https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

EL SUEÑO DE MILEI: POR QUÉ Y CÓMO SE PODRÍA REEMPLAZAR AL BCRA CON BITCOIN

CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE BITCOIN Y EL BANCO CENTRAL. QUÉ PUEDE CAMBIAR SI SE ADOPTA LA CRIPTOMONEDA.


Argentina es uno de los países más cercanos al mundo de las criptomonedas. Desde su lanzamiento en 2009 con la creación de Bitcoin, los argentinos han estado íntimamente unidos al mundo de las criptomonedas por diversos motivos: desde formar parte de su desarrollo hasta ser un componente integral de su economía diaria.
Buenos Aires es, de hecho, una de las capitales del Bitcoin a nivel global.

De acuerdo con un estudio realizado por la firma Chainalysis, las transacciones con criptomonedas enviadas desde Latinoamérica han aumentado desde que empezó la pandemia. De acuerdo con el estudio una de las principales razones para la adquisición de las monedas virtuales, son los precarios e ineficaces sistemas bancarios de la región.
La pandemia provocada por el coronavirus ha afectado a varios aspectos de la vida cotidiana y económica no solo de México, sino de todo el mundo, debido a que se han detenido una gran cantidad de actividades como medida sanitaria para frenar la propagación del COVID-19.
Sin embargo, uno de los pocos sectores que no se ha visto tan afectado por la “nueva normalidad” es el de las monedas digitales, sobre todo las transacciones realizadas con dichos activos, ya que no se ha visto una desaceleración en su número de transacciones realizadas en América Latina. De hecho, si se realiza un análisis a las transacciones de activos digitales es posible vislumbrar que el valor total de las monedas virtuales enviadas desde Latinoamérica, ha presentado un aumento desde el pasado mes de marzo, teniendo como destino la mayor parte, Asia Oriental, región en la que se encuentran China, Corea del Norte, Corea del Sur y Japón.

De igual forma, los habitantes de la región también han comenzado a percatarse que los activos digitales son una mejor reserva de valor que sus respectivas monedas nacionales, la cuales a veces inestables, como el Bolívar o el peso argentino.


De acuerdo con el informe presentado por Chainalysis, "la cantidad de volumen de comercio P2P [criptomoneda] en muchos países de América Latina aumenta a medida que la moneda nativa se deprecia".
Dicha información es corroborada por el portal Statista, el cual señala que como región, Latinoamérica contó con la tercera tasa de inflación más alta de cualquier región el año pasado (7.1 por ciento), ubicándose detrás de Oriente Medio (8.5 por ciento) y África subsahariana(8.4 por ciento), con la mayor parte de esta inflación proveniente de la hiperinflación del bolívar venezolano y el peso argentino.

¿Qué lugar tiene el Bitcoin en la economía?

