BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La peor semana del año se estrena con una banca más castigada


● Ya hemos comentado la estacionalidad negativa de septiembre, desglosada tanto en años normales como en el cuarto año del ciclo presidencial en los EE.UU. (cuando experimenta una leve mejora, pero sin lograr de forma histórica una rentabilidad media positiva).

Pues bien, dentro del mes, una vez se ha producido el vencimiento de la cuádruple "hora bruja" (vencimientos trimestrales de múltiples derivados, opciones y futuros, sobre subyacentes de índices y acciones), que tuvo lugar el pasado viernes, el comportamiento empeora hasta llegar a convertirse estadísticamente en la peor semana del año.

En el almanaque de trading, donde se pueden encontrar muchos de estos datos de pautas estacionales, y en el gráfico que ha proporcionado Goldman Sachs en uno de sus últimos informes, podemos ver estos resultados que afectan a los cuatro índices de referencia de EE.UU. y que, como ya hemos visto otras veces, se trasladan a la renta variable de forma global.

Salvo en el Nasdaq, en los últimos 37 años, el porcentaje de semanas positivas en el resto de índices se sitúa por debajo del 40% con una rentabilidad media negativa superior al -0,60%. Supera el -1,00% en el índice de pequeñas compañías RUSELL 2000.

Parece que esta semana seguirá la pauta marcada, ya que de entrada la hemos iniciado con las bolsas europeas cayendo más del -3% y en EE.UU, con la sesión aun en marcha, con caídas por encima del -2%.

La causa que arrastra a los mercados son las incipientes preocupaciones por la evolución de la pandemia, que parecen abocar a nuevos cierres o confinamientos -cuando menos parciales, y no se descartan totales en algunas zonas-.

Ello supondrá de nuevo un parón económico.

Llueve sobre mojado

También preocupan las previsiones de retrasos en las vacunas por complicaciones en los ensayos. Ya advertíamos en anteriores boletines de que se debían tomar con muchísima prudencia estas investigaciones y que era preciso rebajar las expectativas.

Lo anterior se une a la publicación de un informe que hace cómplice a las entidades del sector bancario en tramas del blanqueo de dinero en ejercicios previos.  

La información está provocando un mayor castigo al sector en el que sigue lloviendo sobre mojado y en el que su índice sectorial se deja hoy casi un -6%. Busca otra vez los mínimos anuales que están muy próximos a los de la crisis del 2008 y que se marcaron en 2009.

Buenas tardes,
Josep Codina