BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cómo controlar un imperio con algunos miles de millones

 La disputa del presidente de EE.UU., Donald Trump, con China sobre el “control total” de TikTok plantea una pregunta de gobierno corporativo: ¿la propiedad mayoritaria realmente da control sobre un imperio empresarial? Los chinos, y el mundo de los conglomerados en general, pueden tener una opinión muy diferente de la de la Administración.

Los primeros detalles que surgieron del acuerdo planificado de TikTok con Oracle Corp. y Walmart Inc. pondrían la mayor parte de la compañía en manos estadounidenses. Los inversionistas estadounidenses ya poseen el 40% de la matriz de TikTok, ByteDance Ltd. La propuesta actual otorgaría el 32% de TikTok a inversionistas estadounidenses (40% de la participación del 80% de ByteDance), más el 20% de Oracle y Walmart. Esto nos lleva al 52%.

Pero solo porque tenga una participación mayoritaria no significa que tenga el control. Todo depende de la estructura corporativa. Los conglomerados de Asia se aferran rutinariamente a sus imperios a través de la propiedad en forma de pirámide. A menudo, los que tienen más acciones son meros inversionistas pasivos, que disfrutan solo de intereses económicos.

Los chaebol de Corea del Sur llevan este arte a la perfección, utilizando solo unos miles de millones en acciones para controlar imperios más grandes. Por ejemplo, la industria de fondos es el mayor bloque de acciones de Samsung Electronics Co., y el Servicio Nacional de Pensiones de Corea es su mayor accionista. Pero la familia Lee, fundadora, está firmemente en el asiento del conductor, principalmente a través de la participación de 13,5% de Samsung C&T Corp. y Samsung Life Insurance Co. Con aproximadamente 5%, las tenencias directas de la familia Lee en Samsung Electronics son pequeñas.

O considere el tercer conglomerado más grande de Corea, SK Holdings Co. La familia Chey tiene una participación de aproximadamente 25% en la compañía, que posee el 27% de SK Telecom Co. Ese negocio, a su vez, tiene una participación de 20,1% en el fabricante de chips SK Hynix Inc. En otras palabras, con solo US$3.200 millones en acciones, la familia tiene la joya de la corona de semiconductores de US$51.000 millones a su disposición.

Esta es la forma eficiente de capital para controlar los imperios. Los fundadores construyen capas de compañías controladoras y poseen más acciones que cualquier otra entidad en cada nivel por encima de los activos emblemáticos. Estos a menudo son demasiado caros para mantenerlos directamente.

Los conglomerados de China también están adoptando la moda coreana de estratificación. Por ejemplo, Tsinghua Unigroup Co., un brazo comercial de la prestigiosa Universidad de Tsinghua y lo más cercano que tiene el país al grupo Samsung, ha construido un laberinto de las sociedades de cartera para controlar al fabricante de chips de memoria flash de vanguardia (bajo estándares chinos) Yangtze Memory Technologies Co.

En términos de dinero gastado, el Fondo de Inversión de la Industria de Circuito Integrado de China respaldado por el estado, conocido simplemente como el Gran Fondo, es, con mucho, el mayor accionista de YMTC, con un 49% a través de participaciones directas e indirectas. Pero dado que Unigroup tiene más del 50% de participación en cada nivel del árbol de propiedad de YMTC, tiene el control, a pesar de que solo ha aportado el 13% del capital registrado.

En muchos sentidos, las capas corporativas son incluso más importantes para los chinos que para los coreanos. Si bien el chaebol simplemente quiere maximizar el control, las entidades chinas a veces usan esta estructura para ocultar la creciente deuda. Como parte de su campaña de desapalancamiento hace dos años, Pekín presionó una pausa en costosos proyectos de asociación público-privada. Las entidades estatales insistirían en grandes intereses minoritarios en el papel, de modo que no tuvieran que consolidar estas construcciones de infraestructura e informar la nueva deuda que surgió de ellas en la parte superior de la cadena.

Pekín podría frenar este comportamiento entre sus afiliados, pero no puede evitar que entidades privadas imiten la estructura chaebol. Los desarrolladores de bienes raíces, por ejemplo, también han utilizado empresas conjuntas para ocultar la deuda de sus balances. La tendencia de la estructuración del conglomerado solo florecerá en China.

Entonces, la manera como se estructure el nuevo TikTok Global marca la diferencia. Que ByteDance posea directamente una participación del 80% es una propuesta muy diferente de la visión de Oracle, que implica distribuir el 80% proporcionalmente entre los accionistas actuales de ByteDance. La primera deja a los chinos firmemente en control, mientras que la segunda es quizás más apetecible para EE.UU.

Cuando se trata de derechos de voto, las participaciones indirectas no dan nada. La afirmación de Trump de que EE.UU. tendrá el control es egoísta. Como negociador, está muy lejos de convertir a TikTok en una compañía estadounidense. Será mejor que tenga un ejército de abogados corporativos listos para examinar el arte de la estratificación.



revista mercado