BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

EL INTENTO K DE REMOVER AL DR ROSENKRANTZ ES UN GOLPE CONTRA LA REPÚBLICA

Como parte de su plan de impunidad y de avasallamiento de la República, el kirchnerismo ha presentado un pedido de juicio político al presidente de la Corte Suprema, doctor Carlos Rosenkrantz.

Los fundamentos son absurdos, contradictorios y puramente ideológicos. Se le reprocha, por ejemplo, que falló en un determinado sentido en una causa, la de la aplicación del "2 x 1" en casos de lesa humanidad, y que en una posterior falló de la misma manera, pese al repudio que mereció su voto por parte de un sector de la sociedad. Es decir, se le imputa ser coherente y aplicar el derecho vigente sin ceder a presiones de ningún tipo.

 

Carlos Rosenkrantz tiene una dilatada trayectoria profesional y académica. Es un jurista sobresaliente que honra a nuestro máximo tribunal por su idoneidad, su probidad y su independencia. Son precisamente esas virtudes las que molestan a quienes pretenden abolir las instituciones republicanas y sustituirlas por la voluntad omnímoda de líderes mesiánicos que se sienten depositarios exclusivos de la voluntad popular.

 

Aunque no conseguirán su propósito, creen que iniciativas de esta naturaleza sirven para amedrentar a los magistrados. Por eso es importante que la sociedad se exprese con el mayor énfasis en defensa de la independencia judicial. Sin esta no hay República; y sin República, no habrá libertad ni progreso.

 

Uno de los más notables juristas argentinos, Carlos Nino, del que el Rosenkrantz fue uno de sus más dilectos discípulos, escribió al final de su vida una obra que resume en su título el origen de nuestra decadencia: "Un país al margen de la ley".

Apoyemos a Rosenktantz para que el populismo autoritario no logre llevar adelante su cometido. Defendamos la plena vigencia de la Constitución Nacional, que es, como sostuvo la Corte Suprema en un antiguo fallo, el arca suprema de todas las libertades.

 

JORGE ENRÍQUEZ