es que el gobierno minoritario arraigado, republicano o demócrata, es rotundamente malo para Estados Unidos.


“Soy un firme creyente en la protección de los derechos de las minorías. Está en el corazón de la democracia liberal. Por eso tenemos la Declaración de Derechos y la regla judicial. El federalismo también ”, dice Daniel Ziblatt, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Harvard y coautor de un reciente artículo de opinión en el New York Times titulado" Poner fin al gobierno de las minorías ". "En principio, se convierte en un problema cuando repetidamente tienes una situación en la que, en lugar de los derechos de las minorías, tienes el gobierno de las minorías".


Correcto, Daniel. Esa es la distinción importante: derechos de las minorías, sí. Regla de la minoría, no.


Image

Anya Rose, de 33 años, sostiene un cartel con el número de votos que Hillary Clinton ganó el voto popular, uniéndose a los manifestantes de Donald Trump que se manifestaban frente al edificio del Capitolio de Pensilvania antes de que los electores llegaran para emitir sus votos en las elecciones del 19 de diciembre de 2016 en Harrisburg, Pensilvania. (Foto de Mark Makela / Getty Images)


Los fundadores de nuestra nación buscaron proteger a todos los estadounidenses. No querían empoderar a un grupo más pequeño a expensas de uno más grande. ¿Cómo sé eso ?, se pregunta un amigo republicano. Sencillo. Imagínese si el zapato estuviera en el otro pie y los demócratas fueran el partido minoritario en el poder. ¿Cómo te sentirías? La única respuesta veraz es: “Yo diría que es injusto. (Decir, 'los demócratas harían lo mismo' no es responder a la pregunta ").


Las amenazas a la integridad de la democracia estadounidense contribuyen a una percepción de inestabilidad, que desestabiliza la economía y los mercados. "¿Por qué los bonos del Tesoro de Estados Unidos tienen una prima de riesgo?", Pregunta el analista veterano Richard Bernstein, fundador de Richard Bernstein Advisors, sobre nuestro estado político actual. "Está claro que el mundo está viendo a Estados Unidos de manera diferente a como solía hacerlo".


Soy muy consciente de que todo este retorcimiento de manos podría ser discutible el martes (o cuando descubramos quién es nuestro próximo presidente), de una de dos maneras. Donald Trump podría ganar el voto popular y el Colegio Electoral, o Joe Biden podría ganar el voto popular y el Colegio Electoral.


Pero existe una buena posibilidad de que 2020 sea una reducción de 2016 en términos de voto popular / Colegio Electoral, así que me gustaría adelantar esto un poco más.


Primero, la presidencia no es la única rama de nuestro gobierno gobernada por la minoría. Considere el Senado, que protege abiertamente a los estados más pequeños al darle a Delaware dos senadores, al igual que Texas. Está bien, pero las cosas han cambiado últimamente. Por ejemplo, el New York Times señala que “los demócratas obtuvieron fácilmente más votos generales para el Senado de los Estados Unidos en 2016 y 2018 , y sin embargo, los republicanos tienen 53 de 100 escaños. Los 45 senadores demócratas y dos independientes que forman parte de ellos representan a más personas que los 53 republicanos ”. Y está el hecho de que Dakota del Norte y del Sur tienen cuatro votos en el Senado que representan a 1,6 millones de personas. California tiene ahora dos senadores que representan a casi 40 millones de personas.


Entonces, sí, el Senado, por supuesto, fue diseñado para proteger a los estados pequeños o para impulsar a la minoría. El problema es que se está sobrealimentando. La población de los cuatro estados más grandes; California, Texas, Florida y Nueva York crecieron en un total de 8.2 millones durante la última década. La población combinada de los cuatro más pequeños; Wyoming, Vermont, Alaska y Dakota del Norte crecieron en 124.000.


La Cámara de Representantes representa por población, ¿no? No exactamente. El número de repeticiones se limitó a 435 en 1929 cuando la población de los EE. UU. Era un tercio del tamaño. Cada congresista debe representar a 708.000 ciudadanos. En su lugar, cada uno sirve entre 989,000 y 526,000. (Y no me hagas empezar con la manipulación y el intento de alterar el censo). Algunos piden que se aumente drásticamente el número de representantes para abordar estos desequilibrios.


Y luego está el Colegio Electoral.


