BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LE HABLÓ AL MERCADO Desdoblamiento cambiario: Alberto F. empodera a Guzmán, que se endeuda al 15%

 Arranca otra semana de máxima tensión en la City Porteña. No lo dicen con todas las letras pero desde la Casa Rosada sospechan que la brecha forma parte de un golpe de mercado para imponerle un plan económico y figuras importantes para su nuevo Gabinete. Sin embargo, el presidente Alberto Fernández empoderó en las últimas horas a su ministro de Economía Martín Guzmán, al afirmar que "tiene la última palabra". Esto no es un detalle menor en medio de una ola de rumores sobre desdoblamiento cambiario.

El presidente Alberto Fernández redirigió su discurso. En los actos que encabezó durante la semana le habló a la juventud de La Cámpora al advertirles que según el propio Néstor Kirchner, "no podemos ser el ala progresista de un partido conservador", al tiempo que salió a explicar el voto de la Argentina en la ONU condenando los abusos del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Dato clave: el FMI había arribado a la Argentina.

A su vez, este fin de semana le habló también directamente al mercado. En una entrevista que brindó a El Cohete a la Luna, Fernández no habló de un golpe pero sí de un "juego" de los fondos de inversión que quedaron atrapados y ahora salen por tasas bajas en pesos y cepo cambiario. Eso estaría haciendo disparar el dólar blue o informal. 

"Cuando cortamos el juego de los que cobraban algún auxilio del Estado, con el que compraban dólares para después venderlos en el mercado ilegal y hacer la diferencia, se redujo aún más la oferta. Como hay menos dólares para ofrecer, en vez de bajar sube", explicó el presidente sobre el mercado cambiario.

A su vez, en medio de una ola de rumores por desdoblamiento cambiario que se lanzan desde medios afines como Ámbito Financiero, el jefe de Estado empoderó a su ministro Guzmán. Al ser consultado sobre la interna entre Economía y el BCRA, respondió: "Yo participé de todas las reuniones. No hubo posiciones divergentes sino debates, nos oímos, tomamos una decisión y la cumplimos. El que tiene la última palabra sobre la decisión a tomar es el ministro de Economía. Tiene que haber una cabeza que defina y es quien tiene la capacidad de definir la macroeconomía. El viernes estuvimos viendo con Martín Guzmán que debemos trabajar para ordenar el mercado bursátil. Para eso es fundamental ordenarnos en un programa con el Fondo Monetario, que el martes mandó por primera vez a su grupo técnico".

Recordemos que mientras se debate qué hacer para bajar la tensión cambiaria y cuidar las reservas, la moneda estadounidense tocó un máximo histórico en la semana con un avance de $18, ubicándose la brecha entre el oficial y el blue por encima del 116%.

Las reservas, a su vez, constituyen una de las principales preocupaciones para el Gobierno y, según Guzmán, las medidas tomadas en el último período apuntan a fortalecerlas. Sin embargo, los últimos datos oficiales dados a conocer por el Banco Central señalaron que terminaron el viernes en US$ 41.034 millones, lo que implica una caída de US$ 345 millones durante el mes. A su vez, desde que se impuso en marcha el cepo "hard", la pérdida acumulada llega a US$ 1.461 millones, repasó Ámbito Financiero.

Grave: para calmar el dólar, Guzmán estuvo endeudando al Estado al 15,4%. Según El Cronista Comercial, "instituciones del Gobierno estuvieron interviniendo en el mercado a través de la venta de bonos para hacer bajar el tipo de cambio en la Bolsa, según coincidieron fuentes de la City. Deshacerse de bonos en cartera del sector público para vendérselo al sector privado implica que el Gobierno se está endeudando a la tasa que rinden los bonos. Es decir, al 15%".

Si bien el Gobierno creyó que la llegada de la misión del FMI para renegociar el préstamo por US$44.000 millones y lanzar un nuevo programa económico iba a calmar las aguas, nada de eso ocurrió. El mercado le demostró a la Rosada que tampoco confía en el FMI, tal como lo demostró durante el Gobierno de Mauricio Macri.

Al FMI sólo le preocupa cómo le va a pagar la Argentina esa cantidad de dinero y en esa línea estuvo preguntando por la nueva concesión de la Hidrovía, por donde salen y entran el 80% de las operaciones de mercado exterior, y sobre el cepo para Vaca Muerta“Querían saber si la hidrovía ayudará al país a hacer más competitivo”, confirmaron a Clarín los industriales que participaron del encuentro en la Unión Industrial Argentina.

La directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del organismo multilateral de crédito, Julie Kozack, y Luis Cubeddu, jefe de misión para Argentina, abandonan este domingo 11/10 el país para regresar a Washington con un panorama general de lo que piensan en el Gobierno, el empresariado, la oposición y los sindicatos.

Clarín, agrega: "El Fondo Monetario y la Argentina harán todo al mismo tiempo. Un artículo IV y negociar el nuevo programa. Los tiempos, según dieron a entender los funcionarios del organismo en entrevistas en Buenos Aires, los maneja el gobierno argentino. Pero lo que sí está decidido es que no habrá primero una evaluación del FMI sobre la economía argentina (artículo IV) y luego una negociación del programa. Será todo en conjunto".

Lo que no puede ocurrir es que el presidente Fernández crea de que un nuevo acuerdo con el FMI per sé significará un cambio en las expectativas de devaluación, inflación y consecuente recesión.

Ámbito Financiero advirtió que "la entidad que conduce Pesce, ahora, está dispuesta a pegar pequeños saltos devaluatorios. Como la cualidad de “pequeño” es subjetiva, quizás de vez en cuando, que el tipo de cambio salte 3, 5 o 7 pesos permite no devaluar (rápido). Es una defensa menos ostentosa. Pero es una defensa".

¿Más devaluación? Sin programa económico y relanzamiento de gestión no alcanzará y deberá devaluar aún más. Parece que en el Gobierno no entienden que no es un problema económico o de competitividad del tipo de cambio; es un problema político.

La vicejefa de Gabinete Cecilia Todesca Bocco adelantó que vienen más semanas de tensión cambiaria: "No serán esta semana, la próxima o a principios de noviembre. Paciencia. La brecha no cederá en el corto plazo. Los problemas del mercado de cambios reflejan problemas estructurales y no son las hadas de la confianza las que van a solucionar esto como dice Paul Krugman. La brecha bajará en la medida en que la política económica avance más en los objetivos de mediano plazo. Esa hipótesis de liberalizar el mercado de cambios, de que cada uno puede comprar lo que quiera y que así se dinamizará la inversión no funciona. Es lamentable que no sea así porque nos diferencia de la región", dijo a Clarín.



urgente24