https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

China, Brexit, COVID-19... Grandes quebraderos de cabeza para Forex - Por Kathy Lien - Forex

Sin informes económicos importantes de Estados Unidos pendientes de publicación esta semana, el dólar va a moverse determinado por los titulares sobre política y sobre la vacuna para el coronavirus. El presidente Trump se ha dedicado este puente del Día del Trabajo a proferir amenazas de desvincularse de China. China ha endurecido su presión sobre Australia acusando a un periodista australiano de llevar a cabo actividades ilegales. Las divisas y las acciones se vendieron de forma masiva en respuesta, ya que este aumento de las tensiones comerciales presagia más titulares negativos en las semanas previas a las elecciones de Estados Unidos. Trump también ha sugerido que la vacuna podría estar lista en octubre, pero entre el escepticismo general y las preocupaciones generales en torno a la seguridad de una vacuna, los inversores ni se han inmutado ante este comentario. El par USD/JPY cayó bruscamente al comienzo de la jornada de Nueva York, ya que el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años se desplomó un 6% en las primeras horas de la jornada de negociación y este movimiento ha hecho bajar todos los cruces con yen japonés.
La moneda que peor actuación ha ofreció este lunes ha sido la libra esterlina. Las conversaciones UE-Reino Unido sobre el Brexit han ido en la dirección equivocada después de que el primer ministro, Boris Johnson, amenazara con alejarse de las negociaciones del Brexit si la UE no cede a sus exigencias. Hay mucha frustración interna pues el principal abogado del Gobierno británico ha dimitido a causa de los desacuerdos sobre la retirada del Brexit. Según Olaf Scholz, vicecanciller de Alemania, las últimas señales de Londres no suscitan esperanzas en torno al acuerdo de Brexit, y un Brexit desordenado sería un verdadero desastre para el Reino Unido. Lo mismo podría decirse de la UE, pero el Reino Unido ciertamente soportaría la mayor parte del golpe. Es probable que haya más pérdidas para el euro antes de la decisión de tipos del Banco Central Europeo de esta semana. La producción industrial de Alemania se ha visto debilitada y, aunque la actividad comercial mejoró, eso se ha debido a la disminución de las exportaciones. Al BCE le preocupará que la recuperación de la zona euro esté perdiendo fuelle y que los casos de coronavirus no paren de aumentar.
Hemos sido bajistas en el dólar australiano durante algún tiempo y nuestras preocupaciones en torno a las perspectivas de la moneda no han hecho más que intensificarse en la última semana. Las compañías de medios australianas han sacado a todos sus periodistas de China. El enfrentamiento diplomático de cinco días entre ambos países ha terminado con Australia apresurándose a evacuar a dos periodistas. China también ha acusado a Cheng Lei, un popular periodista australiano nacido en China, de actividades ilegales. El aumento de las tensiones con su mayor socio comercial es una mala noticia para Australia, particularmente en un momento en que el Gobierno ha extendido el estricto confinamiento de Victoria hasta el 28 de septiembre, ya que la tasa de infección está disminuyendo más lentamente de lo que esperaban. Las consecuencias económicas de las tensiones comerciales y el virus ponen al par AUD/USD en riesgo de caer hasta 70 centavos. El dólar neozelandés también cae bruscamente y podría expandir sus pérdidas si las cifras del PMI de esta semana son débiles.
El dólar canadiense acaparará la atención este miércoles con la decisión de los tipos del Banco de Canadá. En la última reunión de política monetaria, el banco central dijo que la actividad económica está mejorando al irse suavizando las medidas de confinamiento, pero los tipos de interés deberían mantenerse en los niveles actuales, ya que será una "larga subida" de nuevo hacia la recuperación. Desde la reunión de julio, seguimos observando mejoras en la economía de Canadá con el repunte de las ventas minoristas, la creación de más puestos de trabajo, el descenso de la tasa de desempleo y la aceleración de la actividad manufacturera. Si bien el Gobierno canadiense está preocupado por el aumento del 25% de los casos de coronavirus en la última semana, la curva es plana en comparación con otros países. Sin embargo, la venta de acciones estadounidenses y la desaceleración de la recuperación mundial harán que el Banco de Canadá se preocupe por su propia economía. También se les podría preguntar sobre si seguirán los cambios de estrategia de inflación de la Fed y, aunque no pueden hacer ajustes oficiales, podrían admitir que la inflación es baja y podría permitírseles superar el objetivo de vez en cuando.