https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las caídas de las tecnológicas sí importan ahora a las bolsas europeas. Cuando subían...

Fuertes descensos de las bolsas europeas al cierre, en una sesión en la que la presión vendedora sobre los valores tecnológicos estadounidenses, y la renovada crisis entre China y EE.UU., está afectando los activos de riesgo del viejo continente.
La jornada comenzaba con el dato de balanza comercial de Alemania en julio que registraba un superávit de 18.000 millones de euros frente 16.000 millones de euros esperados. Buenos datos.

Las bolsas asiáticas subían en promedio al cierre de mercado. El Nikkei japonés subía un 0,80%. El compuesto de Shanghai +0,92%. “Tanto los traders como los inversores pueden llegar lenta pero seguramente a la idea de que la caída del mercado de la semana pasada fue específica del sector tecnológico, en lugar de un cambio real en el sentimiento subyacente”, dijo Stephen Innes, estratega jefe de mercados globales de AxiCorp, refiriéndose a la caída de la semana pasada en el índice tecnológico de EE.UU. “No hubo nada 'fundamental' detrás de la venta masiva de acciones de la semana pasada, pero ciertamente tomará un tiempo compensar todas las secuelas del mercado de opciones”, añadió.
Conocíamos el PIB japonés en el segundo trimestre del año, con una caída del 28,1% frente –27,8% anterior.
Las bolsas europeas abrían prácticamente planas, aunque pronto se vio que hoy la presión vendedora se iba a imponer a la compradora. La incertidumbre sobre la renovada tensión entre EE.UU. y China era un nuevo factor distorsionador de los mercados, lo que afectó claramente de forma negativa a los activos de riesgo.
“Ya entrados en plena campaña electoral, el presidente Trump amenaza a las compañías americanas que creen puestos de trabajo en el extranjero y hagan negocios con China con retirarles la posibilidad de optar a contratos del gobierno. Además, ha sugerido que aprobará bonificaciones fiscales a las compañías que repatríen empleos a EEUU y fabriquen en suelo americano a la vez que podría imponer tasas a aquellas empresas que creen empleo en el extranjero en general y en China en particular. El tono agresivo de Trump contra China contrasta con un Biden más conciliador en lo que respecta a las relaciones EEUU-China", afirmaban los analistas de Renta 4 en apertura.
Tras la primera hora de negociación el Eurostoxx 50 caía un 0,41%, mientras que el Ibex descendía un 0,25%. Una hora después se conocía el principal dato macro de la jornada europea: El PIB de la zona euro en el segundo trimestre descendía un 11,8% frente –12,1% esperado. Por otro lado, la evolución del empleo caía un 3,1% frente –2,9% esperado. Datos que incrementaron la presión vendedora.

La apertura de Wall Street fue fuertemente a la baja, con el índice tecnológico cayendo más del 3%. En el mercado se rumorea que las posiciones largas apalancadas de SoftBank son simplemente la punta del iceberg, y que hay riesgo de entrar en un círculo pernicioso en el que caídas en el precio de las acciones tecnológicas provoquen cancelaciones de estas posiciones largas especulativas vía derivados, y que estos a su vez generen nuevas caídas en bolsa y vuelta a empezar.Los futuros de los índices tecnológicos en EE.UU. Venían bajistas, lo que incrementó la presión vendedora en Europa. A media sesión el Eurostoxx 50 descendía un 1,30%, mientras que la bolsa española descendía un 1,43% liderada por el volátil sector bancario. En este punto señalar que hoy se sabía que los gestores, en promedio, tienen tan solo un 10% de sus posiciones en bancos, muy por debajo de su promedio histórico. Esto es, en contra de lo que pudiera parecer, una buena noticia, ya que tarde o temprano ese posicionamiento volverá a las medias históricas, con lo que se incrementará notablemente la compra en estos títulos.
El hecho es que los inversores europeos parecen dejarse llevar ahora por los descensos en las tecnológicas, cuando obviaron los fuertes ascensos del pasado reciente. Una muestra más de que las bolsas europeas están claramente penalizadas en las carteras de los gestores internacionales.
En resumen, jornada de fuertes descensos en Europa y en lo que llevamos de Wall Street, con la espada de Damocles sobre los inversores de un recrudecimiento de la guerra comercial entre EE.UU. y China. Veremos.



capitalbolsa