Tiendo a pensar en la CE como una especie de híbrido de los modelos de la Cámara y el Senado, en el sentido de que sí, los votos electorales están divididos por población como el primero, pero la fórmula del ganador se lleva todo (que todos los estados, excepto Nebraska y Maine usan ), es más un reflejo del Senado.


En caso de que no lo supiera, la cantidad de electores en cada estado es igual a la suma de la membresía del estado en el Senado y la Cámara, (que se sabe que suma 538). Como tal, esto confiere una ventaja a una población más pequeña estados. Por ejemplo, Dakota del Norte (empatada por lo menos con tres votos electorales) tiene aproximadamente un voto electoral por cada 224,000 personas, mientras que California (que tiene la mayor cantidad con 55 votos electorales) obtiene aproximadamente un voto por cada 677,000 personas .


Image

La gente observa desde su vehículo cómo el presidente Donald Trump, a la izquierda de la pantalla de video, y el exvicepresidente Joe Biden, candidato presidencial demócrata, hablan durante una fiesta de observación de debates presidenciales en Fort Mason Center en San Francisco, el jueves 22 de octubre de 2020. La fiesta fue organizada por Manny's, un lugar de encuentro y aprendizaje de la comunidad de San Francisco. (Foto AP / Jeff Chiu)


Pero, por supuesto, es el modelo en el que el ganador se lo lleva todo lo que realmente contribuye al gobierno de las minorías. Tome el gran estado de Texas. Generalmente considerado un bastión republicano (la última vez que el estado de la estrella solitaria votó por un demócrata fue Jimmy Carter en 1976). Hoy en día, aunque el estado es cada vez más violeta. De los 36 distritos electorales del estado, 13 están representados por demócratas. Sin embargo, si Trump gana Texas, obtendrá todos los 38 votos electorales del estado, o el 14% de los 270 necesarios para ganar la Casa Blanca, a pesar de que Biden está preparado para correr más fuerte que Clinton, quien de hecho recibió el 43% de los votos. votar allí en 2016.


Los cuatro estados más poblados de la nación, California, Texas, Florida y Nueva York (33,1% de la población del país) tenían 21,7 millones de votos para Clinton y 15,8 millones para Trump en 2016. Eso es un margen de casi 6 millones de votos, que también es mayor. que la población total combinada de los estados rojos de Wyoming, Alaska, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Montana e Idaho.


Correr cerca en los estados en los que pierde y ganar a lo grande en los estados en los que gana es potencialmente una receta para perder el voto popular, que es lo que le pasó a Clinton y le podría pasar a Biden. De hecho, Trump, que perdió el voto popular por unos 2,9 millones de votos la última vez ( en realidad son 2.868.686 ), incluso podría perder por 5 millones de votos este año y aún así ganar, según NBC News y otros.


Alguien me señaló recientemente que seguro, Hillary venció al Donald por más de 2 millones de votos populares, pero que “Hillary ganó California por más de 3 millones de votos [en realidad 4,269,978], lo que significa que Donald ganó el resto de [sic] el país . Es por eso que usamos el Colegio Electoral, para que TODOS los estados estén representados y tengan voz en nuestra elección. Odiaría ver a nuestro país funcionar como California ".


Interesante.


Permítanme tomar el segundo punto terciario primero. Es cierto que el gobierno de California ha sido un poco disfuncional últimamente, pero eso no significa que si elimináramos el Colegio Electoral, nuestro gobierno federal tendría que ser peor de lo que es ahora. (Por cierto, incluso con todas sus debilidades, la población del Estado Dorado aún creció en 2.6 millones durante la última década).


Sin embargo, en cuanto al primer punto, el punto principal, es una especie de otra cosa: Sra. El argumento de Lincoln, ¿cómo te gustó la obra, no es así? O es como decir que si Trump no ganara Texas, solo habría recibido 268 votos electorales y habría perdido las elecciones.


Pero aún más que eso, ¿cuánto debería importar realmente dónde vivimos cuando se trata de elegir al presidente? ¿Por qué debería suceder que su voto sea, en cierto sentido, tan inútil en Wyoming (el 68% votó por Trump) como en Massachusetts (el 60% votó por Clinton)?


Si el Colegio Electoral produce estas distorsiones, ¿para qué sirve realmente?


O déjeme decirlo de esta manera: ¿En qué momento el gobierno de la minoría se vuelve inaceptable para usted? En las últimas elecciones, el partido minoritario obtuvo el 46,1% del voto popular frente al 48,2% de la mayoría y ganó la presidencia. Este año el déficit podría ser del 5%. ¿El 10%, 15% o 25% seguirían siendo apetecibles? Si reconoce que en algún momento esto se vuelve incorrecto, ¿no es injusto ningún déficit?


