BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Entre la esperanza y el miedo, venció el miedo

 Fuertes descensos de las bolsas europeas, con los índices rompiendo zonas de soportes técnicos, como veremos a continuación. ¿El motivo? Básicamente la segunda ola de la pandemia en el mundo, que está afectando con especial violencia al viejo continente.

Los datos no generan la menor duda: La segunda ola de la pandemia del Covid-19 será peor que la primera, al menos, en el número de contagios. Cifras récord de infectados en España, Alemania, Francia, Inglaterra, Holanda, Bélgica...están provocando que los gobiernos de los respectivos países implementen medidas de confinamiento y distanciamiento social. La primera derivada de estas medidas será que probablemente la extensión de la pandemia sea controlada tarde o temprano. La segunda derivada es que las economías europeas se verán dañadas por una nueva ralentización económica cuando parecíamos que estábamos saliendo de la primera.


El efecto sobre el apetito por el riesgo ha sido evidente: Ha disminuido. Como vemos en el gráfico del Eurostoxx 50, el indicador europeo se había mantenido lateral desde principios de junio. En este periodo señalábamos en estas páginas que dos eran las fuerzas que se contraponían en el mercado. Por un lado, las esperanzas a una vacuna contra el Covid que acabara con la pandemia. Por otro, el miedo a un nuevo rebrote y a una nueva ralentización económica. Ha vencido el miedo.

La conclusión es clara. El Eurostoxx 50 rompe el movimiento lateral, y se dispone a iniciar una nueva onda bajista que debería llevarle en primer lugar hacia la zona de los 2.991 puntos, y posteriormente hacia los 2.850 puntos. Ambos niveles Fibonacci.

¿Qué debemos hacer los inversores? Pues la teoría nos dice que mantenernos al margen mientras no se construya un suelo de medio y largo plazo en los mercados. También podemos tomar o incrementar posiciones en títulos con poca correlación con los índices generales, y que fundamentalmente estén siendo castigados de forma injusta. Aunque para ello, podemos esperar a que se desarrollen las elecciones presidenciales en EE.UU. del próximo 3 de noviembre. A los inversores cada vez les preocupa más que de esas elecciones no salga un vencedor claro, y que a la incertidumbre sanitaria se le una la incertidumbre política.

Lo dicho, entre la esperanza y el miedo está ganando el miedo, y nos parece muy razonable que así sea.




capitalbolsa