BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Por la cuarentena podrían reaparecer enfermedades como la polio y la tos convulsa

 Médicos advierten que las cuarentenas pueden tener efectos no deseados como una incidencia cada vez mayor de enfermedades cardiovasculares y cáncer y una disminución de la inmunización en enfermedades como las tos convulsa o la poliomielitis.

"La tos convulsa volverá. La poliomielitis volverá debido al cese de las campañas de vacunación. Todas estas enfermedades en las que hemos logrado avances sustanciales comenzarán a regresar", asegura Jay Bhattacharya, médico y economista que estudia epidemiología en Stamford.Macron decreta toque de queda en París por la disparada de contagios

Una de las principales consecuencias de la cuarentena es la interrupción de controles en pacientes. "Una cosa no debe obligar a la otra que nos cuidemos contra el coronavirus, no quiere decir que descuidemos otras cuestiones. No hay que dejar de atenderse. Hay gente que tiene más miedo al covid no rehace controles, sobre todo con la gente grande. Si es necesario es necesario", le dijo un reconocido epidemiólogo a LPO.

"La gente tiene temor de ir a vacunarse o de ver al oncólogo, pero la vida sigue. Hay operaciones que se posponen, las clínicas no están trabajando a full. Los controles ginecológicos son cosas necesarias, tenemos que ir abriendo y volviendo a la normalidad", agregó el especialista que pidió preservar su identidad.

"Bajó la cobertura en algunas vacunas, incluso con los niños. Todo puede llevar a que enfermedades que están controladas vuelvan a aparecer", coincidió.

Bhattacharya y Martin Kulldorff advierten que por la cuarentena mucha gente dejó de ir al médico y de realizarse controles. Y aseguran que los niños y adultos jóvenes corren más riesgos médicos y psicológicos por el encierro que ante una infección de Covid.

El Wall Street Journal publicó una entrevista con Bhattacharya y Martin Kulldorff, dos médicos que fueron tildados como "los rebeldes del Covid" en EEUU. Junto con Sunetra Gupta, profesora de epidemiología en Oxford, fueron los autores de la Declaración de Great Barrington, publicada el 4 de octubre, contra los bloqueos y otras restricciones económicas.

Según sostienen, los encierros "fracasaron manifiestamente en hacer esto al inducir el colapso económico que ha puesto las vidas de 130 millones de personas pobres en todo el mundo en riesgo de morir de hambre".

Además consideran que la política actual de encierro pide a los niños y adultos jóvenes, "que enfrentan más riesgos médicos y psicológicos por los encierros que por la infección por Covid", que acepten este daño "con la falsa esperanza de que este sacrificio protegerá a los vulnerables. personas."

Los profesionales sostienen que además la cuarentena es "injusta" porque hay muchas personas que no tienen la posibilidad de trabajar desde sus casas y se exponen al virus. A diferencia de los profesionales privilegiados, dice Kulldorff, la clase obrera "está trabajando, incluidas las personas de alto riesgo de 60 años. Entonces, la clase trabajadora está construyendo la inmunidad de la población que eventualmente nos protegerá a todos". 

Bhattacharya sostiene que una de las razones por las que "las poblaciones minoritarias han tenido una mayor mortalidad en los EEUU. A causa de la epidemia es porque a menudo no tienen la opción, incluso si son mayores o tienen cormobilidades, de quedarse en casa"

Kulldorff asegura que "no se puede simplemente mirar a Covid, hay que mirar de manera integral la salud y considerar el daño colateral". Entre los daños: una incidencia cada vez mayor de enfermedades cardiovasculares y cáncer y una disminución alarmante de la inmunización. "La gente no va al médico", señala.