¿Qué tiene de malo el voto popular de todos modos?


Otro punto que el Partido Republicano debe considerar es que el gobierno de las minorías va en contra de sus principios básicos de apoyar los mercados libres. Ziblatt explica: “El partido republicano es una empresa protegida en un mercado, que se beneficia artificialmente del sistema político de una manera que le permite ganar incluso cuando no obtiene la mayoría. Si tuviéramos una competencia democrática realmente libre, tendría que cambiar su estrategia. Si una empresa vende zapatos y nadie se presenta en la tienda, cambia el producto que vende. Cuando los republicanos no pueden obtener la mayoría y aún así obtener el poder, las presiones del mercado se atenúan. Deshacerse de las reglas de las minorías permite que el mercado político haga su magia ".


Image

El presidente del Comité Judicial, el senador Lindsey Graham (R-SC), a la derecha, habla durante una conferencia de prensa sobre el empaque del tribunal en Capitol Hill el 21 de octubre de 2020 en Washington, DC. El año pasado, el senador Marco Rubio (R-FL) presentó SJRes. 14, que proporcionaría una enmienda constitucional que limitaría la Corte Suprema de los Estados Unidos a nueve jueces. (Foto de Stefani Reynolds / Getty Images)

Los republicanos han estado haciendo todo lo que está en su poder para promover su agenda política y económica, que es su derecho y su prerrogativa. Pero ningún estadounidense debería tratar de afianzar su posición como minoría en el poder mediante la supresión de votantes, engañando al censo, bloqueando la inmigración o disuadiendo la estadidad de Washington DC y llenando tribunales únicamente con el propósito de no ceder el poder.


Esto nos lleva por el camino del gobierno de la minoría al gobierno de un solo partido. Eso no es estadounidense y nunca lo será.


Pregunta aquí: si Biden es elegido y los demócratas obtienen la mayoría en el Senado, ¿cómo responderían a todo esto? Algunos demócratas han sugerido que llenen la Corte Suprema, es decir, agreguen más jueces. ¡Escandaloso !, gritan los republicanos. Pero, de hecho, la Corte Suprema ha cambiado de tamaño siete veces a lo largo de nuestra historia (aunque no desde 1869). Los demócratas podrían presionar por la condición de estado antes mencionada para Washington DC, así como para los cinco territorios estadounidenses : Puerto Rico, Guam, las Islas Marianas del Norte. , las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Samoa Americana, que tienen 3,7 millones de residentes combinados. También se está deshaciendo del obstruccionismo en el Congreso. Pero esto sería un desafío.


“No estoy de acuerdo con la idea de que vayamos a conseguir más jueces de la Corte Suprema. Creo que Biden es tibio con la idea. Las encuestas muestran que el público no está entusiasmado con esto ”, dice el veterano observador de Washington, Greg Valliere, el principal estratega de políticas de EE.UU. en AGF Investments. “No podemos estar seguros de que todos los demócratas sean monolíticos. No creo que estemos allí en el filibustero, no creo que estemos allí en Puerto Rico y DC. Es muy poco probable ”.


Sin embargo, ¿es demasiado soñar con una solución en la que ambas partes puedan estar de acuerdo? “Idealmente sería bipartidista. En teoría, todas las partes deberían estar interesadas ”, dice Ziblatt. “Cuando se rompió la norma para una presidencia de dos mandatos, cuando Roosevelt gobernó cuatro mandatos, la respuesta no fue seguir cumpliendo cuatro mandatos o jugar duro, con los republicanos buscando cuatro mandatos. Hubo un esfuerzo por aprobar una enmienda constitucional para cambiar las reglas ”.


Ziblatt se refiere a la 22ª Enmienda de la Constitución, aprobada en 1951, que simplemente establece : "Ninguna persona será elegida para el cargo de presidente más de dos veces ...". Si Trump pierde, apostaría que al menos hablará sobre correr en 2024, pero ¿y si gana este otoño? De hecho, Trump ha dicho en varias ocasiones recientemente que "negociaría" un tercer tercer mandato porque tiene "derecho" a ello .


Si la mayoría de los estadounidenses realmente quiere que sea presidente por un tercer mandato, podría estar de acuerdo con ello. Pero dudo mucho que ese sea el caso.





yahoo