Para un argentino promedio, Bitcoin es el sueño cumplido respecto a  los problemas de inflación y de caída del poder adquisitivo. Como informó anteriormente Infotechnology, el precio de Bitcoin frente al peso argentino siempre fue una relación de alza de la cripto y caída del peso:
Año 2015: El BTC comenzó el año alrededor de los US$280 por unidad. Por eso entonces, cada dólar valía alrededor de $8,50 . Usando estos número como año base, podemos determinar entonces que 1 BTC= $2.380.
Veamos entonces cómo sigue la evolución de precios en los años posteriores.
Año 2016: el BTC valía, hacia Enero de 2016, US$ 440 por unidad. En ese entonces el dólar valía ya cerca de $14 (luego del levantamiento del cepo en el tipo de cambio). Por lo tanto, cada BTC equivalía entonces a $6.160.
Tomando Enero 2015 y mismo mes del año 2016, la apreciación fue del 57% en dólares, pero del 158% en pesos.
Año 2017: El BTC se operaba a principio de año en US$835. Estamos hablando del año en el que BTC experimentó una de las mayores subas de su historia, al llegar a los US$ 20.000 en Diciembre. Pero sigamos la línea de cálculo citada y tomemos aquel comienzo de Enero, en donde el dólar valía 15,91. Por consiguiente, cada BTC valía ya $13.284. La rentabilidad desde el año anterior había sido de 89% en dólares y de 115% en pesos.
Año 2018: Luego de los escalofriantes máximos del 17/12/17, el BTC comienza Enero del 2018 en los  US$ 15.527 . Para ese entonces, por cada dólar te pagaban $19,63. Pero lo más importante: cada BTC valía entonces 305.678 pesos.
La rentabilidad año a año había sido de 1.759% en dólares y de 2.194% en pesos. Claro, los efectos de la caída recién se sentirían a comienzos del año siguiente, 2019, como lo veremos a continuación. 
Año 2019: El BTC comenzó Enero del presente año con un importante recorte, a un valor de US$3.900. El peso había sido también muy castigado frente al dólar  luego de varias corridas cambiarias en el país. Para comprar un dólar eran necesarios 38 pesos. Por consiguiente, cada BTC valía $148.200. La rentabilidad año a año en dólares para el Bitcoin fue negativa en -74,88%. La rentabilidad en pesos también cayó pero menos:- 52%.
Es por esto que se está debatiendo actualmente el rol de las monedas digitales estatales y volvió a ponerse sobre el tapete en la agenda financiera de una gran parte de los bancos centrales del mundo. Mientras ya está claro que los costos marginales de la tecnología y su mantenimiento terminarían siendo más económicos que la producción y la logística del formato papel, el punto sobre el cual se debe trabajar más se centra en que la sociedad tenga los recursos económicos y la capacidad técnica para adaptarse al nuevo sistema.
Se podría esperar que en el mediano/largo plazo, con nuevas generaciones de seres humanos más adaptados y con mayores posibilidades tecnológicas (al menos en términos de acceso a dispositivos electrónicos, como son los teléfonos celulares o las redes de Internet), el salto social para con la masividad se estaría saldando. Es por ello que hasta el día de la fecha, son pocos los países (como son los casos de Australia, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Islas Bahamas, Francia, Japón, Suecia y Suiza) los que han formalizado la idea de avanzar decididamente hacia las monedas digitales.
Sin embargo, el actor más cuestionado por el avance de las criptomonedas es el Banco Central. La entidad encargada de velar por la estabilidad macroeconómica  funciona de manera diametralmente distancia a Bitcoin. Mientras que la criptomoneda más famosa funciona con un sistema llamado Bitcoin Improvement Proposal (BIP), donde la comunidad de entendidos técnicos propone cambios a la plataforma y estos son aceptados por el Core Developer Team, en el BCRA las decisiones las toma el directorio.
Esto genera más estabilidad a Bitcoin: en lo que va del año, el Banco Central lanzó más de 500 comunicaciones tipo "A", con modificaciones de carácter permanente, destacándose las vinculadas al marco normativo para billeteras virtuales. Mientras que a lo largo de los últimos siete años, el Bitcoin tuvo apenas 342 propuestas de mejora.
En este sentido, mientras que la entidad monetaria puede emitir cuanto dinero quiera, el Bitcoin es finito por diseño: los bitcoins se crean a velocidad predecible y decreciente. El numero de bitcoins creados cada año se reduce a la mitad de forma automática a lo largo del tiempo hasta que la emisión de bitcoin se detenga por completo al llegar a los 21 millones de bitcoins. Llegados a este punto, probablemente los mineros de bitcoin serán mantenidos exclusivamente por las numerosas y pequeñas tasas de transacciones.
Bitcoin es único en cuánto a que solo 21 millones de bitcoins van a ser creados. Sin embargo, esto nunca será una limitación pues los bitcoins pueden dividirse hasta en 8 cifras decimales (0.000 000 01 BTC) e incluso unidades mas pequeñas si es que así se lo requiere en el futuro. Conforme el tamaño promedio de transacciónes decrece, estas pueden ser denominadas como sub-unidades de bitcoin, como por ejemplo el millibitcoin (1 mBTC o 0.001 BTC).
Por otro lado, la emisión de Bitcoin también está controlada por diseño: cada cierta cantidad de años se reduce a la mitad la emisión de criptomonedas por bloque minado (cada bloque representa una cierta cantidad de transacciones validadas). Esto genera un efecto anti inflacionario sobre la moneda.

Un mercado concentrado

No existen números exactos, pero las estimaciones del sitio de compra-venta de bitcoins lawnmower.io, a 2016 y en todo el mundo, permiten ver un mercado concentrado: 15 millones de billeteras digitales con menos de 1 bitcoin, unas 400.000 con un bitcoin, 1000 con un millar de bitcoins y poco más de una centena con 10.000 bitcoins o más en todo el mundo.

Los números más recientes confirman la tendencia de Bitcoin a la concentración. Menos de 5% de las billeteras de Bitcoin guardan el 96.53% de los bitcoins en circulación mientras que el 95% de las billeteras del mundo sólo guardan poco más del 3% de los bitcoins.

 También existe preocupación por China.  Los mineros en China controlan el 66 por ciento de la energía de todas las computadoras en todo el mundo que están conectadas a la red bitcoin, según un informe del administrador de activos digitales CoinShares. Ese poder se conoce como "hashrate" y dicta la capacidad de una computadora para producir nuevas monedas. Empresas chinas como Bitmain y MicroBT se encuentran entre los mayores fabricantes del mundo de equipos de minería de bitcoins. Otra, Canaan, lanzó una oferta pública inicial de US$ 90 millones en noviembre, lo que indica el deseo de los inversores de exponerse a los mineros.



infotechnology