https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En un día lleno de referencias negativas, los inversores han preferido, esta vez, ver el vaso medio lleno

Fuertes alzas al cierre de las bolsas europeas, en una jornada de escasez de referencias macroeconómicas, y en la que la cancelación de las pruebas de la vacuna de Astrazeneca y la incertidumbre sobre el Brexit, han centrado la atención inversora.
La jornada comenzaba con sólidas pérdidas en las bolsas asiáticas tras el nuevo desplome ayer del sector tecnológico en EE.UU. El Nikkei cayó un 1,03%, el Hang Seng –0,95%, índice Shanghai –1,28%. “Los problemas con la prueba de la vacuna contra el coronavirus de Astra-Zeneca y las tensiones entre China y EE.UU. han inquietado a los inversores”, comentaba un operador asiático esta mañana.

Las bolsas europeas abrían prácticamente planas, aunque la presión compradora se fue incrementando paulatinamente. El Eurostoxx 50 subía un 0,85% tras la primera hora de negociación. El Ibex 35 ascendía un 0,43%, con el sector bancario liderando las alzas.Y es que uno de los temas del día, sin duda ha sido la paralización de las pruebas de la vacuna Covid de Astrazeneca, al haberse detectado una enfermedad “no explicable” en uno de los voluntarios que la han probado. Una noticia que penalizaba a los valores cíclicos en todos los mercados, que se habían recuperado últimamente por la esperanza de una vuelta a la normalidad de las economías de todo el mundo una vez que se suministrara masivamente la vacuna.
"La macro será prácticamente inexistente y el foco continuará en el sector tecnológico. Tras un rally que coloca el acumulado anual del Nasdaq 100 alrededor de +27%, es lógico que surjan dudas sobre una posible sobrevaloración", afirmaban los analistas de Bankinter en una nota a clientes. En esos momentos, los futuros del Nasdaq subían más de un punto porcentual, lo que tranquilizaba a los inversores europeos.
Respecto a la preocupación por la paralización de la vacuna contra el Covid-19 de Astrazeneca, Goldman Sachs afirmaba: "La pausa del ensayo ha sido voluntaria. Ahora será la Junta de Seguridad y Control de Datos la que evaluará la situación. Estas revisiones suelen tardar días", añade Goldman.
Los gestores con los que hemos hablado no se mostraban excesivamente preocupados por este hecho, y esperan que los ensayos sobre la vacuna se vuelvan a reanudar en los próximos días, una vez se aclare la “enfermedad” del voluntario notificada por la compañía.

Ante una ausencia casi total de datos macroeconómicos de relevancia, las bolsas europeas mantenían sus alzas a media sesión. Las acciones españolas sin embargo se mantenían planas. Toma de beneficios que veíamos en el Santander, BBVA o Inditex.
Antes de la apertura de Wall Street conocíamos el índice Redbook de ventas minoristas en EE.UU. Que en el último mes caía un 1,0% frente +5,8% anterior.
Wall Street abría con fuertes alzas, impulsadas por los valores tecnológicos que rebotaban tras las fuertes caídas de los últimos días.
Tras esa apertura, y en el plano nacional, se conocía que el Banco Sabadell habría contratado a Goldman Sachs para explorar opciones estratégicas. Es decir, la entidad financiera se abre a comprar o ser comprada. Impulso inmediato del sector, que subía por encima de los dos puntos porcentuales en promedio. Especialmente bueno el comportamiento de Caixabank.
Tras la buena apertura de la bolsa estadounidense, los mercados europeos incrementaban sus alzas con fuerza. El Eurostoxx 50 subía un 1,84%. El Ibex 35 un 1,20%.
La siguiente referencia macro fueron las ofertas de empleo en EE.UU., que en julio ascendían a 6,618 millones frente los 6,001 millones del mes anterior, y las 6 millones esperadas. Buenos datos, que animaron aún más a los activos de riesgo.
De ahí al final de la sesión poco más que señalar. Se mantuvieron las alzas tanto en Europa como en Wall Street, con un volumen superior al de las jornadas previas.
Para finalizar, destacar el nuevo foco de incertidumbre que se ha generado con la posición británica ante el final del plazo de negociaciones con la UE para el Brexit. El gobierno de Johnson aprobará un proyecto de ley de comercio interior que por un lado entra en conflicto con leyes internacionales, y por otro con el acuerdo de la UE. Los líderes europeos se han mostrado muy preocupados por este hecho. No sabemos si esto es una nueva baza de negociaciones, o si Johnson efectivamente quiere plantear una amenaza a la UE de un Brexit duro. En este último caso, las bolsas europeas se verían seriamente perjudicadas. Iremos viendo.



capitalbolsa