BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Cómo es tu primera consulta de fertilidad por motivos oncológicos?

 


 

En la primera consulta, el médico llevará a cabo un análisis ginecológico o urológico completo y le explicará los diferentes pasos de la preservación de la fertilidad. Tras analizar el informe del oncólogo, se tendrán en cuenta factores como la edad y el tiempo del que se dispone antes de que comience el tratamiento médico, entre otros.

En el caso de la mujer, se estudiará la función ovárica y, si el tipo de cáncer y la recomendación del oncólogo lo permiten, se intentará una estimulación ovárica y una punción para poder maximizar el número de óvulos a preservar.

En el caso de los hombres, pueden aprovechar esta primera visita a la clínica para obtener y conservar una muestra de semen. Si se dispone de tiempo, lo ideal será repetir el proceso habiendo mantenido una abstinencia de varios días, para así garantizar que la muestra sea de la mejor calidad.

En cualquier caso, es importante que los pacientes realicen esta primera consulta lo antes posible.

En aquellos casos en los que el tipo de cáncer lo permite y con la aprobación del oncólogo, se trata de hacer una estimulación hormonal suave de los ovarios para así aumentar el número de óvulos a obtener.

Para obtener los óvulos es necesario hacer una punción ovárica. Para ello se accede a los ovarios a través de la cavidad uterina, una vez ahí se puncionan cada uno de los folículos (pequeñas cavidades que contienen los óvulos) para aspirar los óvulos de su interior. Estos óvulos aspirados se recogen en tubos y se hacen llegar al laboratorio, donde se procesan para su posterior congelación.

La aspiración de los óvulos se realiza en quirófano y bajo sedación, para que la paciente no sienta ninguna molestia. El procedimiento dura unos 15-20 minutos, y ese mismo día, la paciente ya puede hacer vida normal y empezar el tratamiento médico cuando el especialista en oncología lo recomiende.

 En el caso del hombre, solo se necesita obtener una muestra de semen mediante masturbación, recogida en un envase. Se hace un análisis inicial de la muestra para conocer su estado y las expectativas tras la congelación.

Gracias a estas técnicas, los gametos (óvulos y espermatozoides) pueden permanecer ajenos al paso del tiempo hasta que los pacientes estén curados y deseen tener un bebé.





revista mercado