https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Frente al impacto negativo del enfrentamiento en Diputados, intentan negociar entre oficialismo y JxC

Todavía bajo los efectos de la onda expansiva generada por la dura batalla en Diputados, Alberto Fernández se reunió con Sergio Massa y Máximo Kirchner para rediscutir la estrategia oficialista. Una consecuencia del encuentro en Olivos sería negociar una salida política con la oposición, en principio por los canales más reservados –que nunca estuvieron cerrados- y después si avanza el diálogo, en una cita con los jefes de bloque.
El análisis entre los dos referentes que manejan la línea del Gobierno en la Cámara baja y el Presidente llegó después de una jornada muy tensa que incluyó un error de Alberto Fernández sobre el desenlace de la pelea en Diputados. Dijo que la oposición había impedido sesionar y convertir en ley un proyecto de asistencia al sector del turismo, cuando el Frente de Todos había impuesto su criterio y voto esa y otra iniciativa, a pesar de las amenazas de impugnación desde JxC.
La intención de bajar el tono para intentar una negociación podría chocar con lo que ocurre en la otra Cámara. Cristina Fernández de Kirchner ya había dispuesto sesionar hoy, casi como un desafío a la oposición y en medio de una escalada que incluyó críticas a Horacio Rodríguez Larreta y al titular de la UCR, Alfredo Cornejo.
La disputa en Diputados –el mayor enfrentamiento político desde que asumió Alberto Fernández- estuvo centrada en una cuestión de funcionamiento. Massa sostuvo que estaba convalidad la extensión del protocolo para sesionar de manera virtual, en base a un acuerdo con una par de interbloques aliados, y JxC consideró que ese sistema había caducado porque cualquier prórroga demanda consenso general y no parcial.
Pero de hecho, la discusión de fondo tiene que ver con la reforma del fuero federal. JxC considera que el oficialismo busca dejar el camino abierto para tratar ese proyecto en medio de condiciones excepcionales y por eso enfrentó con dureza la decisión de sesionar sin acuerdo mayoritario.
 Alberto Fernández cometió después el error de afirmar que por responsabilidad de JxC, Diputados no había podido sesionar. Tal declaración del Presidente, en un encuentro organizado por la UIA para anunciar algunos incentivos a la producción, agregó confusión cuando legisladores de la oposición difundían que el debate era inválido. Presidencia debió salir luego a corregir la letra del jefe de Estado.
La posibilidad de un entendimiento entre el oficialismo y el principal bloque opositor podría transitar un andarivel intermedio. Tal vez, asegurando sesiones presenciales, como reclama JxC, sólo para temas conflictivos o de enorme peso –la reforma judicial, el Presupuesto, el sistema de movilidad previsional- y manteniendo al actual protocolo de videoconferencias para iniciativas con algún grado de consenso o baja conflictividad.
Tal vez hoy mismo, Massa convoque a los jefes legislativos de la oposición para tratar el tema.