BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los traders del petróleo (no la OPEP) decidirán si ya ha pasado lo peor Por Investing.com (Barani Krishnan/Investing.com)

 Al ministro de energía saudí, Abdulaziz bin Salman, le gusta echar mano un poco del humor y burlarse de las conversaciones serias cuando cree que tiene que dar un mensaje importante sobre el petróleo.

"Alégrame el día", dijo a los bajistas del petróleo en septiembre usando la famosa frase de Clint Eastwood que advertía del terrible destino que esperaba a los malos que intentaran enfrentarse al policía más temido de Hollywood.

El lunes, sin embargo, trató de sonar más objetivo que gracioso cuando declaró que "ya ha pasado la peor parte" en sus previsiones sobre la demanda de petróleo.

Pero una mirada casual al mapa de consumo de petróleo y al mapa de puntos críticos de coronavirus sugiere que acaba de comenzar un nuevo período a la baja para la demanda de petróleo.

Un mes después de su temporada de máxima conducción en verano, Estados Unidos siguen reportando descensos semanales del crudo, lo que, en teoría, es ideal para los alcistas de petróleo. Pero si miramos más allá de los titulares y de la hoja de cálculo semanal proporcionada por la Administración de Información Energética, uno puede ver el convincente panorama de la demanda impulsada por las exportaciones de crudo de Estados Unidos en una de las principales áreas de crecimiento: China.

Oil Daily
Oil Daily

Estados Unidos es ahora el cuarto mayor proveedor de crudo de China. El propio mercado chino se ha convertido en el más grande para el petróleo estadounidense. Los exportadores estadounidenses envían una media de alrededor de 3 millones de barriles de crudo a la semana y China recibe casi la mitad de eso a veces.

Los últimos datos de la Administración de Información Energética de septiembre revelan que en mayo, unos 1,3 millones de barriles de crudo estadounidense desembarcaron en China. Pero a pesar de su importancia, China no es el único mercado para el petróleo estadounidense. Las exportaciones a Canadá, otro mercado clave para el crudo estadounidense, cayeron un 19% en el primer semestre de este año en comparación con el mismo período de 2019. Las exportaciones a Corea del Sur se desplomaron un 27%.

La gasolina no cumple expectativas, el combustible para aviones se desploma

Y aunque las ventas de crudo son muy importantes para cualquier productor de petróleo, los otros componentes clave del mercado mundial del petróleo —el diésel y el combustible para aviones, que dominan el consumo en los sectores de camiones/transporte y aviación, respectivamente— se han desplomado.

John Kilduff, socio fundador del fondo de cobertura de energía de Nueva York, Again Capital, dijo a Investing.com que aunque las reservas de gasolina han descendido cinco de siete semanas desde principios de septiembre, la demanda real de combustible para automóviles estaba por debajo de la norma en términos estacionalmente ajustados:

"Hubo un momento positivo hace un par de semanas cuando tuvimos realmente una semana de demanda casi normal, cuando el consumo de gasolina sobrepasó vagamente los nueve millones de barriles. Desde entonces, no ha hecho más que bajar. Si miramos el mapa del COVID-19 veremos una correlación entre los puntos críticos y el rojo en los precios de la gasolina".

La OPEP no puede revertir las reducciones todavía

Una perspectiva tan nefasta significa que la alianza de productores mundiales de petróleo de la OPEP+ no podrá revertir sus reducciones de producción en un futuro próximo. Encabezada por el ministro saudí Abdulaziz, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, de 13 miembros, y sus 10 aliados con Rusia a la cabeza, han mantenido los precios del crudo por encima o cerca de los 40 dólares por barril desde mayo con las reducciones de producción.

Pero con el crudo de Estados Unidos operando por debajo de 39 dólares este martes, el grupo está indeciso sobre si añadir más suministro al mercado a pesar de la urgente necesidad de que los países productores bombeen y vendan más con el fin de financiar sus economías maltrechas a causa de la pandemia.

El secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, admitió el lunes que cualquier recuperación del mercado petrolero puede tardar más de lo esperado debido al último aumento de las infecciones por COVID-19.

Pero incluso aunque la mayoría de la OPEP accediera a no producir más, hay un miembro que no puede ser restringido: Libia. Recién liberado de una guerra civil que le ha impedido exportar un solo barril desde enero, el estado norteafricano ha abierto completamente el grifo estas últimas semanas. La producción libia asciende ahora a 525.000 barriles al día y podría alcanzar el millón de barriles al día a principios del próximo año.

Irán podría ser un quebradero de cabeza aún más grande para la OPEP

Una amenaza mayor que Libia, que sólo se conocerá después de las elecciones presidenciales estadounidenses de la semana que viene, es Irán.

Mientras que el presidente Donald Trump ha paralizado virtualmente las exportaciones de crudo iraní con sanciones antinucleares los últimos dos años, su rival en las elecciones del 3 de noviembre, Joe Biden, podría liberar gran parte de ese petróleo si se hace con la Casa Blanca y reactiva el acuerdo nuclear de la era Obama con Teherán que Trump ha cancelado.

Irán es miembro de la OPEP. Pero el futuro de sus exportaciones es algo que nadie en el grupo desea discutir públicamente en este momento, dada la incierta situación de las elecciones estadounidenses.

El presidente ruso, Vladímir Putin, en una comparecencia hace una semana, no descartó cooperar con Arabia Saudí para extender las actuales reducciones de la producción de la OPEP+ de alrededor de 7,7 millones de barriles al día.

En marzo, ambos gigantes petroleros fueron brevemente amargos rivales, después de que Putin se negara a apoyar a Riad con los recortes de la producción en el apogeo del brote del COVID-19. La guerra de producción resultante entre ambos llevó al mercado de crudo de Estados Unidos a un histórico negativo de 40 dólares por barril a finales de abril antes de que las conversaciones gestionadas por el presidente Trump volvieran a redirigir a la OPEP+ hacia un acuerdo.

Esto es un reflejo de lo lejos que ha llegado desde entonces la alianza que llevó al ministro Abdulaziz a decir el lunes que "ya ha pasado lo peor " para el petróleo, añadiendo que la OPEP permanecerá "vigilante" como grupo.

Pero con la propagación del coronavirus similar a un incendio forestal y el comodín de Irán, podría estar empezando una nueva era poco alentadora para la OPEP y los precios del petróleo.