BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

MARCHE LA 4TA. ENCÍCLICA Francisco no fue claro: Nunca explicó a su discípulo El 'Rusito' Grabois si "Tierra, Techo y Trabajo" es con o sin tomas

 Es perfectamente entendible el planteo que hace el abogado y dirigente político Juan Grabois respecto a las necesidades que sufren las personas de ingresos bajos. Ahora bien, ¿todo justifica las tomas y usurpaciones de terrenos de propiedad privada? Sin dudas, Francisco debería lanzar otra Encíclica para explicar mejor el cómo porque es evidente que a El 'Rusito' -como le gusta apodarlo- no le quedó claro.


Muy interesante todo el planteo y análisis que hacen los dirigentes sociales -seguidores del Papa Francisco- sobre lo que ocurre en el territorio en cuanto a las necesidades de los más desprotegidos.

En pleno debate por las usurpaciones y tomas de terrenos que tienen dueños, Juan Grabois (CTEP) detalló que "en la Argentina hay 4.400 barrios de emergencia que se formaron a partir de tomas en los últimos 30 años. Eso te da unas 120 tomas por año. Odio las tomas pero no puedo estar de acuerdo o en desacuerdo. Es algo que sucede. Son una realidad".

Consultado por sus ideas y percepciones, el abogado fue tajante: "Una usurpación es un delito y hay un derecho a la propiedad privada"


Entonces, explicó: "Vender en la calle es un ilícito, una contravención, pero son ilícitos que no reflejan una actitud de delinquir y hacer daño sino una acción de desesperación previa que empuja a la gente a determinadas situaciones. Tener empatía y capacidad de comprensión no es convalidar nada, es buscar soluciones. Indignarse, responsabilizar a los humildes de sus propios padecimientos y ponerlos en el lugar de victimarios en vez de víctimas, es una grave distorsión de la ética social. Se trata de pensar qué haría yo en esa situación".

Ahora bien, cuando la periodista Romina Manguel le preguntó qué piensa de los dueños de esos terrenos que son usurpados, se limitó a decir: "Ese es otro ejercicio de empatía. Lo podemos hacer si quierés".

Tal vez sea un buen momento para recomendarle al Sumo Pontífice una nueva encíclica o un mensaje el próximo domingo condenando este tipo de actitudes y soluciones, que en vez de resolver el problema, crean uno nuevo.

Según el periodista Sergio Rubin"el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández -acaso el clérigo argentino que mejor interpreta a Francisco-, dijo recientemente en una charla por Zoom organizada por el arzobispado de Córdoba una obviedad: que Jorge Bergoglio no está a favor de las tomas de tierras y reconoce la propiedad privada, más allá del derecho a la vivienda, en perfecta línea con la doctrina social de la Iglesia".

Ok, pero debería dedicar un mensaje en alguna misa para clarificar esto. Más allá de que el Papa Francisco se encarga de filtrar que no está en el minuto a minuto de lo que pasa en la Argentina, se sabe que en sus misas envía mensajes y marca posición de todo aquello que forma parte del debate público en el país. Tan tontos no somos.

En su tercera encíclica -Fratelli Tutti- marcó posición justamente sobre este punto: "Vuelvo a hacer mías y a proponer a todos unas palabras de san Juan Pablo II cuya contundencia quizás no ha sido advertida: 'Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno'.

En esta línea recuerdo que 'la tradición cristiana nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó la función social de cualquier forma de propiedad privada'.

El principio del uso común de los bienes creados para todos es el 'primer principio de todo el ordenamiento ético-social', es un derecho natural, originario y prioritario. Todos los demás derechos sobre los bienes necesarios para la realización integral de las personas, incluidos el de la propiedad privada y cualquier otro, 'no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización', como afirmaba san Pablo VI.

El derecho a la propiedad privada sólo puede ser considerado como un derecho natural secundario y derivado del principio del destino universal de los bienes creados, y esto tiene consecuencias muy concretas que deben reflejarse en el funcionamiento de la sociedad. Pero sucede con frecuencia que los derechos secundarios se sobreponen a los prioritarios y originarios, dejándolos sin relevancia práctica".

Ahora bien, debería enviar un manual de instrucciones para que a más de uno le quede claro que los privado es privado y no se debe tocar. Ser pobre no da derecho a meterse en la propiedad ajena. En todo caso, la Iglesia posee muchos terrenos que podrían ser usurpados. ¿Qué haría? Seguramente, sería el primero en poner el grito en el cielo.



urgente24