BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Carrera: "Suba de tasa de pases es clave para normalizar crédito de corto plazo"

 

El directivo confía que con las medidas anunciadas la semana pasada disminuirán las presiones para importar o dilatar las liquidaciones de dólares. Hay críticas de privados.

El director del Banco Central Jorge Carrera defendió la nueva política monetaria de la entidad, que busca equiparar las tasas de interés de los pases pasivos con la de las Leliq. Afirmó que es una “señal clave” porque los rendimientos de corto plazo “incentivaban” a las empresas a demorar liquidación de dólares y anticipar importaciones y cancelación de deudas en moneda extranjera.

“La suba de 8 puntos en la tasa de referencia del BCRA (pases) es una señal clave para normalizar la estructura de tasas corto plazo que fue distorsionada por las necesidades de financiamiento y crédito subsidiado en la pandemia”, explicó Carreras a través de la red social Twitter.

La semana pasada el BCRA anunció un incremento de rendimiento de los pases pasivos hasta el 27%, mientras que redujo el que pagan las Letras de Liquidez del 38% al 37%. La idea de la entidad monetaria es que el rendimiento de ambos instrumentos de política monetaria confluya para eliminar las letras y dejar solo la tasa de pases como referencia.

Al respecto, el BCRA había dicho el último jueves que “la suba de tasa de pases y la reducción en la tenencia de Leliq y el alineamiento de su tasa con los instrumentos del Tesoro permitirá gradualmente ir reduciendo el costo cuasifiscal de la esterilización a la vez que aumenta su efectividad para influir en las tasas de corto plazo de la economía”.

En ese sentido, Carreras admitió que las distorsiones que había en las tasas de interés afectaron a la evolución de la cotización del dólar, al asegurar que “la mayor tasa de pases normalizará crédito de corto, que incentivaba dilatar liquidaciones de dólares, anticipar importaciones y cancelación acelerada de deuda externa”.

Precisó, que “el mercado cambiario no tiene flujos homogéneos en el año” al recordar que “en octubre y noviembre hay baja liquidación granos y en enero y febrero hay una alta demanda por turismo exterior (que no va a estar presente este año)”.

Por eso, Carrera señaló que “la suba en la tasa de pases, más la reducción gradual del stock de Leliq, son dos medidas que dan consistencia a la relación entre ritmo depreciatorio, tasas de interés e inflación”.

A su criterio, la suba del interés de los pases para que confluya con el de las Leliq “potencia el rol de las Leliq para que los bancos capten depósitos a plazo fijo a una tasa mínima del 33% (38,6% efectiva)”. Carreras consideró, entonces, que “al bajar el stock y la tasa de Leliq se preserva la sostenibilidad de los pasivos remunerados del BCRA en términos del PBI nominal y en dólares”.

En tanto, manifestó que “en la transición esta suba de tasas se asocia con el resto de medidas que estimulan oferta o regulan la demanda para moderar volatilidad de las Reservas”.

Desde el sector privado, el economista Iván Carrino se mostró pesimista sobre la efectividad de las medidas. En declaraciones a Ámbito consideró que “no se ve que vayan a calmar las aguas bajando la tasa de interés más alta que tiene el BCRA”. “De hecho me parece una decisión que va totalmente al revés de lo que debería pasar. Que suban las tasas de pases es razonable, ya que el 27% anual está muy por debajo de la inflación esperada para los próximos 12 meses, pero que baje la del 38% (Leliq) no tiene ninguna explicación razonable”, afirmó Carrino.



ambito