BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LAS MEDIDAS NO CONFORMAN A NADIE Fuerte licuación salarial y de déficit: "Este cepo es diez veces más inmoral que el de CFK"

 El economista Diego Giacomini disparó contra el gobierno luego de los anuncios de la Casa Rosada y el Banco Central en busca del ingreso de dólares al país. Expliquen lo que expliquen los funcionarios, las medidas fueron en una única dirección: licuar salarios y gasto público excedente por la pandemia.

"El gobierno anunció un paquete de medidas económicas que combinan instrumentos de política económica tanto en la esfera de la economía monetaria y financiera, como en la economía real. El objetivo primordial y final por el cual el gobierno toma estas medidas no es otro que intentar estirar en el tiempo la política de dólar oficial e irreal. Luego, hay un objetivo intermedio que es intentar contener el dólar paralelo para evitar que la brecha se ensanche, y así termine hiriendo de muerte a la política cambiaria oficial.

Está de más decir, que las medidas del gobierno son tapar el sol con las manos, en ambos casos. Un nuevo parche, que sólo logrará comprar tiempo hasta que pongan nuevos parches. Y los parches deberán ser puestos cada vez en forma más seguida, lográndose resultados cada vez más efímeros", comenzó explicando el economista Diego Giacomini.

En este sentido, continuó: "La única realidad es que un CEPO es una medida inmoral que genera desequilibrios en todos los mercados de la economía, destrozando la moneda, aumentando el costo de capital, generando inflación, pulverizando la inversión, debilitando el consumo, dando lugar a peor nivel de actividad, más desempleo, peores salarios, más pobreza y mayor indigencia. Cuanto más fuerte sea el CEPO, peores serán todos estos efectos negativos en la tendencia. No hay otro resultado, ni realidad posible.

La economía es como un colchón, si yo la aprieto de una punta con un exceso de demanda, el resto del colchón se levanta con un exceso de oferta. O sea, un exceso de demanda en un mercado, genera un exceso de oferta en todos los otros mercados. Cuanto mayor sea el exceso de demanda que se genere en un mercado, mayor serán los excesos de oferta que terminarán teniendo lugar en los restantes mercados de la economía".

Al aire de LN+, agregó: "Un cepo más duro será menor (más) oferta (demanda) de dólares y por ende, mayor exceso de demanda (más desequilibrio) en el mercado cambiario. Mayor exceso de demanda en el mercado cambiario es mayor exceso de oferta en todos los otros mercados, en el mercado de bonos, dinero, bienes y servicios y trabajo.

El mayor exceso de oferta en el mercado de bonos, es caída del precio de los bonos, suba  del riesgo país y aumento del costo de capital. Ya se está viendo. El mayor costo de capital será menos inversión, y por ende peor nivel de actividad y menor capacidad de producción. El stock de capital se seguirá consumiendo y la frontera de posibilidades de producción cayendo.

El exceso de oferta en el mercado de dinero será más inflación, lo cual afectará también negativamente a la inversión, el consumo y el nivel de actividad. El exceso de oferta en el mercado real serán bienes y servicios que no se podrán vender. En el mercado laboral, el exceso de oferta se traduce en más desempleo y peores salarios. Del otro lado, los indicadores socio económicos empeorarán más, generando más pobreza y más indigencia".

"En realidad, la política macroeconómica y su programación dinámica están en una gran encerrona intelectual. La política macroeconómica está atrapada sin salida. En este sentido hay dos opciones. El CEPO, así como está, no llega a fin del 2023. Es decir, este CEPO no tiene la suerte que tuvo el CEPO de CFK que aguantó cuatro años y pudo llegar (con la “lengua afuera”) a fin de mandato, perdiendo US$26.000 mil millones en el “camino”. ¿Cuáles fueron los costos de aquel CEPO? El PBI creció sólo a un ritmo promedio de +0,3% anual durante 2012 y 2015 con el CEPO de CFK.

Ahora bien, este CEPO actual no sólo no tiene reservas para “aguantar”, sino que es más de 10 veces más fuerte que el CEPO de CFK, ya que este CEPO le vende usd200 a unos pocos, mientras que el de CFK le vendía usd2000 a todos los argentinos. En consecuencia, si el CEPO es mucho más duro, los desequilibrios que generan obligatoriamente serán mucho mayores, así como también todos los costos potenciales a asumir en la tendencia futura: todavía mucho más costo de capital, inflación, caída de actividad, aumento de desempleo, desplome de salarios e incremento de pobreza. 

Así como están las “cosas”, hay sólo dos caminos a seguir en materia macroeconómica: la mejor opción para la economía y los argentinos, pero la peor opción para los políticos del gobierno nacional: liberalizar todo, lo cual muy probablemente conduzca a una hiperinflación moderna de 3 dígitos, haga caer más la actividad en 2021 y en consecuencia, conduzca a una pérdida electoral del oficialismo. Probabilidad de ocurrencia 1%.
 
La peor opción para la economía y los argentinos, pero la mejor para que la casta política se perpetúe en el gobierno y continúe haciendo negocios a nuestras expensas: apretar más el CEPO de un lado, liberar un poco del otro, e ir intentando manejar la situación día tras día. Este camino es el camino de la fatal arrogancia (Hayek), la imposibilidad del cálculo económico en el socialismo (Mises) y el camino de la servidumbre (Hayek). Cada vez habrá más intervención, menos libertad y peores resultados. De hecho, solamente estamos diciendo que va a seguir pasando lo que viene sucediendo ya hace rato largo. ¿Por qué va a cambiar? ¿Acaso no hacen más de lo mismo, pero más fuerte? Probabilidad de ocurrencia 99%.  

 En este sentido, las empresas privadas, ya sean grandes, medianas, pequeñas o micro emprendimientos, deben delinear planes de negocios que tengan en cuenta y descuenten una economía que en la tendencia se va a seguir achicando (más allá de pequeñas correcciones momentáneas hacia el alza que puede haber). Va a haber una economía en la cual el desempleo y la pobreza seguirán en ascenso y con ellos, también aumentará la inseguridad.

En este marco, toda empresa destinada a la producción de bienes y a la provisión de servicios relacionados con la seguridad (alarmas, rejas, vigilancia, vigilancia satelital, monitoreo, etcétera) serán ganadores relativos. Tendrán una gran oportunidad abrir nuevas unidades de negocios y ganar dinero", cerró.

Contenido



urgente24